Uno de cada tres presidentes y CEO del Ibex elevó su sueldo en 2020

La renuncia a bonus recorta las retribuciones de los directivos

Entrecanales lideró las remuneraciones el año pasado

Directivos Ibex 35

El impacto de la pandemia del Covid-19 en los resultados de las 35 empresas que componen el Ibex ha provocado un recorte a las retribuciones de sus dirigentes en 2020. La renuncia voluntaria de presidentes y consejeros delegados a los bonus y las menores retribuciones variables por la imposibilidad de lograr objetivos han supuesto una reducción generalizada de la remuneración percibida. Aun así, uno de cada tres altos directivos elevó su sueldo.

A falta de que ACS e Indra presenten sus informes de gobierno corporativo, la clasificación de los responsables del Ibex mejor pagados la lideran el presidente y el vicepresidente de Acciona, que, curiosamente, multiplicaron la retribución percibida respecto al año anterior pero debido a unos incentivos extraordinarios y no a una subida de sus emolumentos por el cargo que desempeñan.

De esta forma, José Manuel Entrecanales percibió una retribución de 35,3 millones brutos, tras formalizarse el pago del plan de incentivos a largo plazo acumulado entre los años 2014 y 2019. Sin tener en cuenta estos incentivos, el presidente de Acciona ganó 5,08 millones el año pasado, un 16,5% más. Por su parte, Juan Ignacio Entrecanales, percibió 19,4 millones de euros, contando con el citado plan de incentivos. Si se excluyen estos ingresos, la retribución sería de 1,32 millones, un 20% menos.

El podio de los mejor pagados lo completa Ignacio Galán, el presidente de Iberdrola, quien percibió 12,2 millones de euros, lo que supone un 16,9% más incluyendo la remuneración en acciones correspondiente al bono estratégico 2017-2019. De esta retribución total, 6,242 millones de euros corresponden a su sueldo, en línea con el del año pasado, que se divide en 3,25 millones de euros en concepto de retribución variable anual, 2,25 millones de salario fijo y 567.000 euros como presidente del consejo de administración.

A Galán le sigue Ana Botín, la presidenta de Santander, que con 6,818 millones de euros percibidos en 2020 es, además, la mujer mejor pagada del Ibex, a pesar de que esta cifra supone una reducción del 31,5%. La banquera obtuvo 3,17 millones de salario fijo (misma cifra que en 2019) y 1,6 millones de bonus (frente a los 6,5 millones de 2019). La retribución total se completa con la aportación que le corresponde para su plan de pensiones (1,15 millones), otros conceptos por 1,13 millones, más 234.000 euros de asignación anual al consejo y las comisiones y 55.000 euros por dietas.

El quinto lugar de la lista lo ocupa precisamente el consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, cuya retribución ascendió a 6,018 millones, un 27,2% menos. Tanto Álvarez como Botín, decidieron el pasado año reducir en un 50% su compensación total (salario y variable) para destinarla al fondo solidario creado por el banco contra el Covid.

En un escalón inferior se sitúan Pablo Isla, presidente de Inditex, que percibió 5,89 millones (-5,2%), y el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, que ganó 5,19 millones (-6,2%). Por debajo de ellos, pero con una remuneración superior a los 4 millones de euros, están Rafael del Pino (Ferrovial), con 4,868 millones; Francisco Reynés (Naturgy), con 4,549 millones; Ismael Clemente (Merlin Properties), con 4,524 millones); Tobías Martínez (Cellnex), con 4,374 millones, y Carlos Torres (BBVA), con 4,09 millones, lo que supone un 44% menos.

En concreto, Torres percibió 2,45 millones en concepto de salario fijo, a los que se suman 1,64 millones de aportación al sistema de previsiones para su jubilación. Tanto el presidente como la cúpula directiva de BBVA renunciaron a su retribución variable en 2020. Y es que, los presidentes y consejeros de las entidades bancarias son uno de los sectores en los que más se han recortado la retribución a los consejeros, ya que cuando estalló la pandemia el BCE recomendó prudencia en el reparto de bonus. De todas formas, la mayoría de los directivos renunciaron voluntariamente a percibir estos la remuneración por este concepto.

