Ábalos rechaza “imponer” un control de precios en el alquiler y sugiere optar por los incentivos fiscales

Solo podrían beneficiarse de estos incentivos los propietarios que fijasen precios por debajo del mercado y el índice de referencia, afirma el ministro

Ábalos rechaza “imponer” un control de precios en el alquiler y sugiere optar por los incentivos fiscales

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha rechazado este lunes "imponer" un control de precios del alquiler en la futura Ley de Vivienda que negocian PSOE y Unidas Podemos, confirmando de nuevo la gran brecha que separa a los dos socios de Gobierno en materia de vivienda, principalmente en lo que atañe a las posibles fórmulas para movilizar inmuebles hacia el arrendamiento asequible.

Sobre la regulación de precios, el tema más candente de las conversaciones, Ábalos ha recordado que los dos socios tienen "concepciones distintas". Así, desde el PSOE, "creemos que es más positivo y más eficaz promover que imponer", sugiriendo que para Unidas Podemos será realmente complicado llevar a la práctica esta medida. En su lugar, Ábalos ha argumentado que prefiere optar por otras fórmulas como los incentivos fiscales.

Estas discrepancias harán imposible, confirman fuentes de la cartera que dirige Ábalos, que la Ley de Vivienda llegue al Consejo de Ministros esta semana, tal y como estaba previsto tras el retraso inicial.

Tras las declaraciones de Ábalos, la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, quien negocia la Ley de Vivienda por parte de Unidas Podemos, ha publicado en su cuenta de Twitter uno de los fragmentos del pacto de los dos socios: "Para cumplir con lo acordado en el acuerdo de Gobierno de coalición entre UP y PSOE, ambas formaciones han acordado regular la contención de rentas del alquiler en la Ley de Vivienda”. "Lo pactado obliga", ha reiterado Belarra.

Los dos socios de Gobierno pactaron en el acuerdo programático de 2019 "frenar las subidas abusivas del alquiler" permitiendo a las administraciones hacer uso del Sistema Estatal de Índices de Referencia de Precios del Alquiler para limitar las rentas en las zonas tensionadas. En octubre de 2020, en plenas negociaciones para sacar adelante los Presupuestos, las dos formaciones acordaron regular la "contención de rentas" en un plazo de cuatro meses.

Sin embargo, ahora, desde el departamento que dirige Ábalos se decantan por otro tipo de fórmulas. El propio ministro ha señalado que hay alternativas, "y en eso estamos trabajando", para "sacar viviendas al mercado y hacerlo a precios asequibles a través de incentivos". Los más recurrentes, ha añadido Ábalos, suelen ser los fiscales, "pero también puede haber otras medidas". En su opinión, hay que evitar imponer medidas que puedan provocar "una detracción del mercado" y que muchas viviendas en alquiler se pasen al mercado de la compraventa.

Ábalos también ha querido recordar que la nueva norma debe "respetar la constitucionalidad", pues existen otros "precedentes" por los que ha tenido que intervenir el Tribunal Constitucional, ha señalado en clara alusión a la normativa catalana que el tribunal de garantías está analizando. La nueva ley, además, debe tener en cuenta que la vivienda "es un derecho pero también un bien de mercado que genera actividad económica" y que "busca también seguridad jurídica".

En cuanto a los plazos para llevar la norma al Consejo de Ministros, Ábalos ha asegurado que la nueva norma "no puede ser una ley coyuntural ni apremiada por situaciones muy concretas". Así, ha pedido "entrar en lo estructural" para que "la coyuntura no nos condicione en esa ley básica de la democracia", ha dicho.

Tipos de incentivos fiscales

A la hora de dar incentivos fiscales a los propietarios de vivienda, Ábalos ha dejado claro que las ayudas o desgravaciones únicamente irían hacia aquellos tenedores de vivienda que pusiesen unos precios no ya por debajo de la media del mercado, sino por debajo de los índices de referencia que el Ministerio publica. “Si se incentivan fiscalmente para que se establezcan precios asequibles de alquiler, lógicamente no pueden ser los precios del mercado", ha asegurado el ministro, que ha añadido que se encuentran en contacto con el departamento que dirige María Jesus Montero, "porque para instrumentar medidas fiscales tenemos que contar con el visto bueno del Ministro de Hacienda, que aún no lo tenemos”.

Fuertes divergencias

Hace más de dos semanas, el equipo de Ábalos congeló las conversaciones para, según explicó el propio ministro, consensuar una postura común dentro del departamento antes de compartir las propuestas con el equipo de la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra. Desde Unidas Podemos, por el contrario, aseguraron que la pausa llegaba para no perjudicar al candidato socialista, Salvador Illa, en las elecciones catalanas del pasado domingo debido a la "falta de ambición" de las propuestas en materia de vivienda.

Una vez pasados los comicios catalanes, las divergencias entre los dos socios son tan fuertes como antes. El PSOE, afirmaban fuentes de Unidas Podemos la semana pasada, está "muy próximo es sus planteamientos al sector inmobiliario y a Asval", una asociación de propietarios de vivienda dirigida por el exministro socialista Joan Clos. Según estas fuentes, el ministerio de Ábalos ha rechazado "las propuestas que desde la Vicepresidencia segunda se le han hecho llegar en los últimos meses sin ofrecer planteamiento alternativo sobre el impuesto a la vivienda vacía o la obligación de los grandes propietarios de poner en alquiler para vivienda social el 30% de su parque".

El calendario fijado en octubre entre los dos socios de Gobierno, cuando se cerró el acuerdo para sacar adelante los Presupuestos, establecía que el texto debería llegar al Consejo de Ministros en tres meses para pasar un mes después al Congreso. A comienzos de febrero, ya fuera de plazo, la cartera de Ábalos congeló las negociaciones, confiando en poder cerrar el borrador en el mes de febrero. Un plazo que, a tenor de las grandes diferencias, vuelve a quedarse desfasado.

Normas
Entra en El País para participar