_
_
_
_

Inflación, mercados y ahorro

¿Qué es lo que debemos saber sobre la subida de la inflación?

En los últimos meses, la inflación ha vuelto a nuestro a día a día y a la primera plana de la actualidad económica y financiera. Las subidas que han experimentado los precios en los últimos meses han puesto algo nerviosos a muchos inversores que se han estado preguntando cómo les puede afectar y si puede ser motivo suficiente para que el comportamiento de los mercados se dé la vuelta.

¿Qué está pasando? Empezando por el principio, debemos saber que hablamos de inflación cuando tenemos un incremento sostenido del nivel general de los precios de una economía. Un escenario que llevamos meses observando a ambos lados del Atlántico.

En Estados Unidos, la inflación interanual en mayo ha subido un 5% -el repunte interanual del mes anterior fue del 4,2%-, marcando máximos desde el año 2008. Si ponemos el foco en el incremento mes a mes, la cifra ha sido del 0,6%, dos décimas menos que lo que marcó en abril y una más de lo que habían pronosticado los analistas. Desde el Departamento de Trabajo de Estados Unidos señalaron que esta escalda se debe, por un lado, al alza de los precios de la energía y, por otro, a la subida de los precios de los coches de segunda mano que se han vendido y de los billetes de avión, que han visto cómo, con la retirada de muchas de las restricciones por la pandemia, su demanda ha aumentado.

Si nos fijamos en la inflación subyacente -la que excluye los precios de las materias primas y de los alimentos más frescos, que se consideran más volátiles- la subida ha sido del 0,7% en tasa mensual y del 3,8% en tasa interanual. En la zona del euro, el dato de mayo nos ha dejado un incremento en tasa interanual del 2%, la mayor subida desde octubre de 2018.

Las reacciones de los bancos centrales

Mientras el mercado se movía muy pendiente y preocupado por los datos que conocíamos sobre la inflación, los bancos centrales salieron a escena y lanzaron el mensaje de que esto podría se un fenómeno puntual que no iba a durar en el tiempo. Un recado que, como señala Marta Campello, socia y gestora de fondos en Abante, fue un ejercicio pedagógico para el mercado.

Con este clima, los inversores miraban muy de cerca las reuniones que estaban previstas para junio. Unas citas que, en algunos casos, terminaron sin sorpresas y que, en otros, han sido la antesala del cambio que puede empezar a venir.

El Banco Central Europeo concluyó su reunión sin cambios de política monetaria y manteniendo todos los estímulos que se pusieron en marcha desde la pandemia, con el mensaje claro de que la subida de la inflación iba a ser temporal en la zona del euro.

La Reserva Federal de Estados Unidos se mantuvo en la misma línea al explicar que las presiones inflacionistas van a ser algo transitorio, pero su discurso sí ha levantado las alertas del mercado. ¿El motivo? Aunque Jerome Powell, en sus comparecencias, ha dejado claro que la inflación puede seguir subiendo, pero siempre de forma temporal como consecuencia de la reapertura económica y del fin de muchas de las restricciones con las que estábamos viviendo, el mercado ahora mira de cerca el nuevo escenario que ya se está debatiendo: el comienzo de la retirada de los estímulos.

En su última reunión el organismo habló de 2023 como el año para empezar a subir los tipos de interés, y dejó claro que el tapering ya se estaba discutiendo, sin una fecha clara en el calendario.

¿Y los mercados? ¿Y el inversor? ¿Qué pasa con el ahorro?

El cambio de tono de la Fed ha hecho que los mercados empiecen a asumir que la política monetaria en Estados Unidos podría pasar a ser menos acomodaticia en los próximos meses, un proceso que puede hacer que la volatilidad suba.

Esta sensación llega, además, en un periodo estival en el que suele haber siempre menos negociación en los mercados y en el que muchos inversores no saben muy bien cómo seguir la actualidad financiera y qué hacer con sus inversiones: las vacaciones de verano.

Al margen de la evolución de los mercados -en este blog hemos comentado muchas veces que jugar a adivinar lo que pueden hacer es imposible y que lo mejor es estar invertido de una forma global y diversificada y siempre según nuestros objetivos y perfil de inversor- lo que sí que podemos tener claro es cómo nos afecta la subida de la inflación.

El objetivo de inflación que manejan los bancos centrales y que es el que se tiene en cuenta es el 2%. Con este dato en la mente es con el que tenemos que hacer cálculos a la hora de pensar en qué productos depositamos nuestro dinero para sacarle partido porque si invertimos en vehículos que nos dan menos rentabilidad corremos el riesgo de perder poder adquisitivo. Es decir, la rentabilidad real de nuestras inversiones será negativa y, con el paso de los años, estaremos perdiendo capacidad de compra.

¿Cómo lo evitamos? Con un ejercicio de planificación financiera que tenga siempre en cuenta la inflación y que busque siempre superarla, en términos de rentabilidad, y teniendo siempre en cuenta nuestras circunstancias personales, para qué invertimos y cuál nuestro plazo de inversión

Más información
¿Quieres saber si tu cartera de inversión preparada para los próximos meses?

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_