Alimentar al mundo, un reto del que beneficiarse

Surgen nuevos fondos centrados en la agricultura y la gestión del agua

Aprovechan el potencial de las empresas que aportan soluciones

Alimentar al mundo, un reto del que beneficiarse

La producción mundial de alimentos y agua se verá sometida a gran presión en los próximos años debido al aumento de la población y por los efectos del cambio climático. En torno a estas cuestiones han aparecido numerosas estrategias de inversión que buscan beneficiarse de la búsqueda de soluciones. Es el caso del Schroder ISF Global Sustainable Food and Water, lanzado este mismo mes.

Su gestor, Mark Lacey, cree que el sistema alimentario y del agua está a punto de cambiar radicalmente y ven potencial en las empresas que tienen los productos y las tecnologías para hacer realidad esta transformación. “Muchas de estas compañías están generando buenos flujos de caja, pero se han revalorizado poco porque los inversores ven el espacio como vieja economía, en lugar de percibir el potencial de crecimiento que ofrecen”.

También para Stéphane Soussan, gestor del CPR Invest-Food For Generations, el objetivo es potenciar “el papel de los inversores en la transición hacia modelos agroalimentarios más sostenibles, apoyando a las empresas que provocan mejoras en el acceso y la calidad de los alimentos. Para ello, el fondo confía en toda la cadena de valor agroalimentaria, de la granja a la mesa”.

Este mes se ha lanzado el Schroder ISF Global Sustainable Food and Water

En cuanto al BNP Paribas SMaRT Food, invierte “del campo al plato”, según la directora de ventas de la entidad, Elena Armengot. “La cartera se compone de 50-60 compañías que mejoran la seguridad alimentaria, promueven alimentos saludables, reducen desperdicios, utilizan menos y mejores materias primas, empaquetan de manera sostenible y reducen la emisión de gases de efecto invernadero”.

Respecto al BGF Nutrition Fund, se enfoca en empresas que exploran la evolución de las tendencias de consumo en nutrición y alimentación. Por lo tanto, la estrategia busca oportunidades en tendencias de consumo, tanto nuevas como emergentes, que se despliegan en tres tesis principales desarrolladas por el equipo de inversión: los alimentos evolucionan rápidamente, los hábitos de compra han cambiado y los métodos de cultivo se han transformado.

La seguridad alimentaria centra el Allianz Food Security, dando entrada a empresas que brindan soluciones para mejorar la sostenibilidad del ciclo de producción y ayudan a brindar un acceso asequible e igualitario a alimentos nutritivos y seguros a escala mundial.

Se prevé que el cambio climático agrave la escasez hídrica en el planeta

Por su parte, el DPAM Invest B Equities Sustainable Food Trends trata de tener exposición de forma diversificada a lo largo de toda la cadena de valor agroalimentaria sostenible y saludable: reducción de azúcares, reciclaje de plásticos, envases biodegradables, comida más ecológica, biofermentación, alimentación de animales, logística, etcétera.

Recurso natural

Al ser uno de nuestros recursos naturales más preciados, la gestión eficiente y sostenible del agua es fundamental, sobre todo porque se prevé que el cambio climático agrave su escasez. Y ahí también los inversores ven oportunidades.

“Dada la necesidad creciente de tratar o transportar el agua allí donde se requiere, así como de recogerla una vez utilizada para evitar la contaminación, el sector de los servicios hídricos está constantemente en expansión y constituye una oportunidad de inversión potencialmente atractiva y diferenciada”, creen los responsables del Thematics Water Fund de Natixis AM.

En Fidelity consideran que el agua es un mercado de crecimiento “claro y resiliente: es una necesidad básica, no solo para los seres humanos, sino también para el desarrollo económico”. Invertir activamente en empresas dedicadas al diseño, la fabricación o la venta de productos y servicios empleados por los sectores de la gestión del agua y los residuos, o relacionados con los mismos, es el objetivo del Fidelity Funds Sustainable Water & Waste Fund, lanzado en 2018 y con un patrimonio que se acerca a los 2.000 millones de euros.

Otras opciones

Pionero. RobecoSAM Sustainable Water comenzó su actividad en 2001, siendo una de las primeras estrategias de agua sostenible del mundo, y ha superado los 3.000 millones de euros de activos gestionados. Dos décadas en las que, según el análisis de la gestora, la presión sobre este recurso ha empeorado como resultado del crecimiento de la población, el aumento de su consumo, la contaminación y el cambio climático.

Indexado. Si se prefiere una estrategia pasiva, el Global X AgTech & Food Innovation ETF apuesta por empresas involucradas en la aportación de tecnologías relacionadas con la agricultura de precisión (robots y automatización), de ambiente controlado (por ejemplo, la hidroponía) y biotecnología agrícola, así como aquellas involucradas en actividades de innovación alimentaria.

Alternativas. Beka & Bolschare Iberian Agribusiness Fund es el primer fondo de private equity español sostenible y tiene como objetivo la adquisición/alquiler y explotación de plantaciones agrícolas de distintos cultivos en España y Portugal. Por su parte, Aurea Capital IM, gestora española especializada en inversión en activos reales con enfoque sostenible, está en proceso de lanzar un fondo de agricultura sostenible “que busca aprovechar esta gran oportunidad de inversión a largo plazo, contribuyendo a esta transformación y ayudando al sector a ser más resiliente, competitivo y sostenible“, según el director de recaudación, Jaime Rodríguez Pato.

Normas
Entra en El País para participar