Planes todoterreno para ahorrar ahora y en el futuro

El vehículo más rentable a cinco años es de Mutuactivos

Si por algo se caracterizan los vehículos de retorno absoluto es por utilizar todas las herramientas a su alcance para que el inversor o ahorrador preserve al menos su capital, una característica que los hace muy interesantes si lo que se busca es hacer hucha para complementar la pensión de jubilación.

Sin embargo, como en otras filosofías de inversión, no todos los productos cumplen el objetivo de lograr una rentabilidad atractiva, y los que lo hacen, ¿consiguen mejores resultados en el corto o en el largo plazo?

Dunas Capital y Caser copan el ranking de los mejores productos

“En nuestra opinión, serían más apropiados en plazos más cortos. A largo plazo no sería necesario acudir a este tipo de gestión. Pero se podría tener algo de exposición para amortiguar la volatilidad de los mercados”, señala Marta Díaz-Bajo, directora de soluciones de inversión de Atl Capital. Esta experta también comenta que suelen recomendarse más en tiempos de volatilidad, porque buscan descorrelacionarse de lo que ocurra en los mercados, lo que teóricamente hace que la cartera total tenga menos volatilidad, pero “el problema son las expectativas de los inversores, pues a menudo asumen que eso significa que se comportarán bien en los momentos malos de mercado y no siempre es así”.

Para Eva Valero, directora del Observatorio de Pensiones de Caser, estos vehículos “cubren las necesidades de las personas que entienden los ahorros desde el lado de la inversión, pero sin correr grandes riesgos”. En concreto, cree que son adecuados para personas que quieran diversificar su ahorro, “ya que esta filosofía busca ser flexible y se pueden combinar con inversiones en planes con otras políticas de inversión”.

En Atl Capital creen que el retorno absoluto es más apropiado para plazos cortos

Pero la estrategia que lidera la clasificación a cinco años es UBS Selección Dinámico, con un 17,06%, que, al igual que el Fondomutua Flexibilidad RVM (medalla de plata a un año con el 15,71%), está gestionado por Mutuactivos y forma parte del fondo de pensiones Fondomutua Flexibilidad Renta Variable Mixta. “El objetivo de gestión de este es ofrecer al partícipe la posibilidad de invertir en renta fija, renta variable, materias primas y productos de gestión alternativa de forma diversificada asumiendo un riesgo medio-alto”, explica Ricardo González Arranz, director de Mutuactivos Pensiones.

Respecto a su buen rendimiento, la clave este año ha sido mantener una exposición a Bolsa cercana al 60%, con un equilibrio entre Estados Unidos y Europa, y haber estado infraponderados en emergentes. En concreto, según Pedro Pablo García, director de asignación de activos de la entidad, “en los últimos meses hemos completado la cartera con la inversión en petroleras europeas, aumentado el peso en Japón y en ETF ligados a compañías que se ven beneficiadas por el aumento del gasto en infraestructuras americanas. Los ejes en renta fija han sido reducir la sensibilidad de la cartera a subidas de tipos de interés y aumentar la exposición a inflación”.

Para Ibercaja Pensión es esencial ser muy activos y dar gran flexibilidad

En cuanto a Dunas Capital Pensiones, sus planes son clones de sus fondos de inversión, están gestionados por el mismo equipo e incluyen los mismos activos con pequeñas diferencias, indican desde la gestora. La casa lleva a gala ser de las pocas entidades “que nos hemos lanzado a esta aventura de tener planes de retorno absoluto. Tanto es así que la categoría no existía para la Dirección General de Seguros, ni siquiera en Inverco, hasta hace poco”, apuntan desde el equipo de gestión.

En Ibercaja Pensión opinan que en los vehículos de retorno absoluto es esencial ser muy activos y dar una flexibilidad absoluta para la selección de las mejores oportunidades en cualquier mercado, en función de las expectativas de cada momento.

En concreto, dice Cristina Gómez, analista de inversiones de la gestora, “en los últimos meses se han mantenido posiciones largas en nuestras carteras por las buenas expectativas de rentabilidad sobre la renta variable, siempre aprovechando la volatilidad de los mercados a través de una adecuada gestión del riesgo para conseguir preservar el capital de nuestros partícipes”.

Reflexiones a tener en cuenta

Riesgo. En los productos de ahorro que siguen la estrategia de retorno absoluto hay una diferencia esencial con los vehículos tradicionales: se cambia el riesgo de mercado por el riesgo de gestor. Es decir, “dependemos de que el equipo de gestión esté acertado cuando los mercados van bien y cuando van mal”, recuerda Marta Díaz-Bajo, directora de soluciones de inversión de Atl Capital. Según su análisis de los datos históricos de los resultados de la inversión de retorno absoluto versus las estrategias más clásicas, “a largo plazo es más probable obtener rendimientos que batan inflación con una gestión más tradicional que con los fondos de retorno absoluto”. No obstante, resalta que siempre hay algún plan flexible o de retorno absoluto que sobresale en malos momentos de mercado, pero que “en media, y a largo plazo, no lo hacen mejor. Y algunos de los que sobresalen en un periodo concreto no aportan valor en la siguiente corrección”.

Patrimonio. En base a los datos de VDOS, la categoría de planes de pensiones de rentabilidad absoluta, en la que se engloba el retorno absoluto, supone 467 millones de euros, es decir, el 0,57% del total de los fondos de pensiones en España.

Normas
Entra en El País para participar