Arantxa Tapia: “Una lucha por el clima sin la industria nos hará más pobres”

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente : “Confío en las oportunas modificaciones del decreto eléctrico para evitar la pérdida de inversiones”.

Arantxa Tapia, Consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco.
Arantxa Tapia, Consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno vasco.

Arantxa Tapia (Astigarraga, Gipuzkoa, 1963) analiza el problema del coste de la energía y su efecto en la industria, así como los planes del Gobierno vasco en relación con los fondos Next Generation de la Unión Europea y la tendencia en Europa a recuperar producciones antes deslocalizadas. La consejera pide más compromiso real de la sociedad con el cambio climático.

Al Gobierno de Pedro Sánchez no le convence su propuesta de sacar costes de la tarifa de la luz y llevarlos a los Presupuestos.

El Gobierno vasco ha trasladado una batería de 23 propuestas para solucionar el problema de la subida del precio de la electricidad. Y esa eliminación se plantea como temporal y no definitiva. Incluso con la posibilidad de recuperar esos costes cuando la situación se normalice.

La recuperación económica se ralentiza, pero Euskadi ha crecido casi al 4% en los nueve primeros meses

La subida de precios, en gran parte por el gas, ¿puede relanzar los proyectos de extracción en el País Vasco?

Es un debate ya terminado. Además, la Ley del Cambio Climático del Estado lo prohíbe. Pero sí abre una reflexión cuando la UE confirma el papel del gas como clave para lograr la transición energética. Con recursos propios tienes que importar los de otros. La logística por gasoducto o barco sale más cara y encima tiene más impacto ambiental.

Arantxa Tapia
Arantxa Tapia en su despacho.

Holanda había aplazado el cierre de la explotación de Groningen hasta 2023 y ahora se plantea que siga operativa más tiempo. Alemania apuesta por la transición pero sigue con el carbón, con un complejo inaugurado el año pasado. Y Francia mantiene su apuesta por la vía nuclear. Cada cual aprovecha sus recursos e infraestructuras.
Europa tiene que aplicar una transición energética ordenada. No se puede pasar de la nada al todo en renovables. La generación de hidrógeno será verde, con fuentes 100% limpias, pero durante un tiempo tendrá que ser gris, hasta que se consiga una total aportación renovable.
Es un debate que está muy ideologizado y que no tiene en cuenta los extracostes que provoca y los empleos que se pierden.

En ITP Aero hay que trabajar para alcanzar un pacto de accionistas, no es una operación sencilla

¿Le preocupa que el nuevo decreto ley paralice las inversiones de las eléctricas?

No sería una buena noticia. Si no recurrimos a la nuclear, al gas y al carbón, necesitamos más inversiones en renovables. Y cuanto antes. Y planes de despliegue de redes inteligentes para gestionar una mayor electrificación de la economía. Son muchas inversiones, de las que depende además un tejido de proveedores que es muy importante en Euskadi. La seguridad jurídica es básica para los inversores. Confío en las oportunas modificaciones en el decreto para que esos recursos no se pierdan.

En relación con las energías renovables, hay que pasar del discurso ideológico al realista. Hay que actuar ya

Arantxa Tapia.
Arantxa Tapia.

¿Teme más paradas en la industria por la factura eléctrica?

Puede haber más con la subida de precios, que también se extiende al gas, las materias primas, la logística y los derechos de emisión de CO2. La demanda sigue sin ajustarse a la oferta. Y las importaciones de manufacturas y de materias primas de Asia no tienen en origen una legislación ambiental como la de la UE. Hay que ir al ajuste de fronteras en CO2 para igualar los niveles de competitividad. Como referencia, Bruselas ya puso en su día aranceles a las importaciones de acero.

Hay que ir al ajuste de fronteras por CO² en Europa para competir en igualdad

El Gobierno vasco quiere participar en complejos renovables que cubran con contratos PPA la demanda de la industria.

Es una propuesta que ha sido bien recibida pero luego viene el problema de dónde colocamos el parque eólico o fotovoltaico. Hay que pasar del discurso ideológico al realista. Necesitamos muchos parques, de gran capacidad y por supuesto con garantías medioambientales. Hay muchas localizaciones posibles. Navarra, como vecino cercano, lo ha podido hacer, al igual que Alemania. ¿Por qué no Euskadi?

¿Es consciente la sociedad de que la transición ecológica tiene un coste?

Las encuestas desvelan que los ciudadanos están mentalizados contra el cambio climático y el apoyo a las renovables es abrumador. Se ponen placas fotovoltaicas en los tejados de los edificios, pero insisto, no es suficiente, hace falta mucha eólica. La lucha contra el cambio climático sin industria nos hará más pobres, con peores niveles de bienestar y menos empleo.

