Regulación laboral

Trabajo descarta dar la opción de que los repartidores sean autónomos

Varias asociaciones de 'riders' de las plataformas de reparto a domicilio se manifiestan en doce ciudades españolas para seguir siendo trabajadores por cuenta propia

Manifestación de repartidores a domicilio ayer en Madrid en protesta por la ley que prepara el Gobierno para convertir su relación mercantil con las plataformas en una relación laboral de asalariados.
Manifestación de repartidores a domicilio ayer en Madrid en protesta por la ley que prepara el Gobierno para convertir su relación mercantil con las plataformas en una relación laboral de asalariados.

La Asociación Profesional de Riders Autónomos (APRA), la Asociación Autónoma de Riders (AAR) y la Asociación Española de Riders Mensajeros (AsoRiders) convocaron ayer a los repartidores de las plataformas de entrega a domicilio a manifestarse en doce ciudades españolas en protesta por el diseño de la conocida como Ley de Riders que ultima el Ministerio de Trabajo y los interlocutores sociales.

En estas protestas –a las que según los convocantes asistieron más de 2.000 repartidores– los manifestantes exigieron su “legítimo derecho” a elegir ser asalariado o autónomo. “La Ley Rider debe incluir la opción de ser autónomo si el repartidor así lo prefiere por razones económicas, de flexibilidad o de conciliación. No puede ser que, por trabajar con una app, nos prohíban ser autónomos”, reclamó Gustavo Gaviria, portavoz de RepartidoresUnidos.org.

Sin embargo desde el Ministerio de Trabajo y Economía Social sus responsables descartaban ayer, en principio, esta posibilidad de que los repartidores sean autónomos, según la futura ley que están manejando. Aunque el texto final no está cerrado, los últimos borradores trasladaban a esta próxima norma la sentencia del Tribunal Supremo que determinó que la relación de estos trabajadores con sus empresas debe ser laboral y no mercantil para lo que tienen que ser asalariados y no autónomos.

El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, dejó ayer claro en el Senado que en una relación laboral "no se elige si uno es autónomo o trabajador" sino que esto "depende de cómo se trabaja", según señaló en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Para el secretario de Estado, este criterio debe llevar a cabo mecanismos de protección y el debate "riguroso y de terminología" debe dejar "nítidamente claro" que "no se elige si uno es autónomo o trabajador".

Los últimos borradores manejados por quienes están diseñando esta norma daban tres meses a las empresas para regularizar a los repartidores e incluirlos en sus plantillas. Los negociadores aseguran que la aprobación de la norma es “inminente” pero no se atreven a dar una fecha.

Los repartidores que se movilizaron ayer en demanda de seguir siendo autónomos trabajan para plataformas como Deliveroo, Uber, Glovo, Stuart y también para empresas como Amazon y Seur. Estos manifestantes se quejaron de que el Gobierno, que está negociando con las organizaciones sindicales y patronales más representativas, no está teniendo en cuenta a las asociaciones de repartidores “Están negociando unos sindicatos que no tienen representantes en el colectivo de repartidores, a una patronal que solo escucha a las empresas y a un Gobierno que pasa de los trabajadores. Así no es posible avanzar”, dijo Jordi Mateo, presidente de APRA.

Estas asociaciones han intentado recabar el apoyo del gremio de la hostelería o de la patronal CEOE que, según aseguran, es contraria al texto que ultima el Gobierno. Si bien este miércoles ese apoyo llegó de una de las plataformas: Glovo suspendió ayer sus servicios durante el horario de la manifestación en Madrid.

Normas
Entra en El País para participar