Cambio Climático

Los retos y oportunidades que deja la COP26 para el sector privado

La inversión pública no tiene suficiente capital para cubrir la transición, que según cifras de la ONU demandaría entre 2,6 y 3,6 billones de dólares anuales

Vista General de la COP26, que se realizó la semana pasada en Glasgow, Escocia
Vista General de la COP26, que se realizó la semana pasada en Glasgow, Escocia

Hay un consenso entre los asistentes a la COP26 de que la inversión pública no será suficiente para alcanzar las metas ambientales. “Ni china, ni Estados Unidos, ni ningún Gobierno en el mundo tiene el dinero necesario para lograr esto”, ha sentenciado John Kerry, enviado especial del Gobierno de Estados Unidos en la cumbre. Kerry ha destacado el papel de los capitales privados tras asegurar que los aunque los Gobiernos del mundo lleguen a la meta planteada de invertir 100.000 millones anuales para luchar contra el cambio climático, el monto seguirá lejos de los 2,6 a 3,6 billones al año que la ONU estima como necesarios con para limitar el aumento de temperatura global a 1,5º.

 El Pacto Climático de Glasgow, producido tras 14 días de negociaciones de los líderes mundiales en Escocia, destaca por ser primero en la historia de las COP en mencionar de manera explícita la necesidad de recortar el uso del carbón en su resolución final, pero también incorpora menciones sobre incrementos en el financiamiento verde y la participación del sector privado en más de un 30% de sus cláusulas. Por otra parte, plantea reducir las emisiones en un 45% en comparación con 2010.

 El documento regula también de manera más precisa “las normas fundamentales” sobre los mercados de carbono, que permiten que los países, organizaciones o compañías que necesitan compensar sus emisiones puedan comprar los excedente de los países que han avanzado más en la descarbonización. Estos excedentes se determinan en función de las Contribuciones Nacionales Determinadas, que marcan la cuota de producción de gases contaminantes de cada país, pero que hasta ahora carecían de una metodología clara para gestionarlos.

La ONU afirma que el marco regulatorio acordado en Glasgow “dará certeza y previsibilidad a los enfoques de mercado” ante el desorden que había hasta ahora para cuantificar las contribuciones. Para esto, los miembros han acordado un “Marco de Transparencia Mejorado, que prevé tablas y formatos acordados para contabilizar e informar sobre los objetivos y las emisiones”.

Un ejemplo de esta comercialización de emisiones es el sistema de compensación global para aerolíneas, conocido como CORSIA, donde las aerolíneas deben presentar créditos de reducción de emisiones para compensar cualquier crecimiento en las descargas de CO2 por encima de los niveles de 2020. La aerolínea estadounidense Delta, por ejemplo, asegura haber destinado 30 millones de dólares a su cartera de compensaciones para mitigar 13 millones de toneladas métricas de carbono que emitió en 2020. El acuerdo de Glasgow hará que el programa CORSIA sea más estricto y que esté enfocado a promover los “combustibles sostenibles”.

Los inversionistas y la banca también se han alineado con los objetivos de Glasgow. Los principales bancos occidentales se han unido a la Glasgow Financial Alliance for Net Zero (NZBA), que reúne a más de 90 bancos con el objetivo de “respaldar esta rápida transformación de la economía global”. Los miembros de la Alianza, entre los que se ubican JP Morgan, Goldman Sachs, Santander y BBVA, se comprometen descarbonizar sus carteras de préstamos e inversiones para eliminar sus emisiones en 2050. La NZBA planea invertir unos 130 billones de dólares de capital privado a lo largo de las próximas 3 décadas con este objetivo. 

Así mismo, Bill Gates ha lanzado el Programa Catalyst, una iniciativa que busca impulsar la investigación y desarrollo de energías renovables, combustible aéreo sostenible y el almacenamiento energético. Este programa forma parte del fondo Breakthrough Energy Ventures, del que participan también Jeff Bezos y Richard Branson, y que ha recaudado más de 2.000 millones de dólares con el objetivo de reducir los costos de la tecnología verde.

Estos compromisos podrían beneficiar también a los productores de materias primas. Bank of América afirma que “la descarbonización significa en la práctica una electrificación de la economía global a través de energías renovables, almacenamiento y vehículos eléctricos”, por lo que podría beneficiar al sector minero que produce los minerales que se utilizan para su fabricación. El banco afirma que la demanda de los metales necesarios para esta transición aumentaría radicalmente en los próximos años. Según sus estimaciones, el consumo de litio vería crecimiento anual 24.6%, el de cobre un 3.6%, el de níquel 7.6%, el de cobalto 18%, y el de la plata un 2.5%.

Otros acuerdos del sector privado en la COP26

Moda. Burberry, H&M, Kering, Chanel, Nike, Puma entre otras marcas se han comprometido a obtener un 100 % de su electricidad a partir de fuentes renovables para 2030, a la obtención de materias primas respetuosas con el medio ambiente y la eliminación progresiva del carbón de la cadena de suministro para 2030.
Deporte. El Comité Olímpico Internacional, la FIFA, Athletics Kenya, BBC Sport, la Premier League, la Fórmula E y Munster Rugby se han comprometido a alcanzar el objetivo de las cero emisiones netas para 2040 y el de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 % para 2030 como máximo.
OPEC. La organización asegura estar comprometida con los objetivos climáticos, pero afirma que no existe una solución única para todos los países o industrias. Según ellos, el relato de la transición energética es “engañoso” y el proceso debe equilibrarse para no empobrecer a los países que todavía dependen de combustibles fósiles.
GECF. El foro de países exportadores de gas afirma que como parte de su proceso de descarbonización están apoyando el desarrollo de tecnologías para de captura, utilización y secuestro de carbono y la producción de hidrógeno azul y amoníaco, combustibles que no producen gases toxicos al hacer combustión, a partir del gas natural.

Normas
Entra en El País para participar