José María Díaz y Juan Díaz-Jove, cogestores de Rentamarkets Narval

Rentamarkets Narval: “Nos importa tanto el control de riesgos como la búsqueda de rentabilidad”

Son partidarios de la equiponderación de los valores en cartera, para no depender de solo una o dos compañías  

José María Díaz Vallejo junto a Juan Díaz-Jove.
José María Díaz Vallejo junto a Juan Díaz-Jove.

José María Díaz y Juan Díaz-Jove gestionan, mano a mano, el Rentamarkets Narval, uno de los dos únicos fondos que ofrece la gestora de activos fundada por Emilio Botín O'Shea. Se trata de una estrategia de renta variable europea que en 2020, tan solo dos años después de su lanzamiento, afrontó las caídas de marzo con buen pulso y logró cerrar el ejercicio ganando un 16,8%. En cuanto a 2021, mantiene la rentabilidad en dos dígitos, lo que les ha valido el reconocimiento de Morningstar y Citywire.

Tres años después de lanzar el fondo, ya han conseguido el rating 5 estrellas Morningstar. ¿Cuál es la clave?

José María Díaz. No solamente tomamos decisiones de inversión para generar rentabilidad, sino que también las tomamos pensando cómo proteger el capital si las cosas salen mal. Así que el aspecto diferencial de Narval, y lo que nos ha permitido obtener esas estrellas, es una gestión dual tanto de control de riesgos como de búsqueda de rentabilidad y que, además, las dos partes son igual de importantes. De hecho, en los dos últimos grandes periodos de caída del mercado, la cartera lo hizo sensiblemente mejor que la categoría y el mercado. Pero no te dan 5 estrellas en un fondo de renta variable simplemente por defender el capital, hay que ir al ataque. Y para generar rentabilidad invertimos en buenas compañías que encontramos a buenos precios.

¿Qué tipo de empresas buscan de la parte defensiva y qué otras para lograr rentabilidad?

Juan Díaz-Jove. Por un lado tenemos negocios que no son tan sensibles al ciclo, con un componente de ingresos recurrentes muy potente y que no sufran incluso cuando la economía vaya mal. Por otro lado, en aquellas compañías que sí son cíclicas, buscamos que no solo se recuperen rápido sino que, además, logren mejores condiciones que antes de la crisis económica o de su sector. Por ejemplo, uno de los sectores que peor lo ha pasado en la pandemia son las aerolíneas. Nosotros tenemos Ryanair en cartera por su modelo de negocio, estructura de costes, flexibilidad y porque tiene los aviones en propiedad, frente a otros que dependen de alquileres que no pueden cancelar. Por todo esto es capaz de recortar costes y aguantar mucho mejor durante las peores etapas, de tal manera que cuando el mercado vuelva a crecer, es capaz de poner a funcionar esas capacidades y absorber la demanda de competidores pequeñitos que se han quedado por el camino. Por lo tanto, no solo recupera los niveles previos, sino que, además, se pone por encima.

En marzo del año pasado cambiaron el 30% de la cartera. ¿Es habitual ese grado de rotación?

J. D-J. No, para nada. De hecho, nos gustan las compañías de calidad y esta no cambia de un mes a otro. Sin embargo, el precio sí puede variar, y cuando vemos caídas generalizadas del 50% te planteas si las empresas que tenemos en cartera son mejores que las oportunidades que nos está brindando el mercado. Desde entonces la rotación ha caído en picado.

J. M. D. Aunque somos inversores a largo plazo y cuando compramos una compañía miramos a varios años vista, no podemos confundir largo plazo con empecinamiento. En un momento donde el mundo cambia, como fue marzo de 2020, un inversor se tiene que replantear su cartera. El mundo no ha vuelto a cambiar, por tanto, nuestro planteamiento y nuestras posiciones están enfocados a esa recuperación que esperábamos en ese momento.

¿Qué tipo de empresas les gustan para su apuesta por el largo plazo?

J. D-J. Buscamos compañías que ofrezcan un tipo de bien o servicio que, a pesar de ser muy pequeñito con respecto al sistema del que forma parte, es indispensable. En el caso de la minería, tenemos una empresa, Epiroc, que vende maquinaria para picar la roca y que por sus funciones se desgasta bastante. Por lo tanto, no solamente las vende, sino que, además, ofrece piezas de recambio. Hablamos de una maquinaria crítica para esa actividad cuyo coste es muy pequeño en relación a toda la estructura de una minera, pero que siempre va a seguir vendiendo mantenimiento. Tiene unos ingresos muy recurrentes en una industria muy cíclica. Otra de las apuestas es la empresa de cáterin para colegios Kompass. Ofrece un servicio indispensable con un coste relativamente bajo comparado con los gastos generales, por lo tanto, si mantiene la calidad del servicio, el centro va a contar siempre con el mismo proveedor. La proposición de valor es la misma en ambos casos: servicio pequeño conforme al sistema que forma parte, pero indispensable.

¿Por qué dan el mismo peso en la cartera a cada empresa, un 2,5%?

J. D-J. Vemos que los que dedican el 10% a un valor acaban concentrando las pérdidas precisamente en este. 2020 nos ha enseñado que se puede confiar que algo es magnífico y, de repente, pasar algo tan imprevisible como una pandemia y todo se da la vuelta. Entramos en Kompass y en lo peor del confinamiento cerraron los colegios, cosa que no había pasado en la historia. Entonces aquello que pensábamos que era defensivo resulta que no lo fue. Y en cambio Epiroc, vinculado a un sector cíclico como la minería, se beneficia por la necesidad de producir más. Fíjate si nosotros hubiésemos metido más peso a Kompass pensando que era defensivo. Cayó un 50% y Epiroc subió.No es una estrategia habitual en otros fondos.

J. M. D. No, normalmente tienden a sobreponderar las posiciones en las que hay una mayor convicción apriorística. Pero para nosotros la convicción no se demuestra por el peso que otorgas a una compañía concreta, sino por la mera incorporación en cartera. Lo que buscamos es que la rentabilidad que genere Narval sea por el conjunto de las compañías, no depender de una o de dos.

¿Ven oportunidades entre las compañías españolas?

J. M. D. Tenemos desde el principio del proyecto a Faes Farma. La conocemos muy bien, entendemos su estrategia y vemos la oportunidad que tiene por delante y todo eso aporta a los intereses del partícipe. Y también Allfunds, aunque no cotice en España.

¿Qué previsiones manejan para agosto y últimos meses del año?

J. M. D. No trabajamos con previsiones de mercado para los próximos meses, porque nos estamos enfrentando a cosas que no sabemos. Lo que sí pensamos es que Epiroc, Kompass o Ryanair van a ser muy rentables en los próximos cinco o 10 años.

Normas
Entra en El País para participar