Tecnología

Apple y Amazon se preparan para sufrir en Navidad mientras Microsoft se lucra con la nube

Las primeras, más ligadas al consumo y al hardware, notarán la falta de chips y los problemas logísticos. Las empresas de software se ven menos impactadas

BigTech Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Apple y Amazon representaron la cara negativa de los resultados trimestrales del selecto club de las cinco tecnológicas más valiosas del mundo en Bolsa, que completan Microsoft, Google y Facebook. Sus balances dejaron claro que, a pesar del importante aumento de sus negocios desde abril de 2020 impulsados por la pandemia, no son inmunes a retos sectoriales y macroeconómicos, como la falta de chips, los problemas en la cadena de suministro o la falta de mano de obra.

El gigante del comercio electrónico y el fabricante del iPhone han tropezado en el tercer trimestre del año. Y lo peor, pueden volver a hacerlo en el cuarto, un duro golpe si se tiene en cuenta que es un periodo clave, con la Navidad, para empresas como ellas muy centradas en el consumidor. Andy Jazzy, nuevo CEO de Amazon, ya ha avanzado que esperan incurrir en “varios miles de millones de dólares en costes adicionales”, en su negocio de consumo, debido “a la escasez de mano de obra, al aumento de los costes salariales, los problemas de la cadena de suministro global y el aumento de costes de los fletes y envíos”. Y todo después de haber recortado en un 50% sus ganancias en el tercer trimestre, hasta los 3.156 millones de dólares.

También el director financiero de Apple, Luca Maestri, dijo tras la presentación de resultados el jueves que las restricciones de suministro perjudicaron los ingresos de la compañía entre julio y septiembre en unos 6.000 millones de dólares y que el impacto será mayor en el actual trimestre. Los productos más afectados fueron el iPhone, el iPad y el Mac, y las limitaciones fueron causadas tanto por la escasez de semiconductores como por las interrupciones en la fabricación debido a la pandemia por el Covid-19.

Lo positivo es que ninguna de estas dos compañías está experimentando una pérdida de demanda; simplemente, no pueden satisfacer la demanda que tienen por los problemas apuntados. “La demanda es muy sólida”, remachó Cook. Unas palabras que no parecen haber inyectado demasiada tranquilidad a los inversores, pues el pasado viernes Microsoft dio el sorpasso a Apple en Bolsa como la empresa más valiosa en términos de capitalización.

Expectativas

Y es que el último trimestre no ha ido mal a todas las cinco big tech estadounidenses. Si Apple y Amazon no cumplieron las expectativas (la primera elevó sus ingresos un 29%, hasta 83.360 millones de dólares, y la segunda un 15%, a 110.812 millones, pero se quedaron por debajo de lo proyectado por los analistas), sí lo hicieron Microsoft, Google, y Facebook mejoró sus previsiones para la recta final del año.

La empresa capitaneada por Satya Nadella elevó sus ingresos en el que era su primer trimestre fiscal un 22%, hasta 45.317 millones de dólares, y su beneficio neto superó los 20.000 millones por primera vez en un trimestre, gracias al fuerte empuje de su negocio en la nube, la nueva joya del creador de Windows.

Keith Weis, de Morgan Stanley, cree que Microsoft representa “una rara historia de crecimiento secular en software con espacio para múltiples escalas”. También Brent Praslin, del banco de inversión Piper Sandler, ha señalado estos días que “Microsoft no solo dirige la empresa de nube más grande el mundo, que podría acercarse a una escala de más de 100.000 millones en tres trimestres, sino que su tasa de crecimiento del 36% está muy por encima del 28% de la industria de la nube, lo que significa que está ganando cuota de mercado”,

Aunque también hay negocios de Microsoft que se ven afectados por la falta de componentes y los problemas en la cadena de suministro, como sus ordenadores Surface y sus consolas Xbox, el impacto en su negocio es menor, pues como apunta el medio archyworldys, “no es necesario que los buques portacontenedores entreguen software basado en la nube”. Y, seguramente por ello, Microsoft ofreció un gran pronóstico para el trimestre navideño, superando en casi 2.000 millones las estimaciones de los analistas.

Que Microsoft haya superado a Apple en Bolsa muestra que los inversores ven al gigante del software sobre todo como un player de la nube, un segmento que ha ido creciendo a un ritmo rápido para la empresa. En el primer trimestre fiscal de la compañía, sus ingresos de la nube subieron un 36% interanual, generando 20.700 millones de dólares.

Mientras tanto, Apple sigue siendo vista como una empresa de hardware, un negocio que seguirá viéndose impactado por la falta de semiconductores y por los problemas logísticos, y eso que el segmento de servicios de la compañía, que no se ve afectado por la escasez de chips, superó las expectativas de los analistas en el último trimestre, aportando 18.280 millones de dólares. Y se espera que siga creciendo.

Martin Yang, de Oppenheimer, destacó en Yahoo Finance que la base instalada de móviles de Apple y los suscripciones de pago a sus servicios han alcanzado máximos históricos. Sobre este punto, Cook reveló que la compañía tiene 745 millones de suscriptores de pago a diferentes productos, incluidos Apple Music, AppleCare, Apple TV + e iCloud. Pero el analista de Wedbush Dan Ives apuntó en una nota tras la presentación de resultados de la compañía que estiman “que la demanda general de iPhones seguirá siendo sólida, pero Apple se encontrará claramente con una importante escasez de unidades de iPhone 13 para la temporada navideña si la demanda de los consumidores se mantiene a este ritmo”.

Amazon, por su parte, que estaba perfectamente ubicada durante la pandemia con sus negocios de ecommerce y de computación en la nube, se ha visto obligada a incurrir en enormes gastos (logísticos y de mano de obra) para poder impulsar su negocio de consumo. Algunos analistas creen que la compañía sigue centrada en invertir para el futuro, aunque eso suponga renunciar a algunas ganancias en el corto plazo.

Pero algunos analistas advierten de que el crecimiento del altamente rentable negocio de la nube de Amazon, AWS, se está desacelerando un poco. Y la compañía ya teme que la vuelta a la normalidad rebaje el gran boom del comercio electrónico vivió durante la pandemia.

Cifras astronómicas pese a todo

Pese al jarro de agua fría que para los inversores han sido las cuentas de Apple y Amazon, las cinco big tech sumaron unos ingresos de 333.617 millones de dólares, un 25,6% más que en el tercer trimestre de 2020. Sus beneficios combinados se elevaron a 72.342 millones, un 39% más.

Google y Facebook se han beneficiado del impulso de la publicidad digital, que sigue al alza. La primera superó las expectativas y elevó un 14% sus ingresos, a 65.118 millones de dólares, y un 68% su beneficio, hasta 18.936 millones. Google dijo que apenas había notado el cambio de política de privacidad de Apple, que exige que las aplicaciones pregunten a los usuarios si permiten ser rastreados. Tampoco Facebook parece impactada por este cambio ni por su crisis reputacional. Sus ingresos subieron un 35%, hasta los 29.000 millones de dólares, y su beneficio, un 17%, a casi 9.200 millones.

Normas
Entra en El País para participar