Supervisores

La CNMC cree que hay que cambiar los hábitos del consumo de la luz

Afirma que el "el objetivo último es la descarbonización"

Sede de la CNMC.
Sede de la CNMC.

La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, reconoció que las franjas tarifarias impuestas para calcular el nuevo recibo de la luz "e irán ajustando a medida que se adapte el consumo y se descarguen a las redes en las horas de mayor congestión. "Si se adaptan determinados consumos y esas franjas de mayor congestión
cambian, iremos acomodándolas a medida que observemos nuevos huecos o una menor congestión en las redes", explicó durante su intervención en el seminario organizado en la UIMP por la Apie y BBVA.

Explicó que el objetivo del nuevo régimen tarifario es la descongestión y bajar la demanda en horas punta para favorecer la transición energética hacia producciones limpias o no emisoras. Aunque abrió la puerta a posibles cambios tras tener información suficiente frente a la demanda que, según reconoció, ya ha tenido la CNMC para que amplíe el horario de consumo "valle" y arranque "a las diez de la noche, en lugar de las 12".

Lo que sí que tenemos que hacer es ser muy cuidadosos para fijar esas franjas", algo que aplazó a cuando se tenga "observada de forma consistente esa adaptación al uso de las redes".

Hasta entonces pidió que los hábitos de consumo se acomoden a las franjas y desplacen tareas a horas más económicas. "A las 11 de la noche o a las 7 de la mañana, o durante el fin de semana, a la hora que quiera o si quiere a mediodía que es un poco más barato, pero no necesariamente tenemos que poner una lavadora a las 12 de la noche, creo que nos podemos organizar algo de otra manera", refirió.

Tras reconocer que no se ha hecho una buena pedagogía y formación sobre el cambio tarifario, apuntó que junto al cambio de hábitos también se puede adoptar la programación en electrodomésticos, "comprar temporizadores por 20 euros", o avanzar en el autoconsumo. E insistió en lo necesario de la aplicación de la medida porque "el objetivo último es la descarbonización" y "es una misión que nos compete a todos". "No podemos estar hablando de los perjuicios que tiene en estos momentos todo el medioambiente y a dónde vamos y qué país, qué planeta vamos a tener de aquí a no a 20, sino a 10 años, y, al mismo tiempo, no ser sensibles a determinados comportamientos que deberemos ajustar", expuso.

Normas
Entra en El País para participar