Valor a examen

Naturgy agota todo su potencial tras la opa

La gasista no tiene ninguna recomendación de compra a pesar de haber seguido subiendo tras el cierre de la oferta de IFM

Oficinas de Naturgy en Madrid.
Oficinas de Naturgy en Madrid.

El mercado avisa: Naturgy está cara y su negocio no justifica la escalada que registra. Acumula una subida del 33% en 2021 –más del doble que Red Eléctrica y Enagás– y ha llegado a máximos de junio de 2019. Iberdrola y Endesa pierden en 17% y 12%, respectivamente, mientras que el sector de utilities europeo apenas suma el 2%.

Los analistas tienen una opinión muy coincidente con esta compañía: no tiene ningún consejo de compra, y la mayoría se inclina por mantener (67% del total recogido por Bloomberg, frente al 33% de vender). De hecho, cotiza por encima del precio objetivo de consenso, de 22,09 euros.

Los inversores han tenido el foco puesto en Naturgy durante el año. Arrancó 2021 recibiendo una opa parcial por parte de IFM y lo termina aún bajo la resaca de la operación. El fondo australiano consiguió el 10,8% del capital de la gasista, lejos de su pretensión que era entre el 17% y el 22,69%. La alternativa ha sido acudir directamente a la Bolsa.

Esta misma semana se conocía la compra por parte de IFM de cerca del 1% de las acciones de Naturgy, lo que deja su peso actual en el 12%, tras otro paquete adquirido en noviembre. De momento cuenta con un representante en el consejo de administración, frente a los dos que pretendía.

El fondo ofrecía 22,07 euros por acción (que suponía una prima del 19,7%) y las dos compras en Bolsa las ha ejecutado a un precio superior. La reacción alcista del valor tras el cierre de la opa contrasta con la predicción del mercado y los malos augurios de la propia compañía, que apuntaba a una corrección.

Son varios los factores que han influido en el ascenso: por un lado está la parte especulativa, ya que, los hedge funds que habían apostado por caídas tuvieron que cerrar sus posiciones cortas a un valor muy superior; el bajo capital flotante (17%), que amplifica los movimientos, y el hecho de que Criteria, el primer accionista de Naturgy y reacio a la opa de IFM, decidiera contraatacar comprando también títulos para elevar su participación hasta el 26,7%.

“La subida podría mantenerse un tiempo”, aventura Morgan Stanley. El banco considera que tras los resultados, el debate ha vuelto ha centrarse sobre “la implicación que la participación de IFM tendrá sobre la estrategia y el valor de Naturgy”. “Cotizando a un PER de 18 veces para 2022 y con la previsión de beneficios planos en los próximos años, vemos mejores perspectivas en otras opciones del sector”, señala la firma.

Barclays ha rebajado su recomendación de la energética de sobreponderar a igual que el mercado y mantiene el objetivo en 24,70 euros. “Su comportamiento ha estado respaldado por la oferta de IFM”, señala en un informe de esta misma semana. El banco comenta que “la acción está descontando 10 años los proyectos de renovables de la empresa, solo cinco meses después de la actualización estratégica, donde recoge un impulso a esta actividad”.

Antes de la opa parcial de IFM el porcentaje de consejeros ejecutivos e independientes era del 50%. “Con uno de IFM, bajaría al 41% y si fueran dos, al 33%”, dice Barclays. El banco cree que el valor podría volver a cotizar con descuento frente a sus comparables en el momento en que se rebajara la tensión accionarial entre IFM y Criteria.

Credit Suisse se ha sumado a la corriente negativa con su consejo de infraponderar Naturgy y un objetivo de 20 euros. “El entorno empresarial plantea importantes desafíos para los objetivos en sus áreas claves de crecimiento (renovables y suministro). Nuestro pronóstico de ingresos netos para 2025 [cuando finalice el plan estratégico] está un 12% por debajo del fijado por Naturgy y vemos más riesgo de recortes en nuestras previsiones en caso de que las presiones inflacionistas actuales no resulten transitorias”, dice la entidad. Considera, por tanto, que la prima que ofrece frente a otras empresas del sector “no está justificada”. Por su parte, Morningstar fija en 20,50 euros el valor razonable de Naturgy.

Precios del gas al alza sin efecto en negocio ni en dividendo

Gas. Con respecto a la escalada del precio del gas, Barclays contempla “un efecto positivo, pero mínimo, en los beneficios de Naturgy”. “Seguimos siendo cautelosos para 2022 por dos motivos; vemos un alza limitada en los niveles de los precios debido a que los contratos son a largo plazo, y porque las renegociaciones de adquisiciones de gas en el primer trimestre con Argelia podrían traducirse en un mayor coste, lo que ejercería presión sobre los márgenes”. Barclays describe que “aparte de la alta exposición de Naturgy a actividades reguladas, las liberalizadas siguen una estricta política de cobertura a largo plazo, que mitiga la volatilidad futura de las ganancias”.

‘Pay out’. El pasado verano la compañía presentó un nuevo plan estratégico hasta 2025, situando el pay out en el 85%. Abonará 1,2 euros brutos cada ejercicio repartidos en tres pagos. No obstante, Naturgy no descarta una revisión de su política de dividendos en 2023, en función de la ejecución del plan, ni restablecer un programa de recompra de acciones. La compañía ha movido 267 millones de acciones en 2021 frente a los 400 millones de 2020.

Normas
Entra en El País para participar