Contante y Sonante

No todos descansan en agosto, y si no que se lo digan a Fainé

Tiene sobre la mesa la opa de IFM sobre Naturgy y su proyecto para volvera Agbar. En agosto de 2020 fue el mes definitivo para atar la fusión de Bankia y CaixaBank

El presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé
El presidente de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé EFE

Desde hace años, bastantes, o quizá ha sido siempre así, en la última quincena de julio se amontona el trabajo. Es como si no hubiera un mañana, como si todos quisiéramos irnos de vacaciones con todos los deberes hechos. Incluso el Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA en sus siglas en inglés) han decidido, y no es la primera vez, dar a conocer los resultados de los test de estrés de los bancos de la zona euro el 30 de julio, a las 18 horas. El mismo día que CaixaBank y BBVA presentan sus resultados semestrales. Pues eso, que no hay un mañana.

También es cierto que en agosto varios banqueros y empresarios eligen ese mes para hacer sus grandes proyectos, para tener todo listo para llegar en septiembre con la lista de deberes a hacer.

Este es el caso de Isidro Fainé, presidente de la Fundación Bancaria La Caixa, por extensión de Criteria, y de CECA. Este empresario, uno de los más veteranos de España, tiene sobre la mesa varios frentes abiertos que deben repasarse en agosto.

El pasado año ya fue uno de los más activos para Fainé. Logró armar un puzle que llevaba años componiendo, el de la fusión de CaixaBank y Bankia, su gran proyecto.

Durante el mes de agosto del pasado año Fainé dio los últimos toques, con consejo incluido, a esta operación que dio lugar a la entidad financiera más grande de España, y que culminó en el 26 de marzo de este año, con la desaparición de Bankia de los registros al ser absorbida por CaixaBank, banco en el que las Fundación Bancaria La Caixa contaba con el 40% de su capital, participación que tras esta operación corporativa se ha reducido al 30%. Pero sigue siendo el primer accionista y a gran distancia del segundo, el Estado, que cuenta con el 16,1%.

Este año las vacaciones tampoco serán tranquilas para este empresario, que el pasado 10 de julio cumplió los 79 años de edad. Y no es por su imputación el pasado mes de abril en el caso Villarejo por un posible delito de cohecho activo, sino por las decisiones estratégicas que debe analizar y aprobar sobre el papel de La Caixa en la opa presentada por IFM sobre Naturgy, compañía en la que controla el 25,58%, y en la que mantiene su objetivo de seguir apostando por ella con más compras de acciones.

Narturgy es, junto a CaixaBank, una de sus principales vías para nutrir de fondos a La Fundación La Caixa en los próximos, incluso 50 años por poner una fecha. Los dividendos son la clave de la fundación para cumplir con sus objetivos de la obra social.

Revolut es toda una historia de éxito, vale hoy más que CaixaBank, que Telefónica o que su compatriota NatWest

Criteria, el hólding industrial de La Caixa, se ha convertido con las últimas compras en el primer accionista de la energética, consolidándose por encima de CVC y de GIP, que controlan el 20%.

El objetivo de Criteria es no acudir a la opa presentada por IFM sobre Naturgy (que el próximo 27 de julio presentará su su plan estratégico 2021-2025), y complica los proyectos del fondo australiano, ya más enredados tras conseguir la energética superar la semana pasada y por primera vez el precio de la oferta, aunque el viernes cerró por debajo (a 22,18 euros por acción, frente los 22,37 euros que incluye la oferta). El extensísimo folleto de IFM sobre la opa de Naturgy se encuentra desde hace semanas en la mesa de la CNMV, pero el Gobierno debe aún emitir su opinión y plantear medidas para blindar su capital. La operación puede ser aprobada antes del 6 de agosto, aunque ya se especula con un calendario más ampliado, hasta septiembre.

Fainé también tiene entre sus tareas veraniegas analizar una posible operación sobre Agbar a través también de La Caixa. En este caso, sin embargo, no depende de los dos protagonistas, sino de lo que suceda entre Veolia y Suez. Ambos llegaron hace unas semanas a un principio de acuerdo que puede ser de gran trascendencia para Agbar, la filial española de Suez. La operación podría abrir la puerta al regreso de Criteria como accionista de referencia de Agbar, un plan que lleva meses en cartera y que quedó en el aire debido precisamente a la irrupción de Veolia.

Los grupos franceses de agua y gestión de residuos firmaron a mediados de mayo un acuerdo de fusión que cerró meses de conflicto. Esta operación permite al hólding inversor de La Caixa explorar su encaje en la firma que gestiona el agua de Barcelona, y de la que ya fue accionista. Pero también según los calendarios que se barajan, la posible entrada de Criteria en Agbar no se decidirá hasta que la opa de Veolia y Suez tengan la autorización del Gobierno galo, lo que ocurrirá alrededor del próximo mes de noviembre. Hasta entonces toca diseñar, planificar y esperar.

Eso sí. Fainé ha logrado acabar de un plumazo con las intenciones de la AEB de fusionarse con CECA, operación que el Banco de España veía con buenos ojos, e incluso podía impulsar. Las dos patronales seguirán colaborando como en los últimos años, pero cada uno por su lado. ¿Qué es eso de perder presencia internacional por una fusión que solo interesa a la gran banca tradicional?, aseguran fuentes financieras. Y es que con esta teórica fusión las antiguas cajas y sus fundaciones, encabezadas por Fainé, perderían su puesto en la Federación Europea de Cajas como mínimo. ¿Y para qué?. Pues eso, en el último consejo de CECA sus miembros dijeron que estaban muy a gusto como están, todos amigos, pero cada uno en su casa.

Y cambiando de tema. Revolut, el neobanco con sede en Londres ya vale, según la última ronda de financiación que ha llevado a cabo las semana pasada, 28.000 millones de euros. Más que CaixaBank, más que Telefónica o que su compatriota, el cuarto banco británico NatWest. Toda una historia de éxito que ha convertido a su cofundador, el ruso de 36 años de edad Nik Storonsky en multimillonario solo seis años después de fundar esta firma en 2015. Pese a ello¡, varios expertos se preguntan cómo es posible que un negocio de tarjetas, principalmente, sea tan rentable. Si es así ¿por qué CaixaBank, Santander o BBVA, por poner ejemplos, no venden sus divisiones o las sacan a Bolsa?. Harían un negocio redondo, señalan estos expertos.

 

Normas
Entra en El País para participar