Tropicfeel, zapatillas y mochilas para viajeros responsables

La startup española ha ganado notoriedad internacional gracias a sus exitosas campañas de ‘crowdfunding’

La empresa, con sede en Barcelona, facturó 6,6 millones en 2020 y prevé duplicar esa cifra en 2021

Miembros del equipo de Tropicfeel reunidos en la sede de la compañía.
Miembros del equipo de Tropicfeel reunidos en la sede de la compañía.

Todo empezó con un viaje por el sudeste asiático. Alberto Espinós estaba de vacaciones con varios amigos, cuando, de pronto, se fijó en el detalle de que todos llevaban calzados distintos: uno iba con chanclas, otro con deportivas, otro con botas de senderismo, y él, con zapatos impermeables. Entonces se le ocurrió crear una zapatilla ligera y versátil que reuniera varias funcionalidades y que supliera las necesidades del viajero moderno. Una zapatilla 4 en 1 que fuera más que un producto: que fuera un símbolo del viajero comprometido.

“Volví con la idea, un poco inspirado en las grandes marcas como Patagonia, de crear una marca que pudiese conectar con una gran comunidad viajera, y de inspirar a través del producto a viajar de una manera más responsable y auténtica”, cuenta Alberto Espinós, consejero delegado de la startup de moda española Tropicfeel.

Su primera campaña de microfinanciación recaudó más de 2 millones

Así que nada más llegar se puso manos a la obra. “Durante los próximos tres o cuatro meses le di forma al proyecto, hablé con profesionales del sector y viajé al sur de España para conocer a diferentes fabricantes y diseñadores. Luego, tomé la decisión de dejar mi trabajo y me lancé a la aventura”, relata.

Así nació Tropicfeel. El año era 2017. Al timón de la empresa estaban el propio Espinós y Lucas de Gispert, otro de los compañeros de aquel viaje por el sudeste asiático, que más tarde abandonaría la compañía para emprender su propio camino. La empresa se lanzó al ruedo con una producción de prueba de 1.500 zapatillas fabricadas en Vietnam, que se vendieron en pop-up stores (espacios comerciales temporales).

Dos empleadas revisan modelos de zapatillas.
Dos empleadas revisan modelos de zapatillas.

A continuación, dieron el paso que definiría su modelo de negocio: como Espinós había trabajado en la plataforma británica de microfinanciación para inversores Crowdcube, y conocía al dedillo ese mundo, decidieron probar suerte con el crowdfunding.

Para su primera campaña de venta, realizada a través de la plataforma Kick­starter, Tropicfeel lanzó las zapatillas Monsoon. El objetivo era modesto: recaudar 12.500 euros. Pero cuando la campaña finalizó, 50 días más tarde, los empresarios se quedaron boquiabiertos: habían recaudado más de 2 millones de euros, la cifra más alta conseguida en Kickstarter por una compañía de calzados.

En 2021 ha recibido los premios de diseño Red Dot e iF Design Awards

“Las plataformas de crowdfunding nos permitieron tener acceso a nuevas audiencias de una manera realmente interesante”, señala el CEO. “Este es un modelo con el que puedes financiar el desarrollo del producto, y con el que puedes ser muy ambicioso en los lanzamientos sin asumir un gran riesgo de estocarse”, defiende. “Además, al producir bajo demanda, el impacto en el planeta es infinitamente inferior”, añade.

Hoy en día, la compañía sigue apostando por las plataformas de microfinanciación, pero también cuenta con su propia tienda online. Mientras la empresa ha logrado establecer una importante presencia internacional, llegando a clientes en 140 países, especialmente en Estados Unidos, Reino Unido y el norte de Europa, su facturación viene dibujando una clara línea ascendente. En 2019 ingresó 3,8 millones de euros; en 2020, incluso con la pandemia, ascendió a 6,6 millones de euros, y en 2021 los números indican que doblará esa cifra.

Diversificación

Tras el éxito de sus zapatillas y con el viento en popa, Tropicfeel lanzó el año pasado una mochila de viaje, en un intento por acelerar la diversificación de sus productos. La mochila Shell, como han llamado al modelo, con un diseño adaptable 3 en 1, y cuyo tamaño y capacidad se reducen y expanden dependiendo de la necesidad del usuario, recaudó 1,9 millones de euros a través en la campaña de lanzamiento en Kickstarter. Además, recibió los reconocidos premios de diseño Red Dot: Best of the Best y el iF Design Awards, los dos en 2021.

Sostenibilidad

Ahora, la compañía, que también cuenta en su catálogo con camisetas y accesorios, está realizando una nueva inversión en I+D para crear un modelo de chaqueta. “Estamos trabajando con diferentes universidades, laboratorios y agencias con presupuestos definidos para poder innovar con materiales que sean más respetuosos con el medioambiente y que permitan incrementar la funcionalidad del producto, para ofrecer la mejor experiencia al cliente”, comenta.

Uno de los momentos de inflexión de la empresa se produjo en 2017 cuando, tras el lanzamiento de su primera campaña de crowd­funding, Espinós viajó a China y comprobó con sus propios ojos la cantidad de desechos que la producción de sus zapatillas estaba generando. Eso lo llevó a buscar junto a su equipo alternativas que produjeran un mejor impacto. “Aquello nos hizo replantear el modelo y nos empujó a apostar por materiales reciclados”, apunta.

Intentamos reducir cada año nuestro impacto ambiental, a la vez que ofrecemos trazabilidad y transparencia a nuestros clientes sobre nuestros productos

Alberto Espinós, CEO de Tropicfeel

Tropicfeel sigue fabricando sus zapatillas y mochilas en China (y Vietnam), pero desde entonces solo trabaja con socios locales que, asegura Espinós, “comparten” sus mismos valores y respeto por la sostenibilidad. “Intentamos reducir cada año nuestro impacto ambiental como marca, a la vez que ofrecemos trazabilidad y transparencia a nuestros clientes sobre los diferentes lugares de producción y componentes de nuestros productos”, explica.

“Nosotros entendemos la sostenibilidad como una responsabilidad”, añade. Este compromiso es parte, asegura, de los valores que Tropicfeel quiere promover con sus productos. Los de viajar y vivir de manera más auténtica y responsable con el planeta que nos sostiene.

Datos y claves de una firma con vocación global

Alberto Espinós, CEO y fundador de la compañía.
Alberto Espinós, CEO y fundador de la compañía.

Infraestructura. Tropicfeel tiene su sede en Barcelona y fábrica sus productos en China y Vietnam, con socios locales. Sus almacenes de distribución se hallan estratégicamente ubicados en Berlín, Reino Unido y Estados Unidos.

Presencia. La firma nació con vocación internacional. Tiene clientes en 140 países, especialmente en Reino Unido, EE UU y el norte de Europa. Cuenta con una plantilla de 40 empleados de distintas nacionalidades.

Productos. Su catálogo incluye cuatro modelos de zapatillas todorreno (Monsoon, Sunset, Jungle y ­Canyon), dos modelos de mochilas para viajeros (Shell y Cruiser), así como camisetas, jumpers y accesorios.

Proyectos. La empresa trabaja con varias universidades y laboratorios para crear un modelo de chaqueta para viajeros con materiales respetuosos con el medioambiente. Cada producto suyo es una inversión en I+D.

Normas
Entra en El País para participar