Telefónica planea un nuevo plan de bajas voluntarias en España ante las dificultades del negocio

Estaría en línea con otros programas de ajuste aplicados estos años

La empresa se enfrenta a una etapa de dura competencia y a cambios en el conjunto del sector

Telefónica planea un nuevo plan de bajas voluntarias en España ante las dificultades del negocio

Telefónica estudia poner en marcha un nuevo plan de bajas voluntarias en su filial española, ante la complicada situación que vive el sector en España, según señalan a este periódico distintas fuentes del sector. El Confidencial ha adelantado que el programa podría extenderse a cerca de 3.000 personas.

Fuentes oficiales de Telefónica no han querido hacer comentarios.

Otras fuentes del sector señalan que la compañía está valorando la opción de volver a reducir la plantilla, si bien todavía no se ha aprobado el plan ni se ha establecido una mesa de diálogo con los sindicatos.

En cualquier caso, otras fuentes apuntan a una posible aceleración del proceso, para su negociación y aprobación antes de fin de año. Los términos del programa de bajas estarían en línea con los dos planes de desvinculaciones (PSI) aplicados por Telefónica en los últimos años, e incluidos en los convenios colectivos acordados con los sindicatos. En esos planes salieron, de forma voluntaria, empleados con más de 53 años, con una antigüedad mínima en la empresa de 15 años, percibiendo un 70% del salario bruto regulador y manteniendo distintos derechos como el servicio médico.

Telefónica ya había sondeado en los meses anteriores la opción de poner en marcha otro plan de bajas voluntarias, pero el alto coste, con provisiones multimillonarias en un momento en el que la compañía había acelerado la reducción de deuda, habían paralizado esta opción. La operadora no quiso incluir esta alternativa en la prórroga del convenio colectivo (CEV), acordada con los sindicatos, hasta finales de 2022.

La empresa se enfrenta a un momento complicado en España por la fuerte competencia de las compañías low cost. En el tercer trimestre, los ingresos aumentaron un 0,4% gracias a la venta de terminales. Por el contrario, los ingresos minoristas por servicios bajaron un 2,7%, con un descenso del oibda del 8,9% como consecuencia de la competencia y de factores como el aumento de los costes energéticos y de la desfavorable comparativa frente a los menores costes de contenidos en el tercer trimestre de 2020.

Además, Telefónica se enfrenta a una etapa diferente con la culminación de los despliegues de fibra. La operadora ya no va a necesitar tantos empleados para estas tareas, tras el fuerte desarrollo de los últimos años.

De todas formas, Telefónica no es la única gran operadora en estas circunstancias. Sus principales competidores en España, Orange y Vodafone, han acordado sendos expedientes de regulación de empleo (ERE) durante 2021, que han supuesto la salida de más de 400 personas en cada una de ellas.

Sindicatos

En un comunicado, UGT señala que, ante los rumores y noticias de prensa respecto a la posibilidad de que Telefónica plantee un nuevo PSI, y conscientes de una inminente reunión de la dirección de la empresa, desde UGT nos hemos dirigido a dicho órgano a fin de que, de forma inmediata, se pronuncie para clarificar la situación.

Por nuestra parte, hemos comunicado a la dirección la necesidad de establecer un Pacto Social por el empleo, que concilie los intereses de los trabajadores y el futuro de la empresa garantizando los derechos de toda la plantilla. “Para UGT, el futuro de la compañía no puede pasar por una permanente reducción de costes a través de la disminución del volumen de la plantilla sino por la decidida apuesta por la competitividad y el incremento sostenido de los ingresos, por ello, exigimos la concreción de un plan de futuro a medio y largo plazo que contemple la sostenibilidad de la empresa y de las condiciones socio laborales de todas las personas trabajadoras”, dice el sindicato.

Normas
Entra en El País para participar