João Penedo (Zardoya Otis): “Vamos a aumentar el dividendo y repartiremos un ‘pay out’ cercano al 100%”

Asegura que la empresa tiene músculo financiero para acometer inversiones dentro de la nueva etapa de crecimiento

João Penedo, el consejero delegado de Zardoya Otis.
João Penedo, el consejero delegado de Zardoya Otis.

João Penedo es el ejecutivo que eligió Zardoya Otis el pasado mes de enero para liderar una nueva etapa de crecimiento en la compañía. Licenciado en Administración de Empresas por la ISCT, de Lisboa, MBA por INSEAD y diplomado en cursos de liderazgo en escuelas de negocios de Europa y EE UU, Penedo cuenta con una experiencia profesional de más de 27 años en multinacionales como KPMG, Toyota y Carrier. Tras dirigir las finanzas de Otis para el Sur de Europa y África en los últimos años ahora asume el reto de acometer la digitalización de los ascensores y su modernización en la etapa poscovid.

Tras su nombramiento como consejero delegado de Zardoya Otis, ¿qué objetivos tiene para la empresa?

El principal objetivo es el crecimiento. Y tiene que ser de manera sostenible. Para ello estamos desarrollando varias iniciativas. Una muy importante es la digitalización de nuestro parque actual de ascensores. Hay ascensores que tienen una media de entre 17 y 20 años y los estamos modernizando con pantallas y componentes electrónicos que permiten dar mejor servicio, con capacidad de telediagnóstico, mantenimiento preventivo e intervención remota. Por otro lado, para impulsar las ventas vamos a lanzar un ascensor revolucionario, el Gen360. Tiene componentes muy similares a los que se usan en la aeronáutica. Además, ahora acabaremos la construcción de la nueva fábrica en San Sebastián que es un centro de ingeniería y queremos que se sea una referencia en tecnología y sostenibilidad.

Pese al impacto del Covid-19, en 2020 lograron el mismo resultado del año anterior. ¿Cómo prevé que evolucione el negocio?

Estoy muy contento con el equipo. A pesar de la pandemia logramos igualar el resultado de 2019 y era un gran desafío teniendo en cuenta el contexto. Sin el Covid habríamos tenido un año de crecimiento claro. De cara al futuro soy muy optimista y prevemos una etapa de crecimiento de entre tres y cinco años. Vemos mucho potencial en nuestra empresa en Bolsa. Si miras los ratios de beneficio por acción estamos en un PER de entre 19 y 20 y los de otras empresas del sector son de 34. Por eso hay margen para que el valor siga creciendo.

¿Qué palancas impulsarán ese crecimiento?

Tenemos unos 300.000 ascensores en mantenimiento. Y hay que tener en cuenta que un ascensor no es como un coche, que se cambian cada cinco años. Hay ascensores que tienen 20 o 30 años y siguen funcionando perfectamente, pero necesitan mantenimiento y digitalización. Y ese proceso no se lleva a cabo en un solo trimestre por lo que la parte de modernización nos va a permitir crecer durante varios años. Otro punto es la normativa. Periódicamente sale una nueva norma que obliga a modernizar los ascensores antiguos para dotarlos de mayor seguridad. Desde hace tres años no sale normativa nueva por lo que es de esperar que se publique a corto plazo y es también una fuente de crecimiento.

"De cara al futuro soy muy optimista y prevemos una etapa de crecimiento de entre tres y cinco años"

¿Han presentado algún proyecto que pueda optar a los fondos para la recuperación tras la pandemia?

Estamos trabajando en estrecha colaboración con la asociación de ascensores de España y ya ayudamos a presentar propuestas para usar los fondos en tres pilares. El primero es la digitalización de los ascensores. El segundo es el ahorro energético, porque los ascensores nuevos consumen hasta un 80% menos que uno tradicional. Y el tercero es la accesibilidad. Crear soluciones de accesibilidad cuando no se pueden instalar ascensores al mismo nivel que la entrada al edificio, como plataformas u otros productos y también dotar de ascensores a edificios que aún no lo tienen. Los posibles fondos que se reciban pueden dar un poco de oxígeno al sector y nos permite tener buenas perspectivas a corto y medio plazo.

En los últimos trimestres han elevado el dividendo. ¿Prevén volver al dividendo de 8 céntimos por acción que era habitual antes de la pandemia?

Nuestra política fue siempre pagar un dividendo cercano al 100% de los resultados y en los últimos años estábamos un poco por encima. Internamente el objetivo es repartir una cifra lo más cerca posible del 100% del beneficio y este año superaremos el 90% del ‘pay out’. Vamos a seguir aumentando el dividendo y se acercará a los 8 céntimos por acción a medida que aumenten los resultados.

"Prácticamente no tenemos deuda y contamos con una capacidad de inversión bastante grande"

Más allá de los planes de crecimiento, ¿hay algún riesgo que les preocupe?

Soy optimista por naturaleza, pero hay dos cuestiones en particular que nos preocupan. Por un lado la crisis del Covid, porque no sabemos cuándo terminará y cuál será su impacto en el desempleo. Una parte importante de nuestros clientes son residenciales y la crisis puede afectar a su nivel adquisitivo. Por otro lado, están los precios de las materias primas, que están subiendo. Tenemos muchos elementos metálicos en los ascensores y su precio va a impactar directamente en nuestros costes en aproximadamente un 10%. En realidad, es un aumento que afecta a toda la industria y el incremento de costes afectará a todos. De todas formas, estamos llevando a cabo varias iniciativas para mitigar ese impacto, aunque no lograremos reducirlo del todo.

Precisamente, en el último año la industria tecnológica se ha visto afectada por la escasez de chips y componentes. ¿Se ha ralentizado la producción por la escasez de materias primas?

Es el drama que tenemos ahora. Habitualmente las negociaciones con los proveedores se basan en el precio, pero en estos momentos lo que discutimos es la disponibilidad de las materias primas. De momento nuestras fábricas están haciendo un trabajo excelente y además, por seguridad, teníamos excedentes de stock en materiales que son menos habituales, como los imanes. Por ahora no tenemos problemas en la producción, pero en la segunda mitad del año podemos llegar a sentir ese impacto.

Como mencionaba antes, han levantado una nueva fábrica en San Sebastián. ¿Qué planes de inversión contemplan en esta etapa de crecimiento?

Somos una empresa que tiene un músculo financiero muy importante. Prácticamente no tenemos deuda y contamos con una capacidad de inversión bastante grande. En el pasado compramos empresas como Enor y si hay oportunidades similares estaremos abiertos a este tipo de operaciones. Ahora estamos bien equipados con las fábricas que tenemos. Exportamos componentes de seguridad a todo el mundo y desde la parte de distribución física damos servicio en Portugal, España, Andorra, Gibraltar y Marruecos, y podríamos plantear dar el salto a otros países. También, entre las posibilidades de inversión, está la digitalización del portfolio que es muy importante para nosotros.

Normas
Entra en El País para participar