Banca

El CEO de Santander Brasil supera en sueldo a Ana Botín al ganar 8,25 millones

La banquera y Álvarez se bajaron el salario fijo y variable un 50%

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Ana Botín, presidenta de Banco Santander

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, obtuvo durante el pasado año, el de la pandemia, una retribución de 6,818 millones de euros por sus diferentes conceptos retributivos (retribución variable, fija, aportación a planes de pensiones, seguros y otras antenciones estatutarias), lo que supone un descenso del 31,50% en comparación a los 9,954 millones percibidos el año anterior tras renunciar a la mitad del sueldo y bonus ante la situación creada por la Covid.

Si se desglosa su sueldo, la banquera obtuvo 3,17 millones de salario fijo (misma cifra que en 2019) y 1,6 millones de bonus (frente a los 6,5 millones de 2019). En total, suman 4,84 millones de euros que se sitúan un 50% por debajo de los 9,65 millones de 2019. Botín cuenta con un fondo de pensiones de 49,44 millones de euros.

Su remuneración supera a la recibida por su homólogo en BBVA, Carlos Torres, quien cobró 4,1 millones en 2020, un 44% menos que un año antes. Aunque en el propio Santander el responsable de Brasil supera en retribución a la presidenta.

La retribución del consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, ascendió a 6,018 millones de euros, frente a los 8,27millones de 2019, lo que supone una caída del 27,2%, recoge el banco. Su fondo de pensiones se eleva a los 18 millones.

Álvarez como Botín, decidieron el pasado año reducir en un 50% su compensación total -salario y variable- para destinar dichos recursos al fondo solidario creado por el banco contra el Covid.
La remuneración fija de Álvarez se mantuvo en 2,5 millones y el bonus fue de 906.000 euros (frent eal de 4,3 millones de 2019), lo que suma una retribución de 3,4 millones de euros, frente a los 6,8 millones de 2019 (-50%). Al sumar conceptos como las aportaciones a planes de pensiones y otros, la retribución total del consejero delegado asciende a los 6,018 millones.

Santander cerró 2020 con unas pérdidas históricas de 8.771 millones de euros, aunque el beneficio ordinario ascendió a 5.081 millones.

El resto de consejeros del grupo decidieron recortar su sueldo en un 20% en 2020. En total, el consejo de administración percibió 19,07 millones de euros, un 29,8% por debajo de los 27,18 millones del año anterior. Rodrigo Echenique, consejero que cesó en sus funciones ejecutivas el 30 de abril de 2019, obtuvo una remuneración total de 1,95 millones de euros, frente a los 4,87 millones del año anterior. De esta remuneración, 1,8 millones los recibió en mayo del pasado año como parte de la compensación por su compromiso de no competencia con el grupo durante un periodo de dos años al cesar en sus funciones ejecutivas.

Sergio Rial, consejero ejecutivo desde el 30 de mayo, no recibió ninguna retribución por funciones ejecutivas, aunque como consejero delegado de Santander Brasil ganó 8,25 millones de euros (5,2 millones de variable), con lo que supera a Botín y a CEO del grupo.

Excluyendo a los consejeros ejecutivos, la alta dirección del banco, compuesta por 18 miembros, percibió 50,41 millones de euros, frente a los 66,53 millones de 2019, tras sufrir un recorte del 33,6% de su retribución variable.

El banco ha retribuido a 250 empleados por su actividad, considerada esencial, como incentivo para la transformación digital del banco en 2020. Esta sistema de retribución, que incluye acciones y opciones sobre acciones, se aprobó en la junta de abril del pasado ejercicio, y se encuentra vinculado al logro de ciertos objetivos relevantes de la digitalización del grupo.

Dentro de este plan están incluidos tres miembros de la alta dirección sin especificar y a los que les corresponde en conjunto 1,7 millones que les serán entregados por tercios en el tercer, cuarto y quinto aniversario de la fecha de concesión (2024, 2025 y 2026). Este incentivo en 2019 incluía a tres directivos que percibirían 2,7 millones.

Junta de accionistas convocada para el 26 de marzo

Banco Santander ha convocado la junta general de accionistas de la entidad el próximo 26 de marzo en Boadilla del Monte (Madrid) para dar el visto bueno al nombramiento de Gina Díez como consejera independiente en sustitución de Rodrigo Echenique, y a la aplicación de resultados del ejercicio 2020, entre otros asuntos.

Según ha informado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de
Valores (CNMV), los accionistas deberán votar las cuentas anuales y gestión
social del año 2020, así como la aplicación de resultados del ejercicio.

Tras haber abonado 0,10 euros por acción mediante acciones nuevas
el pasado noviembre, Santander tiene la intención de pagar otros 2,75
céntimos de euro en efectivo por acción correspondiente a 2020, siguiendo
las recomendaciones del Banco Central Europeo (BCE) de no distribuir
un 'pay out' superior al 15%.

Ese pago se realizará en ejecución del acuerdo de distribución de
prima aprobado en la junta general celebrada el 27 de octubre de 2020.
Para reequilibrar los tipos de reservas, el banco propondrá a sus accionistas
en la reunión de marzo aplicar las pérdidas de 3.557 millones de euros
mediante su cargo contra la cuenta de reserva por prima de emisión y
la cuenta de reserva voluntaria.

Por otro lado, la junta general del Santander deberá dar su visto
bueno a la propuesta de fijar en 15 el número de consejeros del banco,
dentro del umbral establecido por la recomendación del Código de Buen
Gobierno de las Sociedades Cotizadas.

Asimismo, se someterá a ratificación el nombramiento de la empresaria
mexicana Gina Díez Barroso como consejera independiente, ocupando la
vacante que deja Rodrigo Echenique, quien renunció al cargo de consejero
después de 32 años. Con su incorporación, el consejo de administración
contará con un 60% de consejeros independientes y un 40% de presencia
femenina.

El orden del día de la junta también contempla la reelección, por
un periodo de tres años, de los consejeros Homaira Akbari, Álvaro Cardoso,
Javier Botín, Ramiro Mato y Bruce Carnegie-Brown. También se votará la
reelección de PwC como auditor de cuentas externo para el ejercicio 2021.

Los accionistas votarán la política de remuneraciones de los consejeros
para los ejercicios 2021, 2022 y 2023. Se propone fijar el importe máximo
de la retribución anual a satisfacer al conjunto de los consejeros y
aprobar una ratio máxima del 200% entre los componentes variables y fijos
de la retribución total de los consejeros ejecutivos y de determinados
empleados pertenecientes a categorías profesionales que incidan de manera
significativa en el perfil de riesgo del grupo.

CAMBIOS EN LOS ESTATUTOS.

Los accionistas del banco también deberán dar 'luz verde' a varias
modificaciones en los estatutos, principalmente para que el consejo sea
el órgano competente para acordar la emisión de valores no convertibles,
así como para aprobar los sistemas de retribución en acciones o vinculados
a estas para empleados.

La modificación estatutaria también busca prever la posibilidad de
celebrar juntas exclusivamente virtuales cuando la normativa lo permita,
así como aprobar la modificación de determinados artículos del reglamento
de la junta general para su coordinación con las modificaciones estatutarias
propuestas y para incorporar unas mejoras técnicas adicionales.

También se delega en el consejo de administración la facultad de emitir
valores de renta fija, participaciones preferentes o instrumentos de
deuda de análoga naturaleza no convertibles en acciones de Banco
Santander.

Normas
Entra en El País para participar