Inmobiliario

Fondos, promotores y sector público lanzan 90.000 viviendas para el alquiler

La consultora Atlas calcula la escasez de oferta en arrendamiento en 1,8 millones de casas

Mercado del alquiler residencial Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La inversión privada está acelerando en la construcción de viviendas destinadas al alquiler debido a la alta demanda. Fondos y promotores han entrado de lleno en un negocio poco desarrollado en España, al que ahora también el sector público comienza a esbozar los primeros planes de arrendamiento a precios asequibles en colaboración con las empresas.

Estos planes se materializan en que entre fondos, promotores y sector público ya tienen esbozados planes para construir 90.180 casas para alquiler en los próximos años, según un estudio de la consultora de big data inmobiliario Atlas Real Estate Analytics, que adelanta en exclusiva Cinco Días. Aun así, se espera que otras Administraciones sumen más proyectos debido a la alta demanda de alojamiento sobre todo entre los más jóvenes sin acceso al crédito hipotecario.

El sector privado en solitario, tiene ya en marcha 35.180 viviendas que estarán completadas en 2024. En este segmento de negocio prácticamente nuevo en España entre los grandes fondos, destacan nombres como la aseguradora Axa, el fondo de pensiones Ares, la gestora DWS (antigua rama inmobiliaria de Deutsche Bank), y firmas como Azora, Tectum, entre otros (ver gráfico).

Lo habitual es la asociación con promotoras para que levanten esos edificios, dando la posibilidad a estas inmobiliarias a apostar por una actividad alternativa en un momento en el que la venta de casas a las familias se ha ralentizado. Metrovacesa, Gestilar, Aedas, Amenabar, Corp, Pryconsa, Acciona Inmobiliaria o Realia (controlada por el magnate mexicano Carlos Slim) ya trabajan en este campo.

Por ejemplo, el fondo francés Primonial y la promotora Grupo Lar tienen como objetivo levantar 5.000 viviendas destinadas al arrendamiento, para lo que recientemente se han asociado con Aedas. Otra de las grandes alianzas recientes se ha producido entre Nuveen, la inmobiliaria del fondo de pensiones de los profesores de California, con la promotora Kronos para construir otros 5.000 apartamentos. También Neinor pretende llegar a ese número en 2025 mediante su nueva filial Neinor Rental, dedicada a lo que en el sector se conoce como el build to rent.

El sector privado ya tiene en marcha 35.000 unidades hasta 2024

Igualmente, se han esbozado los primeros planes de vivienda para alquiler en colaboración con el sector privado, que deben sacar 20.000 casas en un proyecto del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, así como otros impulsados por la Comunidad de Madrid. Teniendo en cuenta esos programas, la cartera esperada de 90.180 pisos se podría aumentar en cuanto más Administraciones hagan realidad sus promesas en este ámbito.

“El build to rent ha conquistado el mercado inmobiliario español en un tiempo récord, con una escala y una dispersión geográfica nunca antes alcanzadas por otras tendencias anteriores”, refleja el informe de Atlas.

Alta demanda

La consultora Atlas calcula que en España existe un déficit de 1.841.440 viviendas en alquiler teniendo en cuenta la demanda de arrendamiento, el parque residencial actual y la comparativa con los países europeos. Actualmente en el país, el 24,1% de las casas en España tienen un contrato de arrendamiento (15,4% en el mercado libre) frente al 28% de media en Alemana, Francia, Reino Unido e Italia

El interés del sector privado viene justificado por la enorme demanda de este producto en las grandes urbes. “En lo que a acceso a la vivienda se refiere, los españoles tienen una presión creciente para optar por el alquiler en lugar de una vivienda en propiedad que queda cada vez más lejos”, refleja el documento.

El informe recuerda que los problemas de salario son especialmente graves dentro de la población más joven, los que están buscando sus primeras viviendas. “Estos tienen otro problema añadido: las altas tasas de desempleo. El problema del paro no hará más que aumentar en el corto plazo a causa del Covid-19 y ya provoca que casi un 20% de las personas entre 30 y 34 años y un 15% de las que se encuentran entre 35 y 39 no tengan trabajo, limitando significativamente sus opciones de acceso a la vivienda”, se recoge en el estudio. En este sentido, la consultora recuerda que el crecimiento de salarios entre 2014 y 2019 ha sido del 5%, frente a un alza del 12% en el precio de la vivienda.

También detalla que desde el año 2014 se observa una tendencia al alza en la tasa de esfuerzo de la vivienda en propiedad, lo que unido a menores facilidades hipotecarias hace que el acceso a la propiedad se haya complicado en los últimos años.

Fondos, promotores y sector público lanzan 90.000 viviendas para el alquiler

“Los inversores no son ajenos a este fenómeno y han disparado su interés en el sector en los últimos años. El objetivo final de fondos y otras entidades es convertir los activos inmobiliarios en activos financieros que ofrezcan rendimientos estables a muy largo plazo, lo que convierte el build to rent en un producto muy atractivo para un gran variedad de jugadores institucionales, desde asset managers hasta fondos de pensiones”, recalca.

Esta situación se da a nivel global, ya que la consultora explica que si en 2010 el capital en residencial de alquiler suponía poco más del 15% del total de inversión inmobiliaria, en tan solo una década esta cifra ha aumentado hasta un 27%. “Otros sectores complementarios como residencias de estudiantes o de ancianos han recibido también importantes aumentos de inversión”, detalla.

Zonas

La consultora avanza en el informe que el desarrollo de viviendas de build to rent no es homogéneo a lo largo de la geografía española. Madrid y su área metropolitana concentran más del 50% de los desarrollos, mientras que Barcelona acumula poco más del 11%, en parte por las dudas generadas por las regulaciones regionales y locales para el sector, según Atlas.

El resto se encuentra disperso en áreas como Valencia, Sevilla, Pamplona y Málaga. En relación a la cantidad de gente viviendo en alquiler, zonas como la Comunidad Valenciana y el País Vasco presentan nichos de mercado todavía infraexplotados.

Normas
Entra en El País para participar