Los ‘hedge funds’ podrán esquivar a los aficionados al ‘antibajismo’

Pueden evitar las posiciones abarrotadas, o protegerse con derivados de varios tipos

Figura de un toro ante un panel del Dax alemán.
Figura de un toro ante un panel del Dax alemán. reuters

Los adiestradores de serpientes recomiendan tener a mano un espray de vinagre para el caso de que una pitón les apriete demasiado fuerte. Los fondos de cobertura también tienen formas de liberarse cuando los traders minoristas tratan de estrujarlos.

Los pequeños inversores ya se han cobrado víctimas de la comunidad de hedge funds que apuestan por la caída de los precios de las acciones. Melvin Capital Management, de Gabe Plotkin, perdió un 53% en enero después de que los operadores minoristas hicieran subir el precio de valores, como GameStop, contra los que había apostado el fondo.

Los operadores minoristas y los profesionales pueden verse ahora tentados a convertir la táctica de exprimir las posiciones cortas en una estrategia de inversión en toda regla. Pueden detectar las posiciones cortas más populares en función del porcentaje de acciones prestadas, normalmente a fondos de cobertura bajistas que esperan que el precio caiga. Una subida del valor de la acción convertirá a los vendedores en corto en compradores forzosos mientras intentan limitar las pérdidas.

Citron Research, una destacada vendedora en corto, dijo la semana pasada que dejaría de publicar informes bajistas y se centraría en cambio en las empresas que merecen ser compradas. El problema de Citron, y de otras firmas como Muddy Waters, de Carson Block, es que la apertura de posiciones cortas considerables las convierte en un objetivo.

Pero tienen formas de afrontarlo. La primera lección de GameStop es evitar las posiciones abarrotadas. Los datos de Refinitiv muestran que a finales de diciembre más del 100% de las acciones de la empresa estaban en corto. Ello la convertía en un objetivo atractivo e incrementó enormemente el grupo de hedge funds compradores forzados a medida que el precio subía.

La ingeniería financiera también puede ayudar. Los fondos de cobertura pueden protegerse contra un estrangulamiento comprando derivados que les den derecho a comprar acciones a un precio mucho más alto que el de la cotización. Estas opciones de compra, denominadas muy en pérdidas (deeply out-of-the-money), les permitirían compensar las pérdidas de las posiciones cortas en caso de un squeeze al estilo de GameStop.

Por último, los fondos podrían dejar por completo de tomar prestadas las acciones y hacer apuestas bajistas a través de derivados que les den derecho a vender títulos. Los beneficios en corto potenciales serían menores, pero también lo serían las pérdidas. Lo máximo que podrían perder es la prima pagada por estas opciones.

Los hedge funds también pueden animarse con el hecho de que la ingeniería antibajista es difícil. GameStop funcionó porque era una empresa pequeña con un elevado interés en corto. Las empresas más grandes, cuyas acciones son más líquidas, son objetivos más difíciles. Una compresión impulsada por los minoristas no funcionará si los inversores convencionales venden cuando el precio suba. Los movimientos de los vendedores en corto están más restringidos, pero aún hay vida en ellos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías