El hotel Villa Padierna estrena galería de arte contemporáneo

El coleccionista Badr El Jundi abre un espacio dedicado a artistas emergentes

El hotel Villa Padierna estrena galería de arte contemporáneo

El hotel Anantara Villa Padierna Palace en Marbella ya está casi a pleno rendimiento, desde que reabrió sus puertas el pasado 7 de mayo, con un 90% de ocupación el fin de semana.
El complejo, rodeado de tres campos de golf, reúne más de 1.200 obras de arte entre pinturas, esculturas y otras expresiones artísticas, que los fundadores, el empresario Ricardo Arranz, y su esposa, Alicia Villapadierna, fueron comprando a lo largo de los viajes que realizaron por todo el mundo. Esto le convierte en un auténtico museo, al que se añade ahora otra iniciativa: Badr El Jundi, una galería de arte contemporáneo, que recibe el nombre de su fundador, un coleccionista y vendedor de arte de origen libanés, que se inició en esta actividad en 2014. El espacio ocupa tres escenarios, una luminosa estancia en el interior del hotel, una sala neoclásica y los jardines exteriores del hotel.

Escultura en el jardín del hotel Anantara Villa Padierna Palace, de Marbella.
Escultura en el jardín del hotel Anantara Villa Padierna Palace, de Marbella.

La primera exposición que acoge el espacio lleva por título Trace Evidence, y aúna piezas de cuatro artistas emergentes, como son los casos del británico Tom Anholt – que expone las obras The Merchant’s Daughter, (2020) y Lisa I (2018)–, del polaco Igor Moritz ­–Błażej in Christmas Sweater (2020) y Christi drinking coffee in a Balaklava (2021)–, de la británica-nigeriana Sola OlulodeWalking Study (2021), Whatever the Weather (2021) y Falling in Love (2021)– y la artista chilena-peruana Ivana de VivancoWestern Hand (2021), Recognition Failure (2020) y Triple Drama (2020).

Para lanzar este proyecto, Badr El Jundi, que también estará presente en la feria Urvanity, que se celebra en el Colegio Oficial de Arquitectos Madrid hasta el próximo domingo, cuenta con la experiencia de María Gracia de Pedro, directora de la galería, además de comisaria de la muestra. De lo que se trata, afirman sus promotores, es de que el visitante viva una experiencia diferente, descubra nuevos artistas y se sumerja en un mundo de sensibilidades y realidades diferentes.

El hotel cuenta además con el restaurante que 99 Sushi Bar de Madrid ha abierto en el hotel. Otro plus: alojarse en alguna de sus nueve villas, entre ellas la de Obama, en la que se instaló, durante su visita a la Costa del Sol, Michelle Obama. El precio: entre 1.524 euros y 4.000 euros la noche en temporada de verano.

Normas
Entra en El País para participar