El auditor duda de la solvencia del promotor del mayor centro comercial de España

Intu Costa del Sol pierde 186 millones por el deterioro en el valor del suelo. Su matriz está en concurso y el TSJA frenó el proyecto cautelarmente

Intu Costa del Sol solvencia
Recreación del ‘resort’ comercial Intu Costa del Sol en Torremolinos (Málaga).

Deloitte, el auditor de Intu Costa del Sol, tiene dudas sobre el futuro de esta inmobiliaria, la promotora del diseñado como mayor centro comercial de España en Torremolinos (Málaga). En la auditoría de las cuentas de 2020, recientemente presentadas al Registro Mercantil, Deloitte advierte de “una incertidumbre material que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad como empresa en funcionamiento”.

El auditor llega a esa conclusión tras describir las pérdidas de la inmobiliaria, recordar el estado actual del proyecto –paralizado cautelarmente por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) – y destacar que la matriz británica Intu de la filial española se encuentra en concurso de acreedores por su abultada deuda.

Y es que 2020 fue un mal año para el proyecto del centro comercial en Torremolinos. La empresa Intu Costa del Sol perdió 186,3 millones de euros, tras aplicar un deterioro de 167 millones en el valor del suelo, por lo que dejó el valor razonable de esos terrenos en 37,2 millones, tras una tasación de la consultora JLL.

Este proyecto de la inmobiliaria británica se prevé levantar sobre 235.000 metros cuadrados, para lo que está prevista una inversión de 800 millones. El diseño se basa en 12 áreas o barrios diferenciados, dos hoteles, 70 restaurantes, 250.000 m² de parque, un circo estable, un pabellón para congresos y un teatro de conciertos, según la web de la empresa, que denomina la iniciativa como resort comercial. Intu es dueña en España del 50% de Xanadú en Madrid y tras el concurso de su matriz se desprendió de Parque Principado en Asturias y Puerto Venecia en Zaragoza

La promotora señala en las cuentas que en el deterioro del valor de los terrenos se ha tenido en cuenta “la incertidumbre futura causada por la situación del Covid-19”. Igualmente, explica que la disminución del valor se debe al descenso en la superficie alquilable considerada en el proyecto y el incremento de los plazos de ejecución. También informa que ha decidido no ejecutar la opción de compra sobre dos parcelas adyacentes a su resort.

Esta iniciativa fue aprobada dentro del Plan General de Ordenación Urbana de Torremolinos y avalada por la Junta de Andalucía en 2019. Pero a finales del pasado año, el TSJA suspendió cautelarmente el inicio de las obras para analizar la tramitación medioambiental. El promotor, asociado con la empresa española Eurofund, ha recurrido ante la Justicia y, en cualquier caso, tenía durante estos meses bastante limitado levantar el proyecto debido a la quiebra de su matriz británica. Los gestores de la empresa en España han estado buscando posibles socios financieros que pudiesen aportar recursos.

Respecto a la decisión del TSJA, la empresa indica en sus cuentas que están evaluando “alternativas” al planeamiento urbanístico “para poder ejecutar o adaptar el proyecto de la forma más conveniente”.

Asimismo, la promotora recuerda que su matriz está en concurso de acreedores, pero que de la sociedad de la que depende la española, la luxemburguesa ICS Investco, está fuera de concurso, y que la sociedad tendrá liquidez suficiente para seguir operando durante los próximos 12 meses. También descarta que se encuentre en situación de disolución debido a que a efectos mercantiles, por la pandemia, las pérdidas generadas en 2020 no computan para calcular el patrimonio neto.

Además, avanza que realizó una ampliación de capital por 118 millones para convertir parte del préstamo participativo de su dueña y prestamista, la sociedad luxemburguesa ICS.

Normas
Entra en El País para participar