Exceltur se aferra al turismo nacional para salvar el próximo verano

Solo caerá un 10% respecto a la actividad y los flujos registrados en 2019

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur
José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur

La crisis del turismo en España suma ya 13 meses consecutivos y la luz al final del túnel apenas se divisa. El lobby Exceltur ha alertado esta mañana que, solo en el primer trimestre de 2021, el número de ocupados en el sector ha caído en 755.000 personas (de las que 445.000 están en ERTE) y que el número de compañías cerradas ha subido hasta 32.000 (el 29% del total de cierres en España). “El turismo está en el epicentro del tsunami económico de la pandemia”, ha advertido el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, quién ha rechazado que la recuperación de las llegadas y de la facturación previas a la crisis vaya a producirse en el corto plazo. “Se va alargando la agonía del sector turístico, sin distinción entre grandes, medianas y pequeñas”, ha señalado.

De hecho, las previsiones que maneja el lobby apuntan a que este verano podría alcanzarse un 66% de la demanda turística registrada en 2019, con un balance muy distinto entre el turismo internacional (que no llegará al 51% de los niveles precrisis) y el nacional (que podría llegar al 90%), siempre y cuando las hipótesis de movilidad (que no haya restricciones) y vacunación masiva (que se garantice el suministro) no sufran un nuevo parón.

El 68% de las empresas turísticas retrasa la salida de la crisis hasta 2023 o más tarde

Ese optimismo se diluye cuando se pregunta por las perspectivas a largo plazo. La encuesta realizada a los 29 socios de Exceltur refleja que el 67,3% de las empresas prevé que la recuperación no llegará hasta 2023 o más tarde, un porcentaje que supone 16 puntos más que la encuesta realizada en enero de 2021 o 24 puntos más que la realizada en octubre de 2020. Y en ese pesimismo ha tenido un peso, según Zoreda, el impacto sin precedentes de la crisis y lo complejo que será volver a niveles precrisis. “La pérdida de actividad de 116.402 millones equivale al 70% del PIB de Grecia o al 56% del PIB de Portugal y el ajuste de 346 millones en pernoctaciones equivale a las estancias que suman cinco competidores como Grecia, Portugal, Croacia, Malta o Chipre”.

Por ello, Óscar Perelli, jefe de estudios de Exceltur, abogó por la creación de un ERTE de carácter estructural, desligado de prórrogas temporales. “La actividad como la conocíamos no se va a recuperar hasta 2022 o 2023. El marco laboral estable se debe mantener para gestionar los recursos humanos en el empleo durante todo ese tiempo. El turismo no podrá soportar un verano como el de 2020”, recalcó.

Exceltur eleva a 116.402 millones de euros el coste económico de un año de la pandemia

A la espera de que eso no suceda, la organización presentó un decálogo de medidas para tratar de ­reactivar la demanda. Entre ellas destacó la aceleración de la vacunación, la distribución gratuita de test de antígenos para facilitar la movilidad de la población nacional y proceder a la vacunación masiva, una vez inmunizados los grupos prioritarios, de los trabajadores del sector turístico, tal y como se ha hecho en otros países competidores como Grecia, Turquía o Malta. Pese a que no se espera una fuerte reactivación de los viajes desde el extranjero, esta solo se producirá siempre y cuando se proceda al uso coordinador del certificado verde digital, con el fin de evitar cuarentenas y medidas unilaterales. Zoreda recordó el crecimiento de los contagios desde mitad de julio de 2020, a la que siguió la cuarentena para los viajes desde el Reino Unido y la no recomendación para viajar desde Alemania.

Ampliar el rescate para las empresas turísticas

Listado. Perelli criticó abiertamente que las ayudas directas a empresas se repartirán entre 95 actividades, de las que tan solo 25 están relacionadas con el turismo. Y de estas últimas, 19 ya estaban incluidas desde el pasado verano. Exceltur critica que el reparto de financiación se amplíe a 43 actividades, mucho menos afectadas que el turismo, como la fabricación de cables de fibra óptica, el suministro de vapor o aire acondicionado o la reparación de calzado.

Porcentajes. Otra de las peticiones es ampliar los porcentajes de ayudas en función de la caída de ventas para las empresas de menos de 10 trabajadores y ampliar el techo de ayudas para empresas medianas, fijados en unos “exiguos” 200.000 euros “para adaptarlos a los baremos de la mayor parte de países de la Unión Europea”.

Normas
Entra en El País para participar