El futuro de la entrega en ciudades: menos drones, más eficiencia

El futuro de la entrega en ciudades: menos drones, más eficiencia
Getty Images

A la hora de pensar en el futuro de la última milla, el término por el que se conoce en logística a la parte final de la entrega, cuando la mercancía está a punto de llegar a su destino final, es común que se piense en nuevas formas de transporte como, por ejemplo, el uso de drones para repartir pedidos. Si bien la entrega de paquetería mediante drones es algo vistoso y llamativo, no parece ser el principal factor que marcará la entrega del mañana, la logística en la gran ciudad.

El director de innovación y proyectos del Centro Español de Logística (CEL), Ramón García, prevé que los drones jugarán un cierto papel de nicho, pero que lo fundamental será la búsqueda de la eficiencia. “Nadie se cuestiona cómo van de llenos los vehículos o cómo de eficiente es el reparto. Los drones son un vehículo de transporte. Las soluciones de futuro, si queremos hacer un reparto más organizado y eficiente, no pasa por buscar nuevos vehículos de transporte, sino por buscar soluciones logísticas”.

Por soluciones logísticas, el director de innovación entiende ideas que mejoren la organización de los envíos. Por el momento, las autoridades que han tenido en cuenta a la logística lo han hecho desde la perspectiva de la contaminación más que desde la búsqueda de la eficiencia, algo mal planteado según García, ya que la eficiencia trae menor contaminación de por sí. “A día de hoy la primera oleada de soluciones de los ayuntamientos ha sido instar a usar el vehículo eléctrico. Estos vehículos efectivamente contaminan menos, pero no contribuyen a solucionar los problemas de congestión logística. Lo que hay que plantear es que no hay nada más sostenible que el ahorrar hacer una acción. En ese contexto, el dron tendrá su nicho, pero no será la solución ni mucho menos de todo esto. La solución de la última milla pasa por la perspectiva logística”, incide.

Mientras que el director de innovación estima que en algunas ciudades con río el transporte fluvial ayudará a aliviar la congestión logística, en otras será necesario un cambio sustancial. “En mi opinión, lo que va a tener que suceder en los próximos años es que pasemos de una logística que se adapta a las ciudades a unas ciudades que se tengan que adaptar a la logística”, concluye. 

Normas
Entra en El País para participar