Casado: “Las previsiones del Gobierno se van a quedar en papel mojado"

El presidente del PP asegura que llegarán “hasta el final” para mantener la reforma laboral

El presidente del PP. Pablo Casado
El presidente del PP. Pablo Casado

El presidente del PP, Pablo Casado, ha comparecido esta mañana ante los 500 empresarios reunidos en el vigesimocuarto Congreso Nacional de la Empresa Familiar en clave electoral, consciente de que el gobierno de coalición entre PSOE y Podemos pasa por sus momentos más bajos y de que las previsiones macroeconómicas contenidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2022 se están quedando desfasadas ante el deterioro de la economía mundial. “La situación es mala. España iba a tener un rebote al 9,8% después de una caída del 11% en 2020. A los pocos meses se corrige al 6,4% y creo que finalmente no superaremos el 5%”, recalcó el líder popular.

Casado aseguró que la enmienda del Banco de España a los Presupuestos de 2022 (hoy ha anunciado que cree que no se cumplirán ni las previsiones de ingresos ni de gastos) se suma a la de otros organismos como el Fondo Monetario Internacional o BBVA Research. “Las previsiones se van a quedar en papel mojado y los Presupuestos van a nacer muertos”, aseguró. El líder popular aprovechó su comparecencia ante los empresarios para presentar sus propuestas para paliar un escenario económico a corto plazo en el que el crecimiento no será tan robusto como se había previsto, en el que la deuda sigue creciendo y en el que el agujero del déficit estructural también sube, por lo que planteó un ajuste de 60.000 millones en los próximos diez años.

El líder popular aprovechó el descontento de las empresas energéticas por los recortes aplicados en las últimas semanas para anunciar, en primer lugar, una futura reforma del mercado. “La energía es un coste fijo en toda actividad industrial. Tiene que haber certidumbre regulatoria para atraer inversiones. Lo que planteamos es una reforma energética, mediante la que se pueda abaratar el precio sacando los costes como las primas a las renovables, suprimiendo el impuesto de generación y el IVA superreducido y utilizando los derechos de CO2 para generar un ahorro inmediato de 10.000 millones de euros sin poner riesgo la titularidad privada”. En este punto se mostró especialmente crítico con la actuación del Gobierno. “No se puede tolerar que haya beneficios empresariales que puedan correr el riesgo de ser expropiados”

El temor empresarial a una derogación íntegra de la reforma laboral también fue aprovechado por Casado para presentar su contrapropuesta. “Queremos que se mantenga la reforma laboral de 2012, que ha sido clave para mantener tres millones de empleos y que se hayan puesto en marcha los ERTE. Con la misma firmeza que se expresó Yolanda Díaz en el congreso de CC OO, llegaremos hasta el final para que la reforma laboral se mantenga”. En el ámbito laboral también abogó por la implantación de la mochila austríaca, un fondo de capitalización individual donde cada trabajador atesorará su propia indemnización por desempleo, que podrá también tener otros usos como formación o complemento a la jubilación o a la movilidad.

El líder del PP centró sus crítica a la gestión del Ejecutivo en tres sectores: automoción, inmobiliario y turismo. En el caso del motor, Casado criticó que se hayan demonizado los vehículos propulsados por gasóleo, gasolina y finalmente los híbridos. “Lo que no gusta es el coche. No parece buena idea subir el impuesto de matriculación cuando las ventas se desploman”. En cuanto al inmobiliario fue muy criticó con la ley de Vivienda que negocian PSOE y Podemos. “Esa norma pone en jaque varios artículos de la Constitución, entre ellos, la libertad individual de los propietarios para poner el precio que quieran, lo que puede llevar a muchos inversores pueden retirar sus proyectos”. Frente al proyecto socialista, el PP propone una reforma de la ley del suelo “para liberalizarlo y construir allí donde no haya vivienda protegida”. Respecto al turismo consideró que ha sido injustamente demonizado al asegurarse desde el Gobierno que es un sector precario y de bajo valor añadido. “Estamos muy orgullosos del modelo de turismo”.

Normas
Entra en El País para participar