Banca

El CEO de Santander no espera oposición del BCE para repartir hasta el 50% del beneficio

La rentabilidad del grupo del 11,8% ya "cubre el coste de capital", según José Antonio Álvarez

José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander
José Antonio Álvarez, consejero delegado de Banco Santander

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha explicado que el grupo pretende aprobar en septiembre un dividendo que supondrá entre el 40% y el 50% del beneficio (pay out), como venía siendo habitual antes de la pandemia. Es, precisamente en septiembre cuando finaliza la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) sobre la remuneración al accionista.

"Lo normal es que el consejo tome la decisión sobre el dividendo en septiembre. Esto es lo normal, porque habitualmente también es lo normal que paguemos dividendo a principios de noviembre y, por tanto, la decisión tiene que ser tomada en septiembre y espero que así sea", ha declarado.

Álvarez descarta que el BCE vaya a poner trabas para que Santander remunere así a sus accionistas. "Dada la fortaleza del negocio y la calidad del balance, no creo que el BCE vaya a poner particulares problemas a que una entidad como Santander tenga una política de dividendo que yo considero prudente", ha afirmado.

El principal barómetro que empleará el BCE para aprobar la política de dividendos de cada entidad, tras levantar el veto y recomendar prudencia al sector, son los test de estrés llevados a cabo este año y cuyos resultados se darán a conocer el viernes por la tarde. El consejero delegado ha del grupo español ha asegurado que Santander "saldrá bien" en estos tes y podrá pagar el dividendo que tiene previsto.

El director financiero del grupo, José García Cantera, ha añadido que en los ejercicios anteriores Banco Santander ha salido como el mejor entre los bancos europeos en los test de estrés. "No esperamos que vaya a ser diferente en este ejercicio. Estamos entre los mejores del sistema, no esperamos ningún cambio entre los requerimientos de capital que tenemos y, por tanto, no va a haber ningún problema en la política de remuneración al accionista que hemos mencionado", ha
añadido.

La intención del grupo es remunerar a los accionistas con el "40-50% del beneficio ordinario", tras haber presentado unos resultados ya mejores que en el 2019 y que arrojan una rentabilidad sobre el capital tangible (RoTE) del 11,8% "por encima del coste de capital", y con un ratio CET1
del 12,11%, después de aumentar en 27 puntos básicos en doce meses. Solo en el segundo trimestre reservó 18 puntos para esa remuneración al inversor.

 

Normas
Entra en El País para participar