Los temores que no fueron o cómo los mercados hacen siempre lo que más duele

En el entorno actual la mejor estrategia es permanecer invertidos en una cartera global, diversificada entre las mejores compañías del mundo

Hasta cuándo va a seguir subiendo el mercado? ¿Ahora es buen momento para invertir? Estas son algunas de las preguntas que los inversores nos hacen cada año por estas fechas, especialmente si a estas alturas del año los mercados llevan un buen comportamiento. La sensación de mal de altura (¿respecto a qué?) o el temor a que algunos de los mitos del calendario de los mercados se cumplan, atenazan las decisiones de inversión y, en muchas ocasiones, dañan la rentabilidad de las carteras de los inversores.

Decía Peter Lynch, uno de los mejores inversores de todos los tiempos, que se pierde más dinero tratando de anticipar las correcciones que pasando por ellas. La perspectiva del tiempo nos dice que razón no le falta.

El año 2021 está siendo muy positivo para los inversores de renta variable. Si ponemos el foco en cómo se están comportando los índices de las diferentes regiones, exceptuando lo que está pasando en China, que merece un párrafo aparte en esta tribuna, lo que vemos son subidas generalizadas y de doble dígito en la mayoría de los índices. Así, por ejemplo, hasta el 16 de agosto, el Euro Stoxx 50 subía cerca de un 18%, el Ibex 35, más de un 10% y la Bolsa alemana y la de París, un 16% y 23%, respectivamente. Al otro lado del Atlántico, también estamos viendo subidas que rozan el 20%, en el caso del S&P 500, y cercanas al 15%, para el Dow Jones y el Nasdaq Composite. Por su parte, el índice mundial (en euros, para no complicarnos) acumula en el año una rentabilidad del 21,57% (hasta el 16 de agosto). Y lo hace sin apenas sobresaltos en el año, quitando el pequeño susto de finales del mes de enero.

Además, ha desafiado cabezonamente los mitos estacionales, tales como el “sell in may and go away” y el de que “las Bolsas caen en verano” (disclaimer: el verano aún no ha terminado, pero no va mal). Los que decidieron salirse en mayo, han dejado de ganar un nada despreciable 8,40%. Los que vendieron a finales de julio, se pierden algo más de un 2%. Nosotros solemos bromear en la gestora diciendo que los mercados tienen la fea costumbre de hacer siempre lo que más duele y esto, este año, es no parar de subir.

También decía Peter Lynch que la clave para ganar dinero con las acciones es no tenerles miedo. Cuando hablamos de las acciones nos referimos a una cartera diversificada entre las mejores compañías del mundo. No nos referimos a la idea de moda o a la apuesta de la semana. Conviene recordarlo de vez en cuando porque este 2021, tan positivo como plácido, también está dejando algún estropicio por el camino.

Quizá uno de los mayores es el que están viviendo los inversores que tienen una parte de su cartera en el mercado chino. Recientemente hemos asistido a una batería de cambios regulatorios por parte de las autoridades chinas (los más mediáticos han sido los que han afectado al sector educativo y a las empresas de entrega de comida a domicilio) que han hundido las cotizaciones de algunas de estas acciones. El índice de Hong Kong cae más de un 25% desde sus máximos alcanzados en febrero de este año y acumula en el año una pérdida de más del 15%. Otro sinsabor viene de una de las ideas de mayor consenso entre la comunidad inversora a comienzos de año, los países emergentes. El índice global de emergentes sube un exiguo 1,56% en el año, muy lejos de las rentabilidades de los países desarrollados. Tampoco Japón está dando alegrías, después de un buen 2020. El Nikkei está en terreno negativo, con una ligera pérdida de 7 puntos básicos.

Recién llegada de Grecia, me van a permitir que traiga a colación uno de los preceptos que se dice que estaba escrito en el frontón del templo de Apolo en Delfos (el que acogía al oráculo) y es “nada en exceso”. La virtud de una cartera diversificada y equilibrada se hace palpable en un año como el que estamos viviendo, y lo mejor, ningún sesgo en exceso.

Estamos en un periodo en el que se han juntado varios factores que explican el buen comportamiento de las acciones. Recuperación económica, repunte de la actividad, extraordinarios resultados empresariales, políticas monetarias laxas y planes de estímulo fiscal. Además, el mercado ha demostrado mucha inercia, hacia arriba. Para los amantes de los datos, el S&P 500, representativo del mercado estadounidense, enlaza ya 200 días sin una corrección superior al 5% y 355 días sin una corrección superior al 10%. En Europa, también acumulamos una buena racha, 136 días sin una corrección superior al 5%, que es uno de los periodos más largos de los últimos años.

¿Los mercados van a seguir subiendo? Si nos referimos a 2021, puede que sí, puede que no. Cuanto más tiempo sigan subiendo, más cerca estará la próxima corrección, pero no sabemos ni cuándo ni cuánto. Pensamos que en el entorno actual, la mejor estrategia es permanecer invertidos en una cartera global, diversificada entre las mejores compañías del mundo. Nosotros hemos añadido también algunas coberturas para protegernos en caso de ver un repunte de la volatilidad.

El 31 de diciembre sabremos cómo fue lo que ahora tenemos por delante.

Marta Campello es Socia y gestora de fondos en Abante