Análisis

'Omicron' pone otra zancadilla en el crecimiento de Europa

Los expertos afirman que el impacto en el PIB podría ser entre el 0,2% y 0,5% semanal según la intensidad de las restricciones, y que el grado de vacunación es un factor clave

Una mujer sostiene una pancarta en una protesta contra la vacunación obligatoria para los trabajadores del sector público en Ucrania
Una mujer sostiene una pancarta en una protesta contra la vacunación obligatoria para los trabajadores del sector público en Ucrania

El aumento de los contagios por coronavirus y la aparición de una nueva y peligrosa variante han disparado las alertas de los inversores en toda Europa. La Bolsa europea ya había comenzado a resentirse en los últimos días con los anuncios de restricciones en países como Austria, Alemania, Italia y Países Bajos, pero la oleada vendedora estalló el viernes. ¿Qué posibles consecuencias podría tener un aumento aún mayor de los contagios en las cifras macroeconómicas de la eurozona? Los expertos apuntan a un impacto limitado, e inferior al de restricciones previas, aunque la nueva variante llega en un momento crítico para la zona euro, justo cuando estaba previsto el inicio incipiente de la retirada de estímulos.

Un informe de Citi Bank afirma que, dependiendo de si los futuros confinamientos incluyen a las personas vacunadas o no, se estima que “el costo semanal oscilaría entre el 0,2% y el 0,5% del PIB trimestral de la eurozona, en comparación al 1% de los confinamientos anteriores”. Citi calcula que el impacto consolidado podría ser de hasta el 2% del PIB de la zona euro en el cuarto trimestre. Sin embargo, el banco aclara que la magnitud de la caída dependerá de factores como la duración de los confinamientos y la intensidad de los brotes. En este sentido, sus analistas destacan que la correlación entre el número de contagios y la reducción de la movilidad, indicador que se asocia al impacto sobre el PIB, ha disminuído.

Yves Bonzon, director de inversiones del banco suizo Julius Baer, afirma que es temprano para predecir el impacto económico, pero que los mercados de deuda pública de la eurozona ya han reaccionado y los rendimientos de la deuda pública a 10 años han bajado unos diez puntos básicos: “Como solo estamos al principio de la temporada de invierno en el hemisferio norte, la situación probablemente empeorará antes de mejorar. Es posible que otros países adopten también medidas más estrictas”, añade.

Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma eToro, indica que esta subida en los contagios impactará sobre todo en los sectores que se estaban beneficiando de la reapertura, como la aviación o el turismo, pero que no detendrá la reactivación. “Cada ola de virus está produciendo un menor impacto económico porque el comportamiento de los consumidores se ha ajustado a la situación. El 53% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de vacunación y la cantidad de vacunas y tratamientos aprobados sigue aumentando. La tasa de mortalidad se ha reducido al 1,3% de los casos, un porcentaje inferior a los niveles previos a la vacunación en oleadas anteriores”, asegura Laidler, que coincide en que la situación empeorará según avance el invierno para mejorar luego.

Ante el reciente aumento de los contagios, Goldman Sachs ya había reducido sus predicciones para el crecimiento de la zona euro en un 0,2% para el cuarto trimestre de 2021, y en el 0,3% para el primer trimestre de 2022. Este recorte se basa en el previsible impacto que podrían tener las restricciones los sectores del ocio, la hostelería y el entretenimiento: “Estimamos que un regreso de las restricciones reduciría la actividad de la zona en un 1.4% durante el invierno. En este escenario a la baja, Italia y España se verían más afectados que Alemania, dada una mayor exposición a los servicios sensibles a Covid. Pero incluso en el escenario a la baja, esperaríamos que la gran mayoría de la actividad se recuperara una vez que se levantaran las restricciones en la primavera”.

No obstante, un informe reciente del Deutsche Bank afirma que España podría estar mejor posicionada que otros países de la región para afrontar una nueva ola de contagios. Según el banco, el alto nivel de vacunación limitaría el impacto de los nuevos casos frente a países como Alemania o el Reino Unido, que tienen todavía alrededor de un 30% de su población sin vacunar. Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano Partners, coincide con esta posición.“Lo que afecta la economía son los hospitalizados y los muertos, no los contagios. En general, las medidas de confinamiento se tensionan cuando se eleva la presión hospitalaria. La probabilidad de terminar en un hospital si contraes covid es siete veces más alta en Alemania que en España”, señala De la Torre.

Los expertos, asimismo, coinciden en que una reimposición de medidas más estrictas podría también influir sobre la inflación. De hecho, Citi asegura de “los confinamientos son desinflacionarios” y que podrían propiciar nuevas políticas fiscales para redirigir las pérdidas hacia las cuentas del estado. El petróleo ya cayó el viernes cerca del 10%. Por su parte, Nomura afirma en un informe reciente que “las nuevas restricciones podrían contraer la demanda y así reducir el punto de ajuste de la inflación en el medio plazo”. La gran incertidumbre en todo caso está en si esta nueva variante del covid-19 llegará a forzar o no un cambio en el plan de retirada de estímulos del BCE, que tiene previsto finalizar en marzo su programa de compras de deuda antipandemia, y que en diciembre celebra una decisiva reunión para concretar el repliegue.

Normas
Entra en El País para participar