Materias primas

Petroleras y sectores cíclicos para aprovechar el rally final del Brent

Los analistas creen que su precio ya ha descontado la recuperación

Brent pulsa en la foto

El control de la pandemia está aún lejos y, por tanto, la vuelta a la antigua normalidad. Pese a ello, el mercado es optimista y el crudo, cuyo precio ha estado muy penalizado tras el descenso de la demanda debido a la reducción de la movilidad y la casi total suspensión del turismo, ha recuperado ya niveles previos a la pandemia. El barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, superó ayer los 61 dólares, cifras que no lograba desde enero de 2020, y tras desplomarse hasta los 19,3 billetes verdes en abril, cuando el West Texas llegó a adentrarse en terreno negativo.

Este rally puede abrir el apetito de muchos inversores, pero apostar por el oro negro no significa solo invertir en la materia prima. También se puede hacer a través de ETF o "de forma un poco más sencilla y sin los riesgos de las curvas de los futuros, directamente en acciones que se beneficien de esa alza de precios", explica Javier Molina, portavoz de eToro en España.

En este sentido, las más favorecidas son las petroleras. Los analistas destacan entre los valores europeos Eni, BP, Total, Repsol o Royal Dutch Shell. No obstante, apuntan que estas empresas han ido diversificando su negocio en los últimos años y apostando por las energías renovables, por lo que el impacto de la subida del crudo es menor, afirma Lucas Maruri, gestor de renta variable de Gesconsult. Pese a ello, desde eToro señalan que Repsol "presenta un cierto atractivo" después de las caídas registradas en 2020, cuando se desplomó un 36%. "Un precio por encima de los 9,30 euros –ayer cerró en los 8,9– pondría al título de camino a superar los 10 y buscar referencias en los 12 euros", explica Molina.

La italiana Eni es la que más puede aprovechar el tirón del crudo porque "está yendo más retrasada en cuanto a planes de diversificación del negocio y tiene mucha exposición a las actividades upstream", es decir, exploración y producción. Pese a ello, sus acciones aún están lejos de los niveles de principios de 2020, cuando llegaron a rondar los 14 euros, frente a los 8,8 actuales.

Asimismo, hay otros sectores que también se ven beneficiados, como el de las materias primas u otros más cíclicos como semiconductores, ingeniería para aviación, automóviles o construcción, explica Maruri. Por ello, Gesconsult recomienda valores como Airbus, Infinion, Volkswagen, Hotchief o ArcelorMittal.

Un rally casi finalizado

Los analistas coinciden en que el inversor que apueste ahora por jugar la baza del petróleo podría estar llegando tarde, pues el mercado ya ha descontado la recuperación económica ligada al proceso de vacunación y la relajación de ciertas restricciones.

"Ya se está produciendo una recogida de beneficios porque ya se descuenta todo lo bueno: la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha afirmado que los países han cumplido y están cumpliendo con la rebaja de producción, también han tenido lugar las caídas esperadas de inventarios a nivel global y se da por hecho un aumento de la demanda debido a una visión positiva de la evolución de la economía", explica Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank. Por ello, sus estimaciones del Brent a 12 meses están en los 50 dólares por barril, es decir, una tendencia a la baja que cambiaría solo "si vemos algo verdaderamente excepcional en la demanda o a nivel de crecimiento económico", subraya Jiménez-Albarracín.

En Gesconsult son más optimistas y aunque estiman que al crudo le quedaría como mucho un 20% de ese recorrido alcista, ven al Brent en los 60 dólares, "su nivel de equilibrio" en el que "sale rentable producir, pero no tanto como para inundar el mercado".

La estimación a corto plazo de Norbert Rücker, head of economics & next generation research de Julius Baer, también es de 65 dólares, aunque afirma que podría llegar a los 70 a mitad de año por la recuperación del ocio y el turismo. No obstante, en el largo plazo no ve sostenibles estos niveles puesto que "la dinámica de la demanda es en gran medida cíclica y se recuperará la producción ahora recortada".

Normas
Entra en El País para participar