Infraestructuras

ACS gana margen en la pugna por Austostrade

El consejo de Atlantia se volverá a reunir próximamenete para evaluar la propuesta vinculante de la entidad pública

Logotipo de la empresa de infraestructuras Atlantia en su sede de Roma.
Logotipo de la empresa de infraestructuras Atlantia en su sede de Roma.

ACS ha obtenido algo de tiempo en su pugna por Autostrade una vez que la propietaria de la mayor concesionaria italiana de autopistas, Atlantia, ha aplazado sus conclusiones sobre la oferta vinculante de CDP. La reunión del consejo de administración del grupo controlado por la familia Benetton ha concluido que convocará un nuevo encuentro para tomar las decisiones necesarias.

Del consejo de hoy se esperaba una opinión del Atlantia sobre la propuesta de CDP, en consorcio con Macquarie y Blackstone, así como la fijación de una junta de accionistas antes del 28 de mayo. En esa cita se debe tomar la decisión definitiva sobre la desinversión forzosa en Austostrade, de la que Atlantia controla el 88% del capital. Las opciones son el traspaso al consorcio con mayoría pública o, si lo permite el Gobierno de Mario Draghi, intentar vender en el mercado. Y ahí es donde encaja la mejora realizada por ACS.

ACS 22,86 1,60%

El sometimiento al examen por parte de la junta de accionistas se debe tanto al volumen de la operación como a la oposición del fondo TCI, titular de un 10% de Atlantia, a vender al precio propuesto por CDP: 9.100 millones de euros frente a los 10.000 millones que ha trasladado ACS en su muestra de interés.

La ausencia de una decisión del consejo ofrece cierto margen aún al grupo español, que cuenta con el asesoramiento de Société Générale para estructurar una oferta. Además de mostrar apetito por la concesionaria de 3.000 kilómetros de autopistas en Italia, ACS ha buscado eliminar obstáculos ofreciéndose a integrar una oferta con CDP y a actuar siempre en consonancia con el Gobierno italiano. Una cuestión que no es menor a la vista de que el Ejecutivo tiene derecho a veto al considerar estratégica la labor y activos de Autostrade.

Esta misma semana el consejo de administración de Atlantia había requerido a ACS que concrete sus intenciones sobre Autostrade. La venta de esta filial evita la reversión de las autopistas al Estado italiano, pero es parte del castigo por el grave siniestro del hundimiento del viaducto Morandi ocurrido en Génova en agosto de 2018.

Antes de dar el paso definitivo ACS está estudiando los litigios de Atlantia por el colapso del viaducto de Génova; el estado del balance de Autostrade tras el impacto de la pandemia o el plan industrial de ASPI, cifrado en 21.400 millones, hasta que en 2038 finalice su plazo concesional.

Normas
Entra en El País para participar