'Delivery'

Just Eat, CC OO y UGT pactan el primer convenio de 'riders' con un salario base de 8,5 euros por hora

Los sindicatos y la empresa de 'delivery' califican el acuerdo de "histórico" y esperan que sea el primer paso para alcanzar un convenio sectorial

El director general de Just Eat España, Patrik Bergareche (segundo por la derecha), junto a miembros de CC OO y UGT.
El director general de Just Eat España, Patrik Bergareche (segundo por la derecha), junto a miembros de CC OO y UGT.

Just Eat y los sindicatos CC OO y UGT han alcanzado un acuerdo laboral, el primero en España, que regula las condiciones de trabajo de los riders, los repartidores de comida a domicilio. "Se trata de un acuerdo histórico de enorme trascendencia en el marco de las relaciones laborales en la llamada economía de plataformas", ha señalado en rueda de prensa Patrik Bergareche, director general de Just Eat España. 

El acuerdo se ha alcanzado tras un año y medio de conversaciones y cuatro meses después de que haya entrado en vigor la Ley de riders en España, que recoge la presunción de laboralidad de los trabajadores de reparto a domicilio. Según Bergareche, el acuerdo está "totalmente alineado" con esta ley y con la propuesta de directiva anunciada hace unas semanas por la Comisión Europea, que también busca acabar con la precarización del empleo en estas plataformas. 

Las partes han pactado establecer un salario base de 8,5 euros por hora, lo que supone 15.200 euros al año, si trabaja a tiempo completo. Igualmente contempla dos pagas extra equivalentes a un mes de salario prorrateadas a lo largo del año. Además, se recompensa el trabajo en festivo pagando la hora al doble de su precio habitual, y se establece un complemento de nocturnidad para los empleados que presten servicio entre las 22:00 y las 6:00 equivalente a subir un 25% la retribución por hora dispuesta en el salario base del trabajador en cuestión. "Es un salario digno, según el Estatuto de los Trabajadores”, ha defendido Bergareche.

El acuerdo también establece complementos extrasalariales por el uso de vehículo propio (bicicleta y motocicleta). En estos casos, la empresa contempla un pago por combustible, mantenimiento del vehículo y seguro de 0,15 euros por kilómetro en el caso de las motocicletas, de 0,10 euros por kilómetro en el caso de la bicicleta eléctrica y de 0,06 euros por kilómetro para las bicicletas tradicionales. También se regulan las propinas, que se pagarán mensualmente junto con el resto del salario.

Entre los derechos que recoge el acuerdo están la jornada laboral máxima es de 9 horas y vacaciones de 30 días, de las que al menos 15 deben ofrecerse entre junio y agosto. El acuerdo también incluye medidas relacionadas con la seguridad de los riders. La empresa aportará al trabajador todos los elementos necesarios para preservar su salud y estarán cubiertos por un seguro privado de 40.000 a 60.000 euros. Just Eat también dotará a los repartidores de un móvil de empresa para respetar la intimidad de los empleados.

Igualmente se establece el derecho a la desconexión y el derecho a la información por parte de los trabajadores sobre el funcionamiento de los algoritmos, como recoge la Ley de riders. "Los trabajadores tendrán derecho a conocer las tripas de los algoritmos cuando sea relevante para el desarrollo de su actividad", ha precisado Bergareche, que ha añadido que "esto en ningún momento entrará en conflicto con los derechos de empresa y confidencialidad".

El directivo ha señalado igualmente que el acuerdo permite introducir ciertos aspectos de temporalidad, aunque estarán en línea con los compromisos adquiridos con los sindicatos. "Es un convenio completamente claro que no deja sorpresas ni para los trabajadores ni para el empresario". 

Tanto el directivo de Just Eat como los sindicatos han aclarado que técnicamente lo firmado no es un convenio sino un "acuerdo de condiciones de trabajo", pues para que sea un convenio tiene que estar refrendado por la representación legal de los trabajadores en la empresa y Just Eat todavía no tiene. Sí han avanzado que alcanzar ese convenio será el siguiente paso, una vez se convoquen elecciones sindicales.

El acuerdo alcanzado será de aplicación en todo el territorio nacional, entrará en vigor el próximo enero y tiene la ambición, según han apuntado todas las partes, de convertirse en el punto de partida para una futura negociación homogénea en este sector de actividad, que "es tremendamente volátil y dinámico, y donde la tecnología juega un papel esencial".

Just Eat ha precisado que el acuerdo afectará a los trabajadores contratados directamente por Just Eat, pero no a los riders de las empresas logísticas que tienen subcontratas, aunque también serán considerados como asalariados y no falsos autónomos. El marco laboral pactado sí se aplicará a los repartidores que vengan de ETT. La plataforma ha señalado que afectará a "miles de repartidores", sin precisar la cifra concreta. Bergareche ha indicado que la compañía trabaja con unos 25.000 restaurantes en España y que alrededor de 10.000 contratan con ellos el servicio de reparto.

El secretario de Acción Sindical y Comunicación de la FeSMC-UGT, Álvaro Vicioso, ha señalado que "este es solo el principio" y que el acuerdo "demuestra que se pueden conciliar todos los intereses, el de las empresas, los trabajadores y usuarios". También Chema Martínez, secretario general de CC OO Servicios, ha destacado que el acuerdo "viene a demostrar que la búsqueda de la rentabilidad es compatible con el respeto a los derechos laborales de los trabajadores". Y Juana Olmeda, secretaria general de FSC-CC OO, ha remarcado que el paso dado demuestra que la regulación laboral "de las nuevas realidades es posible, respetando las referencias sectoriales existentes, y tratando la especificidad sin demérito de los derechos de las personas trabajadoras". 

 

Normas
Entra en El País para participar