Adolfo Monclús y Ricardo Vidal: “Huimos de los índices, nos gustan empresas con alta generación de caja”

Buscan siempre empresas de calidad, a las que analizan durante meses antes de incluir en cartera. CAF, Catalana Occidente y Fluidra, sus apuestas destacadas en Bolsa española. Entre las europeas está DHL, división de paquetería exprés de Deutsche Post

Adolfo Monclús y Ricardo Vidal, directores de gestión de activos e inversiones de EDM.
Adolfo Monclús y Ricardo Vidal, directores de gestión de activos e inversiones de EDM.

Nacida en 1989 de la mano de Eusebio Díaz-Morera, EDM centró su negocio en Cataluña hasta que, a comienzos de los 2000, abrió oficina en Madrid y, hace casi diez años, en México. Más de tres décadas durante las que han llevado a gala su independencia y un estilo propio de inversión, personalidad que aseguran que no ha cambiado pese a contar actualmente con Mutua Madrileña como accionista mayoritario. Repasamos junto a Adolfo Monclús, director de gestión de activos, y Ricardo Vidal, director de inversiones, sus estrategias.

¿Lo hacen mejor las gestoras independientes que las bancarias?

Adolfo Monclús: Aportamos un valor diferencial. En primer lugar, porque se produce un alineamiento mayor con los intereses del inversor, ya que nos centramos únicamente en gestión y, si no se ofrecen otros servicios, como es nuestro caso, no hay ningún tipo de conflicto de interés. Esa independencia también nos permite una fidelidad a un estilo y proceso de inversión ejecutado con éxito durante muchos años. El hecho de poder centrarnos en un número reducido de fondos de inversión, que gestionamos mejor que terceros, es otro punto a favor. Pero esa independencia, para tener éxito, tiene que ir acompañada de buenos resultados y, en el caso de EDM, y quizás de otras gestoras independientes, está testeado. Otro factor muy importante para que una gestora independiente sea capaz de añadir ese valor diferencial es la comunicación, entendida desde la cercanía con el cliente, algo que no pueden ofrecer las grandes entidades. Si todo esto se une en una gestora independiente, como es el caso de EDM, es una historia de éxito.

Ricardo Vidal: También es importante resaltar que nuestro estilo de inversión no ha variado desde nuestros inicios, hemos sido fieles a nuestra particular manera de afrontar las inversiones. Los resultados de nuestra gestión te dan la consistencia y te avalan para mantener esos valores.

No nos gusta que nos encasillen ni en el ‘value’ ni en el ‘growth’. Preferimos ser pragmáticos y huir de las etiquetas

¿Cuál es ese estilo de gestión ­propio?

Vidal: Lo que buscamos es tener convicción en compañías, huir de los índices, encontrar empresas de calidad con ventajas competitivas en negocios globales y con una generación elevada de caja, lo que nos ha permitido, a lo largo de los años, obtener esos buenos resultados.

Monclús: Invertimos mucho tiempo en conocer a la dirección de las compañías, porque un buen equipo gestor es capaz de triunfar incluso en el escenario más complejo y competitivo.

¿Qué empresas les gustan?

Monclús: No nos gusta que nos encasillen ni en el value ni en el growth. Nos gustan las compañías de calidad, que tengan cierto crecimiento, porque es una forma de aflorar valor, y nos gusta comprarlas baratas, pero nosotros preferimos definirnos como pragmáticos y huir de las etiquetas. Se ha visto que estas etiquetas de value y growth, cuando se llevan al extremo, llevan a errores importantes.

¿Y qué compañías de calidad han descubierto últimamente?

Monclús: En el fondo europeo una de las posiciones principales ha sido Deutsche Post DHL. Todas sus unidades de negocio han tenido un comportamiento muy positivo en los últimos trimestres, pero para nosotros el negocio de paquetería exprés de DHL es la joya de la corona. Está en cartera desde hace tres o cuatro años. Cotiza a unos múltiplos muy atractivos, por debajo del sector, eso nos hace estar muy confiados en que lo puede seguir haciendo muy bien en el futuro. Otro sector destacado dentro de nuestro portfolio es el de tecnología, con la compañía danesa ASML como posición más destacada. Ha doblado el tamaño de sus beneficios en cinco años.

¿Y en Bolsa española?

Vidal: Una de las principales apuestas es CAF. Además de su actividad típica, que es la fabricación de material rodante, tiene exposición al transporte urbano sostenible, que actualmente pesa más del 20% de la facturación del grupo. Otra que tenemos desde hace más de diez años en cartera es la compañía de seguros Catalana Occidente. Otra compañía que fue una de las principales contribuidoras a la rentabilidad del fondo, tanto el año pasado como en lo que va de este, es Fluidra, líder mundial en piscinas y, muy importante, de su mantenimiento. Se ha visto beneficiada por la pandemia y el efecto cocooning. La gente se quedó en casa y muchos se hicieron su piscina, que había que mantener.

Hace ya semanas que hemos dejado de pensar en la crisis para concentrarnos en el futuro

¿Qué rotación tienen sus car­teras?

Vidal: Bajísima. La histórica ha sido de alrededor de un 20%. Eso significa que, en promedio, las compañías están unos cinco años en cartera. Es verdad que en 2020 tuvimos alrededor de un 35%, al menos en la cartera española, pero, aun así, comparado con el sector, es muy baja.

Monclús: Hay que recordar que antes de comprar una compañía hacemos un proceso de análisis muy profundo, que puede llevar meses; la miramos con todo detalle y, si hay algo que no entendemos, nunca invertimos en ella. Eso nos ha permitido evitar escándalos financieros como el de la fintech alemana de pagos por internet Wirecard. Nosotros la estudiamos, pero no entendíamos cómo generaba el flujo de caja.

¿Qué lecciones sacaron de esos primeros meses de pandemia?

Monclús: Cuando cunde el pánico es fácil caer en él; sin embargo, es cuando se producen las oportunidades. Aquellos inversores que, como nosotros, invirtieron durante marzo de 2020, lograron unas rentabilidades elevadísimas.

¿Creen que ya ha pasado lo peor de la crisis?

Monclús: En la comunidad inversora, que generalmente se adelanta a la economía real, hace ya semanas que hemos dejado de pensar en la crisis y pensamos en el futuro.

 

Normas
Entra en El País para participar