Infraestructuras

OHLA gana 57,3 millones hasta septiembre y dispara un 30% la contratación

La reserva de contratos alcanza los 5.116 millones

El presidente de OHLA, Luis Amodio, junto al CEO José Antonio Fernández Gallar.
El presidente de OHLA, Luis Amodio, junto al CEO José Antonio Fernández Gallar.

La recuperación de los márgenes del área de Construcción, hasta el 4%; una sensible mejora en el ebitda, que crece casi un 13% hasta septiembre en comparación con el mismo periodo de 2020, y distintas desinversones (Old War Office y el Hospital de Toledo), mantienen a OHLA en números negros a falta de contabilizar un trimestre para el cierre de 2021. El resultado neto es de 57,3 millones, cifra que compara con los 114 millones en rojo declarados en septiembre de 2020. Se trata del segundo trimestre consecutivo saldado en positivo por la constructora participada por los hermanos Amodio.

El ebitda suma 60,3 millones, lo que supone un margen del 3% sobre unos ingresos de 2.028 millones. Estas ventas se contraen un 3% y siete de cada diez euros son facturados fuera de España. El objetivo para este 2021 es concluir con un ebitda superior a los 80 millones de euros.

La cartera de contratos, con 5.116 millones por ejecutar, mejora un 30% en los últimos 12 meses, con el 40,9% firmado en Estados Unidos. Las filiales de construcción en ese país son el gran activo del grupo que preside Luis Amodio. Otro 39,5% de la reserva de trabajo está ubicada en Europa y el 18,6% restante reside en Latinoamérica.

El objetivo para este 2021 es concluir con un ebitda superior a los 80 millones de euros

En la cartera no se contabiliza aún el reciente éxito en Maryland, donde OHLA se ha alzado como oferta preferente, en consorcio con ACS, para ejecutar un proyecto ferroviario valorado en 2.000 millones de euros. De cristalizar este contrato, o haría en el primer semestre del próximo año.

En lo que va de 2021, la contratación troza los 2.600 millones, una magnitud que supera en un 29% la cartera incorporada en los tres primeros trimestres del pasado ejercicio.

Además de la salida de la concesionaria del Hospital de Toledo y del desarrollo hotelero londinense Old War Office, la empresa viene de cerrar en octubre las desinversiones en la Sociedad Concesionaria Aguas de Navarra y el hospital canadiense CHUM. Con ello da por concluido el proceso de rotación de activos no estratégicos a corto plazo, con lo que ha podido plantar cara al endeudamiento.

Además de un mejor ritmo en la incorporación de proyectos, OHLA ha logrado estabilizar sus finanzas con la reestructuración de deuda y capitalización acometidas en junio. Los fondos propios se reforzaron en 205 millones y el apalancamiento se redujo en 105 millones. El saldo vivo de los bonos es ahora de 487 millones, frente a los 593 millones de la anterior estructura de deuda. La mitad tiene vencimiento en 2025 y el otro 50% lo hace en 2026, con lo que OHLA despejó amortizaciones millonarias en 2022 y 2023.

La posición de deuda bruta es de 538 millones (749 millones en diciembre de 2020), mientras que la neta es de 28,5 millones.

Normas
Entra en El País para participar