3 millones de euros por una 'parcelita' en el Metaverso

Empresas de todo el mundo están facturando en dinero real tras desarrollar proyectos inmobiliarios en diferentes plataformas digitales

Mapa del territorio de The Sandbox, cada bloque es una parcela de tierra digital de un diferente usuario
Mapa del territorio de The Sandbox, cada bloque es una parcela de tierra digital de un diferente usuario Cinco Días

Un terreno fue adquirido el pasado 30 de noviembre por unos 3 millones de euros. No se sitúa en París ni en Nueva York, de hecho, no está en ninguna parte del mundo material. Se compone de datos y está ubicado en The Sandbox, una de las tantas plataformas del incipiente Metaverso. La millonaria transacción se realizó entre la icónica empresa de videojuegos Atari, que desde junio de este año ha entrado en el negocio de las criptomonedas y los NFT, y la firma inmobiliaria del metaverso Republic Realm.

¿Quién gastaría esa cantidad de dinero en tierra digital? Muchísima gente. El comercio de tierra digital ha despegado en el último año y ahora mueve cientos de miles o hasta millones de dólares mensualmente, sobre todo desde que Mark Zuckerberg cambió el nombre de Facebook a Meta.

El yate 'Metaflower' es el 'activo NFT' más caro vendido hasta el momento Cinco Dias
Cinco Días ha contactado con Janine Yorio, cofundadora de Republic Realm, cuya firma no solo ostenta el récord a la mayor inversión en tierra digital por la transacción de noviembre, sino también el del “activo NFT” más caro vendido en un videojuego: un yate digital valorado en 650.000 dólares.

Yorio no es ninguna hacker de la deepweb. Estudió en Oxford y trabajó en el sector financiero e inmobiliario durante más de una década. La emprendedora asegura que el sector inmobiliario en el metaverso está lleno de oportunidades: “En uno de nuestros últimos proyectos, llamado Fantasy Island, vendimos unas 100 residencias en el metaverso, cada una por unos 15.000 dólares. Hoy, las mismas propiedades se están revendiendo por unos 300.000 dólares cada una”.

El proyecto inmobiliario 'Fantasy Islands' en el metaverso vendió unas 100 casas por 15.000 dólares cada una, ahora se venden por 300.000 dólares

Yorio aclara que la mayoría de sus clientes son inversores que se han hecho ricos con criptomonedas y que las transacciones se efectúan en estas divisas. Asimismo, las parcelas están ubicadas en plataformas como The Sandbox o Decentraland, que dan la posibilidad a los usuarios de moverse a voluntad y crear en un territorio virtual gigante.

Republic Realm no es la única empresa en el sector. El 24 de noviembre la firma Metaverse Group, una subsidiaria de la empresa Tokens.com que cotiza en la Bolsa de Frankfurt, compró una parcela de tierra en la plataforma Decentraland por unos 2,5 millones de dólares. Según la compañía, la propiedad “será desarrollada para realizar shows de moda y comercio para la creciente industria de la moda digital”.

La dinámica de estas plataformas podría compararse a videojuegos como Minecraft, Second Life, Fortnite o Grand Theft Auto, pero con una administración descentralizada que les da a los usuarios mayor libertad e interactividad. En este sentido, según Yorio, el negocio de los desarrolladores es comprar una parcela vacía, desarrollar objetos 3D en ella y revender a un precio mayor. La propiedad de las parcelas y de los objetos se confirma mediante NFTs, que son certificados de autenticidad generados y respaldados por sistemas de blockchain, la misma tecnología que usan las criptomonedas y que permite que los usuarios de una red acrediten propiedad de forma descentralizada.

Empresas como Adidas, Binance o Atari, el diario hongkonés South China Morning Post, las franquicias The Walking Dead y de los Pitufos, y el rapero Snoop Dogg son algunos referentes que ya poseen terrenos en estas plataformas para desarrollar proyectos. De hecho, Atari aseguró en agosto que las actividades relacionadas con las NFT y su criptomoneda ya habían generado 2,5 millones de euros de ingresos.

“Con el blockchain se ha conseguido verificar la autenticidad de los archivos digitales y ahora las personas pueden comprar una propiedad o un objeto digital como quien firma un contrato para comprar una vivienda”, ha asegurado a Cinco Días el artista digital Javier Arrés, reconocido por haber ganado cientos de miles de euros con la venta de objetos en el Metaverso.

Arrés asegura que recientemente vendió una obra a cambio de dos terrenos digitales: “Uno de los terrenos lo vendí y el otro me lo quedé, aunque todavía no he hecho nada en él. Hace un año valían entre 6.000 a 10.000 euros, ahora podrían valer más, todo depende de la zona”.

Algunas plataformas del metaverso

The Sandbox. Es una plataforma comunitaria donde los creadores pueden monetizar los activos y las experiencias. Los creadores reciben pagos en criptomoneda por crear juegos o lugares dentro del territorio. Asimismo, se pueden comerciar la tierra y los objetos. Presenta interoperatividad con otras plataformas como Minecraft.
Decentraland. Es una plataforma de realidad virtual descentralizada y está impulsada por el sistema de blockchain ethereum. Sus usuarios pueden crear, experimentar y monetizar su contenido y aplicaciones. El territorio de la plataforma está dividido en parcelas. Algunas parcelas se organizan además en comunidades temáticas o distritos, donde los usuarios pueden votar democráticamente sobre el destino de la comunidad.
Somnium Space. Tiene una aproximación más realista, similar a Second Life o The Sims. Aseguran que uno de sus objetivos “filosóficos” es buscar la “vida eterna” a través de la digitalización y reflexionar sobre el futuro de la especie humana. Para esto, busca establecer un mundo paralelo donde los usuarios puedan idear, poseer, comprar y vender objetos, lugares y experiencias como lo harían en la vida real. Pretende ofrecer también experiencias de realidad aumentada y realidad virtual y es la plataforma con mayor interoperabilidad.

Normas
Entra en El País para participar