Cañitas Maite arrasa: premio revelación, mejor croqueta y mejor escabeche

Los chefs tienen 23 años y son los grandes triunfadores de la última jornada de Madrid Fusión

Javier Sanz y Juan Sahuquillo, tras ganar el Premio Cocinero Revelación del Año. EFE
Javier Sanz y Juan Sahuquillo, tras ganar el Premio Cocinero Revelación del Año. EFE EFE

Eran los favoritos. Desde hace meses, Javier Sanz y Juanjo Sahuquillo, cocineros de Cañitas Maite en Casas-Ibáñez (Albacete), son la gran revelación de la gastronomía española, que se ha hecho realidad en la última jornada de Madrid Fusión, en la que han resultado ganadores del premio al Cocinero revelación.

Su gran hazaña es que han conseguido que numerosos gastrónomos se desplacen desde diferentes puntos de la geografía, a pesar de la pandemia, hasta esta localidad manchega para descubrir las propuestas gastronómicas de estos dos amigos de la infancia, de 23 años, que han convertido una casa de comidas, con hotel incorporado, en un templo de la creatividad.  “El premio nos da muchísimos ánimos, hemos luchado y seguiremos luchando por seguir creciendo. Tenemos a una gran equipo detrás de casi 12 personas, todos somos amigos de la escuela y nos hemos unido a un proyecto”, señaló tras el premio Sahuquillo.

No es el único galardón que se llevan de Madrid, ya que también resultaron ganadores de uno de los premios más cotizados de esta feria, como es el de la mejor croqueta de jamón ibérico de España, que patrocina la firma salmantina Joselito. La receta, 

La tarde fue redonda para la pareja de cocineros, ya que se alzaron con el premio de la II edición del Concurso Nacional de Escabeches, organizado por Raíz Culinaria Castilla-La Mancha. Su plato: un guiso de pechuga de gallo negro escabechada a baja temperatura con verduras encurtidas en vinagre de flores y un parfait de hígado de ave y perdiz escabechada.

Proveedores escogidos

Tras formarse en sitios de referencia, como Casa Marcial y Atrio, Javier Sanz regresó a su casa para convertir Cañitas en una referencia gastronómica. A su lado, su mano derecha, Juan Sahuquillo, con quien estudió en la Escuela de Hostelería de Toledo, formado en Mugaritz y con el mallorquín Andreu Genestra. Juntos han apostado por una cocina de mercado, que se nutre de algunos de los mejores proveedores nacionales: los mariscos proceden de la ría de Aurosa, O´Grove, y de las lonjas de Huelva y Altea; los pescados de O´Grove, Ribeira y Vigo,; las carnes de vaca y buey son de Lyo; el arroz bombita de la Albufera, madurado 12 meses y pulido al 60%; o las hierbas aromáticas y piñas verdes, recolectados por ellos mismos en la serranía del Júcar. 

Normas
Entra en El País para participar