JP Morgan pagará 200 millones de multa por no registrar conversaciones de Whatsapp

Empleados del banco mantuvieron comunicaciones comerciales por canales personales desde 2015 sin ser supervisadas por la Comisión de Bolsa y Valores

Sede de JP Morgan, en Nueva York.
Sede de JP Morgan, en Nueva York. REUTERS

JP Morgan Chase, el mayor banco de Estados Unidos, ha acordado pagar 200 millones de dólares (unos 177 millones de euros) a dos entidades reguladoras por emplear plataformas de comunicación como Whatsapp en sus comunicaciones internas y con clientes y no mantener registros escritos de las mismas.
 
JP Morgan Securities, una subsidiaria de la compañía, ha acordado el pago de 125 millones de dólares (111 millones de euros) a la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) por "fallos generalizados y prolongados de la empresa y sus empleados para mantener y preservar las comunicaciones escritas".

Según un comunicado de la SEC, la entidad financiera "admitió que desde al menos enero de 2018, hasta noviembre de 2020, sus empleados a menudo se comunicaban sobre asuntos comerciales relacionados con valores a través de sus dispositivos personales, mediante mensajes de texto, WhatsApp y cuentas de correo electrónico personales".

Ninguna de estas conversaciones se registraban posteriormente, como obligan las leyes federales del país. La SEC agregó que JP Morgan ha acordado pagar la multa de 125 millones e introducir mejoras en sus políticas y procedimientos para resolver el asunto.

 
Por otra parte, la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (CFTC, por sus siglas en inglés) ha alcanzado otro acuerdo con tres subsidiarias de JP Morgan Chase para el pago de 75 millones de dólares (66 millones de euros) "por el uso generalizado por parte de los empleados de métodos de comunicación no aprobados y por fallas relacionadas con el mantenimiento de registros y la supervisión".

Según la CFTN, al menos de desde julio de 2015, empleados de la entidad, incluidos cargos de responsabilidad, se comunicaban de manera interna y externa a través de canales que no contaban con la aprobación legal, "incluidos mensajes de texto personales y de WhatsApp".

"JP Morgan no mantuvo controles internos adecuados con respecto a las comunicaciones relacionadas con el negocio sobre los métodos de comunicación no aprobados", ha asegurado este órgano regulador en una nota.

Normas
Entra en El País para participar