La cultura pide auxilio asfixiada por la pandemia

Critican el abandono, la falta de ayudas y las restricciones

Imagen del concierto que dieron Ginebras en el Teatro Nuevo Alcalá de Madrid en febrero de 2021.
Imagen del concierto que dieron Ginebras en el Teatro Nuevo Alcalá de Madrid en febrero de 2021.

Debajo del brillo del espectáculo, la energía de un concierto, la emoción de ver a los actores sobre el escenario o la magia de una sala de cine, están los problemas estructurales que afectan desde hace años al sector de la cultura y que la crisis del coronavirus no ha hecho más que acentuar.

El entusiasmo y las ganas con la que los profesionales han enfrentado la pandemia no esconden los efectos de esta. El Ministerio de Cultura sitúa en el Informe del impacto Covid-19 en el empleo cultural en un 4,7% el descenso de trabajo en esta actividad en el primer trimestre de 2021, respecto al mismo periodo de 2020.

Desde la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (Faeteda), Jesús Cimarro, su presidente, calcula una “caída de la facturación de entre un 50% y un 70%”. El director general de la cadena de cines MK2, Álvaro Postigo, habla de “un 72% de pérdidas”.

Kin Martínez, presidente de la Federación de la Música en España, estima que “el paro afecta a un 75% del sector, la mayoría autónomos y pymes”. Finalmente, Iñaki Guevara, secretario general de la Unión de Actores y Actrices, afirma que “el 80% de estos vive por debajo del índice de la pobreza”.

El empleo bajó un 4,7% en el primer trimestre de 2021

En cuanto a las ayudas del Gobierno y las comunidades autónomas, hay división de opiniones. Postigo confiesa que “nos hemos visto solos”, a la vez que critica “la falta de coordinación y restricciones asimétricas” de las autonomías. Cimarro califica de “positivo el papel del Ejecutivo y de algunas autonomías y ayuntamientos”, aunque tilda este apoyo como “irrisorio” en comparación con el que han dado otros países como Alemania y Francia.

Luis Gil, director general de la Federación de Cines de España (FECE), cree que los ERTE “han sido una herramienta útil para los cines”, ya que solo han cerrado nueve. Yolanda Pérez, directora general de Stage Enterteinment, productora de espectáculos como El rey León o Tina, señala que “han funcionado bien” los préstamos del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Temor frente a la recuperación

Con la incidencia del coronavirus nuevamente disparada y con la quinta ola ya en marcha, el temor a que esto impacte en la recuperación ha vuelto a aparecer. Gil espera que la pandemia “no lleve a más restricciones”. Ramos piensa que esta “no va a ser inmediata” y pone la mirada en “finales de 2022”.

El director general de MK2 ha echado cuentas. Si las 3.500 pantallas que hay actualmente en nuestro país vuelven a vender por encima de los 100 millones de entradas, se superaron las 105 millones en 2019 según Comscore, compañía especializada en la medición de audiencias, no habrá problemas. Pero si ese número desciende por debajo de los 90 millones de espectadores, “desaparecerán complejos y empleos”.

Otra petición unánime es la recuperación para el próximo mes de septiembre del 100% del aforo, aunque deban usar las correspondientes mascarillas los espectadores que acudan a cines, teatros y otros espectáculos en recintos cerrados.

Demandan un nuevo marco tributario y fiscal y bajar el IVA del 21% al 10%

Daniel Martínez, viceconsejero de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, pionera en la reapertura de los espacios culturales en junio del año pasado y donde el aforo es del 75%, no se atreve a poner una fecha y pone el acento en que “si los números mejoran, ir pidiendo la normalización sin penalizar al tejido cultural y respetando los criterios sanitarios”.

Aspectos como este pueden tener una fuerte influencia en una recuperación que puede ser diferente en función del territorio y de las restricciones. Es lo que destaca Javier Margareto, propietario de dos cines en Ávila y Palencia y del teatro Ortega en esta última capital de la comunidad de Castilla y León. “En otras regiones tienen menos limitaciones y no ha habido contagios. Más restricciones de la cuenta suponen más dificultades para salir adelante”, declara.

Propuestas para salir de la crisis

El sector de las artes escénicas y de la música ha puesto negro sobre blanco sus propuestas para salir de esta crisis y corregir sus problemas estructurales.

