Energía

Imaz enfría la venta de una participación minoritaria en el negocio de Clientes

Explica que será difícil encontrar un socio que añada valor al crecimiento de este segmento de negocio

Imaz enfría la venta de una participación minoritaria en el negocio de Clientes

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha enfriado la posible  venta de una participación minoritaria en su negocio de Clientes debido a la dificultad para cerrar una operación que permita mejorar su crecimiento. En una conferencia con analistas para presentar los resultados del primer trimestre de 2021, el ejecutivo de Repsol ha explicado que solo la llevarán a cabo si encuentran un socio capaz de añadir valor, algo que "no será una tarea fácil" dada la fortaleza de marca y la reputación de Repsol.

"Siempre estamos monitoreando el mercado para buscar oportunidades inorgánicas que puedan ser beneficiosas para nuestros accionistas. Tenemos tiempo para evaluar la posibilidad de vender una participación minoritaria en nuestro negocio centrado en el cliente, pero solo si consideramos que un socio potencial tiene la capacidad de agregar valor al negocio actual y no será una tarea fácil", enfatizó

En ese sentido Imaz  apuntó que Repsol cuenta con una posición de fortaleza en el mercado y un alto potencial de crecimiento. "Contamos con más de 24 millones de clientes, una reputación de marca sólida y unas previsiones brillantes. Estimamos un crecimiento del ebitda de un 40%  para este negocio en 2025 en comparación con los niveles de 2019. Quiero decir que no es fácil encontrar un socio para mejorar este negocio", concluyó.

Negocio de renovables

Por otro lado, el ejecutivo de Repsol ha asegurado que la compañía aún mantiene abierta tanto la posibilidad de sacar a Bolsa su negocio de renovables como la de dar entrada a un nuevo socio y se da 13 meses para tomar una decisión final.

"La razón de esta operación es principalmente tener el vehículo adecuado que aporte una visibilidad clara del negocio bajo en carbono y disminuir el coste de capital de la empresa. No tiene nada que ver con variables de ejecución ni con el mercado. Por lo tanto, no tenemos prisa por lanzar una oferta pública inicial o encontrar un socio, estamos analizando el proceso, estamos en contacto con socios potenciales y tomaremos una decisión final. Nuestro objetivo no es desinvertir, sino tener el vehículo adecuado con un bajo coste de capital para potenciar el crecimiento de este negocio", explicó Imaz.

Cuestionado varias veces sobre el avance en la operación, el ejecutivo de Repsol reiteró que el objetivo es encontrar el vehículo adecuado para reducir los costes e impulsar un negocio que se encuentra en plena construcción y apuntó que incluso podría darse una combinación de ambas opciones: primero encontrar un socio y posteriormente sacarlo a Bolsa.

"Ahora mismo estamos desarrollando las capacidades para administrar este negocio. Estamos trabajando internamente para que el negocio tenga el vehículo adecuado en términos financieros para impulsar el crecimiento y eso va a ser bastante similar en ambos casos. Y déjame decir que una combinación de ambos también es una opción. Porque quizás podríamos tener un socio que de alguna manera nos ayude a construir este vehículo con menor coste de capital  y después preparar juntos la OPV, ya que en el medio o largo plazo podría ser una fórmula interesante para el potencial socio", expresó.

Eleva 10% su previsión de ebitda

Además, Repsol ha elevado su previsión de resultado bruto de explotación (ebitda) ajustado para 2021 un 10 %, hasta 5.800 millones de euros, ante el repunte de los precios del crudo y gas. Imaz explicó ante los analistas  que la subida de la cotización internacional de petróleo y gas y la fortaleza del negocio de Química, sobre todo en el segundo semestre, permitirá compensar el bajo margen de Refino, que la petrolera sitúa ahora en 2 dólares por barril, frente a los 3,5 dólares de su anterior previsión.

Repsol prevé cerrar el año con una deuda neta de 6.800 millones de euros, nivel similar al de 2020, y abonar un dividendo de 0,6 euros en efectivo en julio. 

Durante la conferencia con analistas, Imaz confió en que los márgenes de refino crecerán a medida que la demanda se vaya recuperando con el fin de las restricciones a partir del 9 de mayo, cuando expirará el estado de alarma en España y se relajarán las restricciones de movilidad "No tengo un total claridad de qué pasará, pero parece que ahí las restricciones van a ser claramente menores y estamos preparándonos para una clara recuperación de la demanda en las próximas semanas debido al fin del estado de alarma"

Normas
Entra en El País para participar