CEO Asset Servicing & Digital de BNY Mellon

Roman Regelman: “España tiene capacidad para ser un líder en activos digitales”

Reconoce que no le preocupa la volatilidad de los criptoactivos, sino que el inversor tenga capacidad de elegir

Roman Regelman, de BNY Mellon
Roman Regelman, de BNY Mellon

Hablar de activos digitales no es solo referirse al bitcóin, sino también a otras criptomonedas, a las stablecoins, a las divisas digitales e incluso a las fintechs. Los inversores ya demandan este tipo de activos, pero los bancos centrales aún están haciéndose a ellos y llevará tiempo lograr una regulación para este nuevo mercado, afirma Roman Regelman, vicepresidente ejecutivo sénior, chief executive officer de asset servicing, director de digital y miembro del comité ejecutivo de The Bank of New York Mellon (BNY Mellon). Un proceso en el que países como España podrían tener un papel relevante, asegura el directivo del banco más antiguo de Norteamérica, que ya ha hecho una fuerte apuesta por estos activos al crear a principios de año una división dedicada específicamente a ellos.

¿Cómo ve la regulación sobre criptomonedas que está preparando el Banco Central Europeo?

El término "preparando" es clave. A nivel global, los reguladores están estudiando la situación porque saben que es importante ser parte de este nuevo mercado, pero aún les quedan muchas preguntas por responder: en qué medida van a apoyar los bancos centrales las criptomonedas; si va a haber un euro digital o una stablecoin vinculada al euro, que es algo totalmente diferente al euro digital propuesto por el BCE, o qué papel van a tener los reguladores nacionales en todo esto.

Entonces, ¿tardará en llegar la regulación del sector?

No vamos a pasar de una ausencia de normas a una regulación total. Como todo lo que primero forma parte de un nicho y comienza a hacerse popular, necesita tiempo para asentarse y no habrá una solución única. De hecho, en algunos países ya están aprobados los fondos cotizados (ETF) de bitcóins: no adquieres la divisa, pero el precio del ETF está vinculado a ella.

Tendremos partes del mercado reguladas y favorables para los negocios, otras en las que no esté tan clara la regulación y unas últimas que los reguladores consideren que no son una actividad apropiada. Llevará años, y creo que tiene que ser así porque las cosas cambiarán. Dentro de todo ello, se podrá ver algunos países que tomen cierto liderazgo por la actividad de las fintech o porque los reguladores locales ayuden a ello. Dentro de la Unión Europea, España puede ser uno de ellos por sus características: tiene un sector bancario muy fuerte a nivel nacional y global, hay una buen ecosistema de fintechs y es una economía con cierto tamaño, aunque sea más pequeña que

EE UU o China. También destaca Alemania, cuyos reguladores están prestando atención a los activos digitales, o Luxemburgo e Irlanda.

¿Cree que el euro digital saldrá adelante?

Habrá un euro digital, aunque no sé exactamente en qué consistirá. Para estar entre las principales divisas del mundo es fundamental que el BCE se sitúe a la vanguardia en este aspecto.

A principios de año, BNY Mellon creó la división de activos digitales. ¿Cuál es su objetivo?

Desde la fundación del banco, hemos defendido dos conceptos: la confianza y la innovación. El negocio de BNY Mellon es proporcionar los pilares al sistema financiero mundial. Nuestra plataforma gestiona un gran número de operaciones y para eso necesitas tener la confianza de los mercados, pero también ser innovador, porque el sistema está en constante cambio. Así que cuando decidimos acercarnos a los activos digitales, lo hicimos con la idea de proporcionar una forma fiable para operar con ellos.

Los activos digitales han ganado popularidad y, como proveedores de infraestructuras para el mercado y con la capacidad de respaldar activos a nivel global, tenemos que estar también en este segmento. Nuestro objetivo es proporcionar la confianza que el cliente espera de nosotros, pero acompañada de la innovación. Además, aportamos una plataforma multiactivos. Si eres un gestor con una cartera más tradicional y otra centrada en activos digitales, no quieres tener que recurrir a dos infraestructuras diferentes.

¿Por qué otros bancos no se adentran también en este mercado?

Hay instituciones en las que la confianza es crucial y construyen el negocio y los procesos apoyados en esta. Pero luego hay otras que priorizan la innovación y la rapidez. Yo creo que es un dilema erróneo. No hay un equilibrio entre una cosa y la otra. La razón por la que el CEO de BNY Mellon tomó la decisión de crear esta unidad es porque lo digital no es algo que puedas dejar a un lado, es el propio negocio.

Teniendo en cuenta esta relevancia que dan a la confianza, ¿no les preocupa la volatilidad de las criptomonedas?

Hay activos más volátiles en el mundo, como las divisas de países altamente endeudados. Evidentemente, si comparas los activos digitales con el euro, sí, son extremadamente volátiles. Pero los inversores compran opciones, invierten en futuros, en petróleo, y todo ello es muy inestable. Algunos inversores buscan esa volatilidad porque es lo que requieren sus carteras, pero si eres un particular, alguien que depende de ello para la pensión de jubilación, la cosa cambia. Mi trabajo no es decir si alguien debería comprar o no criptomonedas, sino respaldar los mercados financieros globales, y los activos digitales son parte de ellos. Esa es la respuesta teórica. La práctica es que una de las razones por las que las personas no se sienten cómodas en este tipo de inversiones es porque no hay una infraestructura que las respalde. Si tienes el activo más increíble, pero lo vendes en la tienda de la esquina, como inversor vas a esta preocupado. Si traes estas operaciones al mercado principal, aumentan su popularidad.

Las criptomonedas acumulan una fuerte corrección desde abril. ¿Por qué se ha frenado la euforia de los meses previos?

Nuestra estrategia de activos digitales no está construida en torno al bitcóin o su precio. Podemos especular sobre lo que ha pasado: la demanda ha subido mucho, las personas comienzan a entender las criptomonedas, ha habido una gran actividad minorista, los precios han subido mucho y el mercado ha madurado, lo que puede hacer que bajen. Pero no nos ocupamos de ello, sino del hecho de que el inversor necesita tener capacidad de elegir y plataformas que se la proporcionen.

En cualquier caso, la volatilidad no es mala, siempre que no provenga de un caos. Nuestra misión es asegurarnos de que el mercado funcione, sea cual sea el precio de los activos y ya bajen o suban.

Dentro de los activos digitales está ganando adeptos el arte NFT. ¿Tiene recorrido como activo de inversión?

En general, los tokens son muy interesantes porque, por ejemplo, una persona no puede adquirir un edificio, pero sí acciones de él. Y si puedes tokenizar un edificio, cualquiera puede acceder a él. En cierta forma, democratizas las inversiones y las haces más accesibles. Y lo mismo ocurre con el arte: si lo puedes tokenizar, podrás adquirir una participación.

¿Crecerá el mercado de los NFT?

Es difícil de responder a esta pregunta, pero el objetivo de dar un acceso masivo a algo que es muy valioso, que es único, es una buena idea.

Normas
Entra en El País para participar