Los economistas rebajan la previsión de crecimiento para este año al 5,8%

El Consejo General de Economistas prevé que España cierre el año con una deuda pública en torno al 121,5% del PIB

Planta de Mercedes-Benz en España.
Planta de Mercedes-Benz en España.

El Consejo General de Economistas (CGE) ha revisado a la baja su previsión de crecimiento económico para este año al pasar del 6,3% al 5,8%. Se trata de una reducción esperada tras el recorte al avance del PIB del 2,8% al 1,1% en tasa intertrimestral y del 19,8% al 17,5% en la anual, hecho en septiembre por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A pesar de ello, el CGE se mantiene optimista y prevé un rebote superior al 3% en el tercer trimestre gracias a la recuperación del sector turístico, el aumento del consumo, y la mejora de las exportaciones en paralelo al “mejor crecimiento de la eurozona, el mercado natural” de España.

Sobre estos indicadores, el CGE ha puntualizado que el repunte del consumo privado en el trimestre fue del 4,7%, la inversión disminuyó -3,1% y las exportaciones aumentaron 0,9%. En términos interanuales destaca el incremento superior al 23% del consumo de los hogares y el aumento superior al 40% en la inversión en maquinaria y bienes de equipo, repuntando notablemente las exportaciones de servicios turísticos, dado que prácticamente fueron nulas en el segundo trimestre de 2020.

La corrección de la tasa de crecimiento se achaca a las tensiones inflacionistas agravadas por los precios de la energía y la retirada gradual de los bancos centrales sobre la compra de activos, así como un posible aumento prematuro de los tipos de interés. Según las estimaciones, un cambio en las políticas económicas del Banco Central Europeo (BCE) sería muy perjudicial para España debido a su alto déficit, el cual se situará al final del año entre el 8% y el 9%, según el CGE. A ello se suma la deuda pública, que acabará el año en torno al 121,5% del PIB.

Salustiano Velo, coordinador del observatorio financiero del centro, ha lamentado que “la alta tasa de inflación, unida a la baja productividad” esté restando competitividad a la economía nacional. Ha vaticinado además un alza en los productos finales derivado del aumento sin precedentes de los precios industriales en agosto, cuando se dispararon un 18% en tasa interanual. Se trata de la mayor alza desde 1980.

En cuanto a los Presupuestos para 2022, el presidente del CGE, Valentín Pich, espera que los 25.000 millones de euros de los fondos europeos que están contemplados, sirvan para “fortalecer la economía y consolidar la ansiada recuperación". No obstante, considera que se debe aprovechar este momento para introducir dinámicas de mejora en el modelo productivo antes de que vuelvan las reglas fiscales y los ajustes tanto por parte de la Unión Europea como por el resto de países. Quien se ha mostrado más crítico con la ejecución de estos fondos ha sido Luis Garicano, eurodiputado de Ciudadanos, quien ha criticado el plan de recuperación de España por “carecer” de reformas clave en materia laboral, fiscal y de pensiones, así como por “priorizar bienes de consumo en vez de inversión en las capacidades de la economía”.

Sobre la reforma laboral, ha criticado que los fondos para la formación se vayan a canalizar a través del modelo de subvenciones, que “tan malos resultados ha dado en las Comunidades Autónomas”. Además ha calificado como “altamente preocupante la poca ambición” para crear empleo joven pese a que el país encabeza el paro juvenil en la Unión Europea. Al respecto detalló que el programa de formación dotado de 120 millones tiene como objetivo alcanzar a 3.000 jóvenes en 3 años; un porcentaje menor cuando en el país hay más de 580.000 menores de 25 años actualmente desempleados.

Normas
Entra en El País para participar