El IEE se une al Banco de España y genera dudas sobre la fortaleza de la recuperación laboral

El think tank advierte de que la recuperación del empleo está siendo desigual por sectores

Imagen de una oficina pública de empleo.
Imagen de una oficina pública de empleo. Cinco Días

La evolución del mercado laboral a lo largo de 2021 ha sido muy favorable; el levantamiento gradual de las restricciones y el impulso de la economía han permitido salvar millones de puestos de trabajo y cientos de empresas durante la pandemia. Sin embargo, la recuperación del empleo está siendo desigual por sectores y no se refleja en la mejora de la calidad del mercado de trabajo. Esa es la advertencia que ha hecho este lunes el Instituto de Estudios Económicos (IEE) durante la presentación de su último informe anual.

La principal preocupación del think tank es que en los últimos dos años se están produciendo "notables" caídas de la productividad por trabajador, "lo que a la larga puede perjudicar a la economía española". Es una advertencia similar a la que hizo el Banco de España la semana pasada, en la presentación de su último informe sobre las proyecciones macroeconómicas para el país. En ese informe, el organismo supervisor advirtió de que la divergencia entre los datos del empleo y el PIB podrían deberse a un sobredimensionamiento de la recuperación por parte de las empresas. En otras palabras, las compañías engrosaron su plantilla pensando en que tendrían un mejor escenario económico sin que esto esté ocurriendo. De ser así, se podría esperar un ajuste en la tasa de empleo durante los próximos trimestres.

En este sentido, el IEE recuerda que, aunque el número de trabajadores en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) se ha reducido en los últimos meses, todavía permanece en esta situación un número significativo de empleados: unas 80.000, según señaló la semana pasada la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. El think tank destaca además que la recuperación del empleo está siendo desigual por sectores. Mientras en sanidad, educación, contrucción e información y comunicaciones, los niveles de afiliación a la Seguridad Social ya superan los previos a la pandemia, en otros, como la hostelería o las actividades relacionadas con el ocio, así como el sector del automóvil, la industria del metal, textil, cuero y calzado, los niveles de empleo todavía no han logrado recuperar los existentes con anterioridad al estallido de la pandemia.

El think tank agrega que la notable creación de empleo registrada en este año no se está trasladando por completo a las cifras de paro. Según ellos, en 2021 se ha producido un aumento significativo de la población activa, favorecido por la reincorporación de personas al mercado laboral ante la mejora del panorama económico, dado que en 2020 un elevado número de desempleados fueron considerados inactivos en la Encuesta de Población Activa por la imposibilidad de buscar empleo activamente. Este incremento de la población activa "está frenando la reducción de la cifra de parados, de forma que, en el tercer trimestre, la cifra de desempleados alcanza los 3,4 millones de personas según la EPA, lo que supone unas 200.000 personas más que en el mismo periodo de 2019". Mientras, la tasa de paro, situada en el 14,6% en el tercer trimestre de 2021, todavía es más elevada que la existente en el mismo periodo de 2019, que fue del 13,9%. Eso sí, el IEE ha mejorado la previsión de tasa de paro hasta el 15,2% este año y 14,8% para el próximo, tres  y cuatro décimas menos, respectivamente, que en su informe de julio. 

Por último, existen diferencias entre la evolución de las personas ocupadas y las horas trabajadas, de forma que el empleo, en términos de personas, se está recuperando más intensamente que las horas trabajadas. Así, en cifras de Contabilidad Nacional Trimestral, el empleo, medido por los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, en el tercer trimestre de 2021, ha alcanzado los niveles del mismo trimestre de 2019, mientras que las horas trabajadas todavía están un 3,2% por debajo de las previas a la crisis sanitaria.

A estas dudas sobre la fortaleza del mercado laboral se suma la desaceleración en el ritmo de la recuperación económica. En este sentido, el IEE ha rebajado sus previsiones de crecimiento para este año en ocho décimas, hasta el 4,6%, y el de 2022 en cinco décimas, hasta el 5,2%. Son proyecciones similares a las hechas por el Banco de España la semana pasada. El organismo supervisor espera un crecimiento del PIB del 4,5% para 2021 y de 5,4% para el próximo año. 

Normas
Entra en El País para participar