El presidente ejecutivo de PharmaMar, que dio el salto al selectivo español el pasado septiembre, percibió 3,72 millones de euros, que suponen más que duplicar la retribución de 2019. Josu Jon Imaz (Repsol), con 3,685 millones; Luis Maroto (Amadeus), con 3,658 millones; Jesús María Herrera Barandiaran (CIE Automotive), con 3,616 millones; Onur Genç (BBVA), con 3,43 millones, y Markus Tacke (Siemens Gamesa), con 3,205 millones, se mantuvieron por encima de 3 millones.
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar percibió 2,83 millones, un 24,7% menos. Una cantidad similar ganó el primer ejecutivo de Endesa, José Bogas (2,813 millones), aunque en su caso elevó la remuneración un 8,2% respecto a 2019.

ArcelorMittal no presenta informe anual de retribuciones, pero en su informe anual en la Sec figura que Lakshmi N. Mittal percibió 2,826 millones de dólares, unos 2,37 millones de euros al cambio. Pere Viñolas (Colonial), con 2,41 millones; Antonio Huertas (Mapfre), con 2,275 millones, y Antonio Llardén (Enagás), con 2,18 millones, están entre los directivos que percibieron más de 2 millones de euros en 2020.

Por su parte, ACS no ha presentado aún su informe de gobierno corporativo, pero en 2019 su presidente, Florentino Pérez percibió 6,8 millones y mientras que el consejero delegado de la constructora lideró la clasificación con 18,7 millones. Previsiblemente en 2020 se volverán a situar entre los mejor pagados del Ibex.

Los sueldos más bajos del Ibex se encuentran en las empresas con una participación pública importante. El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, José Sevilla, ganaron 500.000 euros el año pasado. En Red Eléctrica, Beatriz Corredor, que sustituyó a Jordi Sevilla como presidente a finales de febrero de 2020, percibió 464.000 euros, mientras que el consejero delegado del operador eléctrico, Roberto García Merino, ganó 543.000 euros. De hecho, se da la situación de que algunos consejeros sin funciones ejecutivas de empresas privadas percibieron una mayor retribución que presidentes y consejeros delegados de empresas públicas.

De todas formas, el sueldo más bajo entre los consejeros delegados de las empresas del Ibex le corresponde a Enrique Díaz-Tejeiro, CEO de Solaria, firma que dio el salto al selectivo español en 2020, con 40.000 euros.

Los consejos recortan un 7,4% su retribución

265,6 millones. A falta de que ACS e Indra presenten a la CNMV el informe de gobierno corporativo del ejercicio 2020, las empresas del Ibex redujeron un 7,4% las retribuciones a sus consejos de administración en el último año. De esta forma, en conjunto, percibieron 265,6 millones de euros, frente a los 286,9 percibidos en 2019, ya que de forma generalizada los dirigentes vieron afectada su remuneración debido a las menores retribuciones variables y bonus provocados por la pandemia. De hecho, solo diez empresas elevaron la retribución de sus consejos, y en gran parte se debió a conceptos extraordinarios y no una subida de los emolumentos.

Los mayores recortes. La empresa del Ibex que más redujo la retribución a su consejo en 2020 fue Endesa (-73,4%), aunque se debe a un efecto extraordinario, ya que en 2019 la eléctrica abonó una compensación de 14,79 millones a Borja Prado cuando cesó como presidente de la eléctrica, por lo que en ese año las retribuciones al consejo se elevaron notablemente y en comparación este año han caído. Le sigue Repsol (-65,2%) que también se ha visto condicionada por un efecto similar: en 2019 pagó 19,62 millones a Luis Suárez de Lezo al dejar sus funciones ejecutivas en la petrolera. En tercer lugar, se encuentra la hotelera Meliá (-56,6%) que, en este caso, sí refleja el impacto de la pandemia en la retribución a sus altos directivos.

Normas
Entra en El País para participar