Comercio electrónico

Wallapop capta 157 millones en plena crisis por el Covid y dispara su valoración a 690 millones

La operación, que quiere capitalizar el crecimiento de un consumo más responsable y la búsqueda de productos más económicos, ha sido liderada por el fondo Korelya Capital, con el respaldo de Naver.

Rob Cassedy, CEO de Wallapop.
Rob Cassedy, CEO de Wallapop.

Wallapop, la plataforma española de compraventa de productos de segunda mano, ha cerrado una ronda de financiación de 157 millones de euros, la mayor de las siete logradas por la compañía. La operación, que eleva la valoración de la firma a 690 millones, la más alta hasta la fecha, ha sido liderada por el fondo de inversión francés Korelya Capital, con el respaldo de Naver, la tecnológica surcoreana dueña de la aplicación de mensajería Line. En la operación han participado también inversores actuales de Wallapop como Accel, Insight Venture Partners, 14W, GP Bullhound y Northzone.

Con esta transacción, aunque la compañía no alcanza el estatus de unicornio (empresa valorada en más de 1.000 millones de dólares), sí consolida su posición como una de las startups españolas mejor valoradas junto a Glovo, Cabify o Idealista.

Rob Cassedy, CEO de Wallapop, explica a Cincodías que esta nueva inyección de dinero les permitirá “seguir empoderando al cliente y seguir desempeñando un papel de liderazgo en la construcción de una forma de consumo más sostenible, algo que la pandemia no ha hecho más que impulsar. Es algo por lo que siempre hemos apostado desde el inicio de la compañía en 2013, y el hecho de que en la nueva ronda no solo entren nuevos inversores sino que sigan los que ya están muestra que están alineados con nuestro propósito y que ven un gran potencial en Wallapop”.

“Por ello”, dice, “no pienso mucho en si podemos convertirnos o no en un unicornio, si no en cómo mejorar cada día la plataforma para aumentar nuestra base de clientes y aprovechar el potencial que vemos en el comercio sostenible, porque eso se acabará traduciendo en un aumento del valor de la compañía”.

Wallapop cerró 2020 con un crecimiento de sus ingresos superior al 50%, pese a haber suspendido sus operaciones durante los meses de confinamiento por el Covid-19, “una prueba de la consolidación de nuestros canales de monetización y modelo de negocio”, según Cassedy. El directivo no revela los ingresos del pasado ejercicio, pero señala que 2020 fue “un año extraño para todos. Arrancamos con un gran impulso, que se vio truncado en marzo y abril, pero tras las restricciones hubo un pico masivo de usuarios y de publicaciones (crecieron entre un 40-50%). Después, el crecimiento fue sostenido, y experimentamos una aceleración al final del año”.

“En nuestros planes no está salir a Bolsa ni ser absorbidos por otra empresa, pues somos una compañía sólida y en crecimiento”

Las últimas cuentas presentadas por Wallapop en el Registro Mercantil corresponden a 2019. Ese año tuvo unos ingresos de 16,5 millones (un 20,7% más que en 2018) y unas pérdidas de 6,3 millones. Un año antes, la firma había cerrado con unas ganancias de 134,5 millones, pero ello debido a la venta ese año de su participación en en el capital de Letgo en EE UU. Un movimiento con el que decía adiós a su aventura estadounidense y se centraba solo en su negocio en España.

Con 15 millones de usuarios mensuales y 80 millones de anuncios listados en 2020, Cassedy no duda de que Wallapop seguirá creciendo con fuerza este año, y lo dice basándose en las tendencias de mercado. “Hay un fuerte impulso del comercio electrónico y España se convirtió en 2020 en el tercer país del mundo con mayor crecimiento en el ecommerce. Además, con la crisis económica la gente busca un valor añadido en la plataforma [productos más económicos], y tenemos informes que indican que el 80% de los españoles quiere seguir apostando por un consumo responsable tras el Covid y el 60% dice estar dispuesto a optar por productos de segunda mano”.

Wallapop no ha hecho público su resultado neto de 2020, pero su CEO asegura que han estado “deliberadamente menos enfocados en lograr la rentabilidad que en consolidar la plataforma en España. Nuestro principal objetivo de negocio es aprovechar la oportunidad en el mercado de segunda mano”. Según Cassedy, “el 50% de la población activa en internet en España entra mensualmente en la plataforma”, y su meta confesada es “aumentar el número de usuarios que utiliza la plataforma y que los clientes que ya entran compren con más frecuencia”.

Para lograrlo, la compañía destinará los nuevos fondos captados a mejorar la experiencia del usuario (haciendo los clasificados lo más personales posibles) y a reducir la fricción que hay en cualquier experiencia de Wallapop, impulsando formas de envíos más fáciles y rápidas y seguir intermediando y aportando valor en la cadena con Wallapop Envíos. También destinarán recursos a diseñar productos y servicios para pequeñas empresas y emprendedores en la plataforma. “Aunque el 90% de nuestros usuarios son particulares y seguiremos concentrados en ellos, queremos hacerle el camino más fácil a las microempresas que tengan piezas especiales y únicas para que las vendan por Wallapop”. “No se trata de que este nuevo inventario sustituya al que ya existe si no que sean complementarios”, añade el directivo.

"Que ahora no nos planteemos entrar en otros países no impide que soñemos y pensemos a lo grande respecto a nuestro futuro"

Cassedy confía en que Naver, la novena empresa más innovadora según un informe de Forbes, les ayude a impulsar su negocio. “La clave del éxito de Wallapop siempre ha sido la innovación, así que queremos aprender de su experiencia. Ellos son líderes en búsquedas online y en inteligencia artificial”.

Wallapop monetiza actualmente la plataforma a través de tres vías: servicios de envíos, por el que obtienen una pequeña comisión; servicios de visibilidad a usuarios que quieren destacar sus productos, y venta de espacios para publicidad display.

El CEO de la compañía no revela como queda el reparto accionarial tras la última ronda de financiación. Según los últimos datos del Registro Mercantil, Accel tenía en 2019 un 17,48%, Insight Venture Partners un 15,33% y 14W un 10,36%. Lo que sí apunta es que ahora es Korelya Capital el mayor accionista, aunque no hay ningún inversor que tenga una posición de control.

Cassedy también asegura que Wallapop no tiene planes de salir a Bolsa ni de entrar en ningún otro país, pero advierte que el hecho de que “estemos centrados en España no nos impide que soñemos y pensemos a lo grande respecto a nuestro futuro”. Ante los rumores de que podrían estar negociando la venta de la plataforma, el directivo defiende que están realmente satisfechos con la trayectoria de Wallapop y con la confianza que los inversores han depositado en su negocio. “Durante 2020 no solo no tuvimos que hacer ningún ajuste, sino que nuestros ingresos como he dicho aumentaron un 50%. Somos una compañía sólida y en crecimiento, con un futuro prometedor, y ser absorbidos por otra empresa no está en nuestros planes".

Algunos informes arropan el optimismo que muestra Cassedy. Por ejemplo, Boston Consulting Group estima que el negocio global de todo tipo de objetos de segunda mano se incrementará entre un 15% y un 20% hasta 2026; un informe de TheredUP, realizado en colaboración con  GlobalData, calcula que el negocio mundial de ropa usada se multiplicará hasta superar los 52.600 millones de euros en 2024, y Research Nester cifra en 24.000 millones la venta de muebles de segunda mano, con un crecimiento del 6,4% hasta 2025.

Normas
Entra en El País para participar