Infraestructuras

Atlantia se da hasta el viernes para decidir sobre la oferta pública por Autostrade

El consorcio de CDP prorroga la validez de su propuesta hasta el 31 de mayo, mientras ACS sigue haciendo sus cuentas para ofertar

El logotipo de Atlantia en la entrada de su sede en Roma.
El logotipo de Atlantia en la entrada de su sede en Roma.

Atlantia sigue arañando plazo para analizar y fijar su posición sobre la oferta de la empresa pública italiana CDP por su filial de autopistas Autostrade per l'Italia (ASPI). De hoy se pasa al viernes, cuando está convocado de nuevo el consejo de administración. La desinversión es forzosa, tras el grave siniestro de hundimiento del viaducto Morandi en agosto de 2018 en Génova, pero los titulares de un 88% del capital de ASPI no quieren irse a cualquier precio. Sobre la mesa, la puja vinculante de CDP, en consorcio con Macquarie y Blackstone, es de 9.100 millones por la mayor concesionaria del país transalpino, con 3.000 kilómetros de autopistas en operación.

CDP eludió mejorar ayer su propuesta, en contra de lo que demanda Atlantia, tras una reunión de su órgano de decisión. La entidad estatal tiene bajo análisis la posibilidad de que ASPI reciba 400 millones de euros del Estado como compensación al derrumbe del tráfico por las restricciones a la movilidad para contener el virus. Lo que sí ha hecho el consorcio es ampliar la validez de su oferta vinculante hasta el 31 de mayo, lo que da aire a Atlantia tanto para la toma de una decisión como para esperar la propuesta que está elaborando la española ACS.

Esta última entró en liza con un acercamiento informal al consejo de la compañía controlada por la familia Benetton el pasado 8 de abril. Aseguró que podría pagar hasta 10.000 millones de euros y que su intención final era crear el mayor grupo de autopistas del mundo con la integración de su participada Abertis con ASPI. Posteriormente explicó, en una segunda comunicación remitida a Atlantia, que firmaría un crédito puente para sostener la transacción mientras cobra en el cuarto trimestre los casi 5.000 millones en efectivo que se ha comprometido a pagar la francesa Vinci por su división de Servicios Industriales.

En cada una de las cartas enviadas por ACS se ha insistido en la disponibilidad a integrar sus planes con los de CDP, y siempre en consonancia con la opinión del Gobierno de Mario Draghi. Este último ha recordado, por boca del ministro de Infraestructuras, que tiene derecho a vetar la operación pro el carácter estratégico de ASPI y sus activos.

El aplazamiento de hoy, como el del pasado día 23, otorga margen a ACS para diseñar su operación de entrada en el mercado concesional italiano.

Una vez realizado el análisis sobre la oferta de CDP, el consejo de Atlantia pretende defender su opinión en una junta de accionistas que pretende fijar para antes del 28 de mayo.

Normas
Entra en El País para participar