Lo hicieron en la declaración Mercartes, firmada en el foro del mismo nombre celebrado en marzo de este año en Madrid y que ya han firmado 80 asociaciones, 331 empresas y 61 personas a título particular.

“Hemos planteado a la Administración 16 medidas para fortalecer y promover soluciones que reactiven el sector”, explica Cimarro. Aseguran que son un sector estratégico que genera “valor económico y social”, potencia “el turismo y la hostelería” y “vertebra el territorio y la población”.

Entre ellas destacan una efectiva coordinación de las Administraciones públicas con un claro reparto competencial y un plan estratégico que guíe la acción de estas, a la vez que se diseñe una nueva política de fomento de las artes escénicas.

El cine quiere prohibir el estreno simultáneo en salas y plataformas

La modificación urgente de la ley de contratos del sector público, la elaboración de un marco claro laboral y tributario, la creación del estatuto del artista y la bajada del 21% al 10% en la contratación de espectáculos, y del 10% al 4% en el precio de las entradas son otras de las reivindicaciones.

“La bajada del IVA es clave para la recuperación. Habrá más dinero para contratar, la única manera de generar empleo y actividad”, razona Cimarro. “Es fundamental que se acabe con la precariedad de los actores que trabajan bajo la figura de la intermitencia”, añade Guevara.

La Federación de la Música de España centra sus peticiones en “un nuevo marco normativo que permita la competitividad” basado en cinco puntos: regulación laboral y formativa, adaptación fiscal y planes para el desarrollo de la industria musical en nuestro país y de desarrollo de talento.

Desde Aedicine, la Asociación Nacional de Productores Independientes, Miguel Morales, su presidente, apuesta por regular los mercados. “El cine nacional debería ser distribuido por los independientes, no por los estudios”, que según sus datos copan entre el 75% y el 80% de la taquilla. A estos los acusa de abandonar a los cines durante lo peor del confinamiento. “El 93% de los estrenos entre junio y diciembre de 2020 vino de Aedicine” y otras productoras.

Postigo se suma a esta crítica, aunque salva a la Warner y pide al Gobierno que prohíba, como hace Francia, el estreno simultáneo en salas y plataformas.

Medidas que pueden servir para atender las dos necesidades de la profesión. La espiritual, que pasa por esa “energía de la gente” que siente Magüi Berto, vocalista de Ginebras en un concierto; o por la emoción del público que gritaba “¡Viva el teatro!” en el estreno de Las criadas en Madrid, y que recuerda Luis Luque, director adjunto artístico del Teatro Español. Y otra un poco más terrenal, pero también esencial, y que resume la actriz Itziar Castro en esta frase: “Después de varios meses de parón sin ningún ingreso, poder volver a trabajar fue un chute de energía y económico para mi”.

Más precariedad en danza, circo y en verbenas

Actuación de la orquesta Zodiako en enero de 2020 en La Guardia, Jaén.
Actuación de la orquesta Zodiako en enero de 2020 en La Guardia, Jaén.

Los profesionales que trabajan en las verbenas, el circo y la danza tampoco escapan de los precariedad que caracteriza al sector. Los tres comparten el diagnóstico: no hay ayudas, existen pocas o nulas contrataciones y desconfían de una recuperación que va a ser lenta.

Desde la Federación estatal de compañías y empresas de danza (Feced), Raquel Madrid, miembro de la junta directiva, confiesa que se encuentran “muy dañados”. Denuncia que “ya no hay ayudas” y desconfía de la recuperación: “La crisis continuará y sobreviviremos como siempre”.

“Solo está trabajando un 5%” de las orquestas”, calcula Chema Cantón, presidente de la coordinadora estatal de verbenas y espectáculos (CEVE). “No hay contrataciones por parte de los ayuntamiento. Las fiestas se están celebrando sin nuestra música”. No hay datos oficiales sobre este sector, pero su empresa puede servir de ejemplo. En 2019 tenía 32 empleados y actuaciones. Ahora no tiene ni una cosa ni la otra. Cantón señala también la falta de ayudas y cree que no volverán a actuar hasta 2022.

La coordinadora de CircoRed, la Federación de asociaciones de profesionales de Circo de España, Rosa Colell, asegura que “estamos intentando recuperar el circuito”, aunque “hay muchas compañías sin trabajo”. En 2021 se quiere recuperar la programación suspendida en 2020. Cree que la recuperación “será lenta” para las 650 compañías “por la falta de claridad en las ayudas directas”.

Normas
Entra en El País para participar