Inmobiliario

La 'proptech' española Zazume capta 2,5 millones para digitalizar el alquiler residencial

La ronda de financiación ha sido liderada por Nordstar y Picus Capital y le permitirá acometer su expansión internacional. La compañía ha sido cofundada por el ex director general de Airbnb en EMEA, Jeroen Merchiers

Guillermo Ceballos y Jeroen Merchiers, cofundadores de Zazume.
Guillermo Ceballos y Jeroen Merchiers, cofundadores de Zazume.

La proptech española Zazume, cofundada por el ex director general de Airbnb en EMEA, Jeroen Merchiers, ha cerrado una ronda de financiación de 2,5 millones de euros para iniciar su expansión internacional. La operación ha sido liderada por el fondo británico Nordstar, formado por ex-directivos de WeWork, y Picus Capital, el fondo alemán que tiene en su cartera empresas como Casavo, Rhino y Personio.

Zazume, cuya plataforma tecnológica ayuda a la comercialización y gestión de inmuebles residenciales, arrancó su actividad el pasado enero. Cuenta también con el apoyo de Plug & Play y un grupo de business angels con fundadores de Neinor Homes, Starcity, Housell, TravelPerk y Ukio, así como ejecutivos de Savills, CBRE, Airbnb y Fiftwall.

La compañía fue creada para digitalizar todo el ciclo de vida del alquiler residencial español con nuevos servicios de valor añadido para el inquilino y el propietario. “Es curioso ver cómo en poco menos de una década se ha digitalizado el nicho del alquiler vacacional, permitiendo a la gente alquilar con tres clics una casa al otro lado del mundo, pero no ha ocurrido lo mismo en el sector tradicional del alquiler de larga estancia, donde el proceso sigue siendo doloroso, pues es muy largo, caro y analógico; no está nada optimizado”, señala Merchiers.

El directivo asegura que “la gente paga en España 4.500 euros de media de gastos adicionales solo para entrar en una casa de alquiler (entre depósitos, fianzas, gastos de agencia...) y esta cantidad sube en Barcelona y Madrid hasta los 7.000 euros. Esta es una de las grandes barreras que tiene el alquiler actualmente y queremos eliminar esa fricción”.

Zazume trabaja con profesionales del sector inmobiliario, desde agencias hasta administradores de propiedades (Built-to-Rent, colivings, opcos, family offices, socimis, residencias de estudiantes…) digitalizando todo el proceso manual del alquiler y optimizando desde la búsqueda hasta la instalación de los inquilinos en su nuevo hogar. “Para ello, hemos creado una plataforma que integra a múltiples partners tecnológicos del sector que ayudan a nuestros clientes a gestionar la solvencia del inquilino, los seguros, los suministros o permiten firmar el contrato con sus inquilinos digitalmente, entre otras cosas”, continúa.

Igualmente, integra un markeplace con más de 50 servicios de valor añadido, en este caso para los inquilinos. Desde renting de muebles, financiar el depósito, cambiar el titular de los suministros, contratar suscripciones de limpieza y tintorería, canguros, asistencia tecnológica y reparación de electrodomésticos, etc. La compañía cobra un fee de suscripción por utilizar su tecnología y una comisión de intermediación pactada con los proveedores por los servicios. Según explica Merchiers, este nuevo modelo de mercado “mejora la operativa y garantiza la satisfacción del inquilino además de aportar ingresos adicionales, hasta 500 euros por activo al año, para el sector inmobiliario”.

Los nuevos fondos captados permitirán a Zazume optimizar su tecnología, crecer su cartera de socios inmobiliarios y expandir su actividad fuera de España. La empresa, que ya tiene oficinas en Barcelona y en Madrid (esta última desde septiembre) y un centro tecnológico en las Islas Canarias, planea internacionalizarse en 2022. Los tres mercados a los que miran son Reino Unido ("el más maduro en Europa en este mercado"), Italia (similar a España) y Alemania, el mercado de alquiler más grande de Europa, “pues allí un 50% de las personas viven de alquiler”. Merchiers reconoce, no obstante, que no cree que vayan a tener capacidad de desembarcar en los tres países el año que viene.

Zazume ya tiene 20 clientes y unos 1.000 apartamentos bajo gestión, y nuestro objetivo es poder triplicar esta cifra en los próximos meses, continúa Merchiers. La compañía, cofundada también por Guillermo Ceballos, cofundador de startups como GymFotLess o Andjoy (esta vendida en 2018 a Sodexo), suma actualmente un equipo de 22 personas. Para continuar con su crecimiento, en sus planes está llevar a cabo otra ronda de financiación para finales de 2022. "Hay mucho interés en el sector, tanto de empresas de la industria inmobiliaria como del capital riesgo", dice el directivo, que considera clave en este proceso "encontrar el balance adecuado entre buscar capital y no perder foco en la operativa de la empresa".

Muy posiblemente, la startup española siga haciendo el esfuerzo que ya ha hecho de buscar capital fuera de España, aunque tenga su sede en España. Sus fundadores quieren que en el ADN de la compañía esté ese componente internacional. "Es un lujo que empresas de tanta envergadura como Nordstar, Picus Capital y Plug & Play hayan invertido en Zazume. Es una señal de que se fían de lo que estamos haciendo y nos ayuda a crear una empresa sólida, que es lo que pide el sector inmobiliario", comenta el fundador de la agencia digital del alquiler.

Zazume no descarta no descarta en un futuro entrar en otro tipo de activo, por ejemplo, en los inmuebles de tipo comercial, pero Merchiers deja claro que, de momento, prefieren centrarse exclusivamente en el sector del alquiler residencial, "porque es todavía uno de loa mayores activos sin digitalizar. "Actualmente, con la tecnología que tenemos permitimos la subida de los inmuebles a los portales, la gestión de la visita, la validación del inquilino, financiamos el depósito, la fianza... estamos intentando atajar cada dolor de cabeza que genera el sector y hasta que no lo consigamos no cambiaremos el foco de la empresa".

El cofundador de Zazume asegura que en España no hay ninguna otra empresa que ofrezcan lo mismo que ellos. "Sí nos sirve de inspiración una empresa brasileña, Quinto Andar, que hace unos meses levantó una ronda de financiación de 300 millones de dólares con una valoración de la compañía de 4.000 millones de dólares". Esta empresa opera en Brasil y recientemente ha desembarcado en México. Zazume quiere centrarse en Europa, donde asegura son pioneros y "donde hay un mercado enorme y aún muy fragmentado en la propiedad y muy nacional, aunque ya empieza haber empresas que compran carteras en varios países".

Normas
Entra en El País para participar