Financiación

Euforia por la deuda a largo plazo: Italia capta 2.000 millones en un bono a 30 años

El bono a 10 años marca mínimos históricos

Mario Draghi, expresidente del BCE
Mario Draghi, expresidente del BCE Efe

Las necesidades de financiación continúan siendo acuciantes. En un entorno de tipos bajos los emisores soberanos son conscientes de ello y aprovechan las buenas condiciones de mercado para captar recursos con los que sufragar el gasto de la pandemia. Una estregia que está cobrando importancia en este comienzo de año son las emisiones a largo plazo. En una semana en la que España ha efectuado su segunda emisión sindicada a 50 años, hoy Italia ha salido al mercado con una emisión a 30 años en la que ha captado 2.000 millones con un cupón del 1,8% y una rentabilidad del 1,14%. por debajo del 1,386% que registran estos títulos en el mercado secundario. La demanda ha alcanzado los 2.535 millones.

En parelelo a esta emisión, Italia vendió 3.000 millones en un bono a tres años con una rentabilidad negativa del -0,33%, inferior al -0,23% de la puja anterior y 4.000 millones en una referencia con vencimiento en 2028 al 0,18%, por debajo también del 0,3% previo. La demanda para los títulos a tres años, unos 4.968 millones, fue la mayor desde febrero de 2019.

Ni siquiera el aumento del papel en circulación impidió ayer a los rendimientos de la deuda a 30, 10 y cinco años prolongar los mínimos históricos al cerrar en el 1,38%, el 0,456% y -0,094%, respectivamente. El exbanquero despierta entusiasmo también entre la clase política pues, aunque todavía no ha formado gobierno, las informaciones publicadas en los últimas días destacan el consenso entre las diferentes formaciones políticas, unanimidad que no logró su antecesor. Giusseppe Conte presentó su dimisión ante la falta de apoyos para sacar adelante el plan de recuperación.

Después de la hazaña protagonizada hoy el mercado especula con la posibilidad de que el país transalpino emita deuda a 100 años. Hasta la fecha la referencia italiana con mayor vencimiento corresponde al bono a 50 años que emitió en 2016 y que en la actualidad cotizan en el 1,7%. "Es el momento adecuado para que los países amplíen la emisión de bonos a largo plazo para financiar los déficits presupuestarios mientras aseguran rendimientos extremadamente bajos", señala a Bloomberg, Althea Spinozzi, estratega de renta fija de Saxo Bank. La rentabilidad esperada para estos títulos rondaría el 2,5%. En la eurozona el único estado que hasta la fecha ha emitido deuda a 100 ha sido Austria, en un emisión celebrada en 2017. Este año además el estado alemán de Renania del Norte- Westfalia ha adjudicado 2.000 millones en un bono con vencimiento en 2121.

Junto a España e Italia varios países que han recurrido a esta estrategia en 2021. Francia, que en 2005 se estrenó en este tipo de emisiones suma ya cuatro, la última este mismo año cuando captó 7.000 millones y logró una demanda de 75.000 millones. Por su parte, Bélgica adjudicó 5.000 millones en un bono con vencimientos en 2071 con una demanda de 53.000 millones. Además de estas emisiones Alemania ha vendido un bono a diez años indexado a la inflación al -1,51%.

Normas
Entra en El País para participar