Kristian Ruby (Eurelectric): “Bajar los ingresos de la nuclear es muy mala idea”

“Lo peor que se puede hacer en este momento es socavar los activos libres en carbono”, asegura

Kristian Ruby.
Kristian Ruby.

El secretario general de la patronal europea del sector eléctrico (Eurelectric), Kristian Ruby, tiene una opinión muy clara sobre el plan del Gobierno para reducir la retribución que percibe en el mercado mayorista la generación de energía mediante las centrales eléctricas no emisoras de CO2 (hidráulicas y nucleares) anteriores a 2005: “Es una idea muy mala”.

Ruby señala a CincoDías que la medida es un “ejemplo de discriminación por antigüedad, ya que solo las plantas instaladas antes de 2005 se verán afectadas”. En su opinión, esto provoca una “distorsión masiva del mercado”. Además, cree que se trata de un “debilitamiento efectivo del principio de que quien contamina paga, que ha guiado los esfuerzos climáticos durante muchos años”. De aprobarse finalmente la medida, que aún está como anteproyecto de ley, las empresas verían recortados los dividendos que reciben en 1.000 millones de euros.

“¿Cómo pueden los inversores apostar por las energías limpias si los gobiernos deciden de repente que también se castiga a quienes no contaminan?”, reflexiona el directivo.

En este sentido, argumenta que “lo peor que se puede hacer en este momento es socavar la viabilidad de los activos libres de carbono, que ayudan a estabilizar el sistema cuando la electricidad solar y eólica no están disponibles. “Esta ley va en contra de la transición energética”, asegura.

Factura eléctrica

En cuanto a la factura eléctrica española, indica que el “principal problema se debe a los excesivos cargos”, que los cifra en unos 10.000 millones de euros al año. También indica que las tarifas reguladas (PVPC) “no son la mejor opción”, ya que, en su opinión, “introducen directamente la volatilidad de los precios de mercado para los clientes”. Así, afirma que la subida de los precios del mercado mayorista no está afectando a los precios de uso final en el resto de países europeos como lo está haciendo en España.

Por otro lado, Ruby mantiene que el aumento de los precios del CO2 es “consecuencia de la combinación de políticas climáticas ambiciosas por parte de la Unión Europea y de una economía mundial que se está acelerando”.

“Las reformas del Sistema de Comercio de Derechos de Emisión (ETS, por sus siglas en inglés) han provocado una menor oferta de derechos de emisión y han creado expectativas de una mayor escasez”, argumenta.

Normas
Entra en El País para participar