¿Qué pasos se pueden dar en eficiencia energética?

Es clave la modernización del parque de viviendas, que en Europa son antiguas. Generaría más igualdad social y ahorro.

¿Cuál es su estrategia en relación con los fondos Next Generation?

Hemos priorizado tres proyectos globales. Uno relacionado con la movilidad conectada, autónoma y sostenible, que ayudará a la transformación del sector vasco de automoción, que fabrica más de la mitad de los componentes del Estado. Euskadi lleva años investigando las baterías de nueva generación.
Otro proyecto tiene que ver con el mundo de la digitalización y de los datos. Queremos ser referentes en Europa en inteligencia artificial y avanzar en computación cuántica.
Y el tercero es el mundo de la salud, en el ámbito de los diagnósticos y de las terapias avanzadas. Apoyamos otros proyectos. Iremos a todas las convocatorias de los Pertes. Solo se aprobó uno, en julio pasado y para automoción, y todavía no ha salido la convocatoria. Van con retraso.

La pandemia y la crisis logística, ¿pueden llevar a una reindustrialización de Europa?

El Covid-19 demostró que Europa estaba débil en capacidad instalada. Hay que replantearse los suministros y contar con un mínimo de producción en la Unión Europea, para no depender de otros países y de problemas logísticos como los chips y el atasco del canal de Suez. Hacer lo mismo que cuando se trajo a Europa la fabricación de material sanitario. No se puede depender al 100% del exterior.

¿En qué fase está la entrada del Gobierno vasco en el capital de ITP Aero?

Está condicionada al arraigo de la empresa en Euskadi. Que siga aquí la sede social y fiscal y la gestión. Y que se mantenga la producción, el empleo y las inversiones. Así se puede alcanzar un pacto de accionistas, pero hay que trabajarlo, no es sencillo.

La recuperación económica se ralentiza.

La recuperación es muy rápida y simultánea en todos los países, lo que tensiona de una manera brutal la demanda de energía y de materias primas. Y ralentiza la reactivación, pero Euskadi crece casi al 4%, según la evolución registrada en los nueve primeros meses de este año.
Esta ralentización afecta a toda la economía mundial. El bloqueo logístico afecta a todos los países. En Estados Unidos, su presidente, Joe Biden, ha autorizado la apertura continua de los puertos, que ahora operan todo el día a tres turnos. Es un escenario que se resolverá cuando la oferta encaje con el nivel global de demanda.

El Gobierno vasco se ha comprometido a aumentar cada año un 6% la inversión en I+D+i y durante una década.

El presupuesto medio de la pasada legislatura fue de un incremento medio por ejercicio del 5%, que en 2020 llegó al 9%. Es un compromiso que deben asumir también las tres diputaciones y los ayuntamientos.
El sector privado también debe implicarse, obviamente. La aportación pública sobre el total de inversión en investigación es del 25%. Las empresas tienen que seguir apostando para consolidar producciones más competitivas de equipos avanzados.
De acuerdo con los datos del Eustat (Instituto Vasco de Estadística), la intensidad tecnológica de las exportaciones de Euskadi ha mejorado. Hay que seguir en esa carrera, porque los competidores no dejan de correr.

¿Siguen las incorporaciones de nuevos socios al Corredor Vasco del Hidrógeno?

Sí. Esta iniciativa aglutina a muchos proyectos de empresas punteras de diferentes sectores. Es una concurrencia competitiva. Su organización está muy bien articulada y participan entidades y compañías de otras comunidades autónomas.
Este componente transfronterizo es muy apreciado por las autoridades comunitarias. Desde Bruselas y a través del programa Next Generation se apoya con muchos recursos a todas las iniciativas que tienen que ver con el hidrógeno.

Ampliación de los parques tecnológicos

Con 126 millones. Los tres parques tecnológicos de Euskadi, cada uno en un territorio, afrontan su ampliación. Con una inversión de más de 126 millones durante el periodo 2021-2024 para captar 160 nuevas empresas de productos y servicios avanzados. La consejera Arantxa Tapia considera que la capacidad actual de los tres complejos está al límite de operatividad, porque “están bastante ocupados” por las compañías que ubican en ellos su sede operativa.

Atracción. El refuerzo de estas infraestructuras servirá como atracción de empresas tecnológicas y con nuevos negocios en desarrollo. Para 2035, como recuerda la consejera de Desarrollo Económico, los tres parques serán autosuficientes en relación con su consumo de energía. Y antes tendrán todos los servicios digitalizados.

Normas
Entra en El País para participar