Uso del móvil con mascarilla.
Uso del móvil con mascarilla.

iPhone 13: aunque lleves mascarilla, podrás desbloquearlo biométricamente

Apple podría recuperar a un viejo conocido de la casa.

La pandemia de coronavirus le ha enseñado a Apple que sus smartphones tienen un problema a la hora de utilizarlos con una mascarilla puesta y es que  no hay manera de que Face ID sepa quiénes somos, por lo que tenemos que recurrir a un desbloqueo por PIN. Algo que no demora demasiado ese proceso pero que no deja de ser una molestia el estar escribiendo cada vez que queremos usar el móvil los seis números del código de seguridad.

Algo que, como sabéis, no ocurre en Android donde la práctica totalidad de los dispositivos suelen contar con varias opciones de desbloqueo biométrico que podemos elegir a nuestro antojo: cara, iris y, por supuesto, huella dactilar con algunos sensores que se instalan bajo la pantalla y hacen enormemente cómodo el uso del dispositivo aunque llevemos una mascarilla puesta.

Apple introducirá cambios

Así las cosas, parece que Apple ha comprendido la importancia de prepararse para los próximos tiempos en los que es muy posible que no podamos prescindir de la mascarilla en nuestro día a día, por lo que está buscando la manera de que podamos desbloquear nuestro smartphone sin tener que recurrir al PIN o a quitarnos ese protector que nos evita contagios de la Covid-19.

Touch ID en un iPhone.
Touch ID en un iPhone.

Y la idea que están barajando no es otra que revivir a un viejo conocido de la casa como es Touch ID, el lector de huellas dactilares estrenado con el iPhone 5s en 2013 y que ha durado activo hasta nuestros días, concretamente hasta ese modelo de iPhone SE de segunda generación que llegó a las tiendas el año pasado. Aunque también es cierto que, desde 2018 con el lanzamiento iPhone XS, no llega al mercado ninguno estrictamente nuevo con esa tecnología.

Eso sí, a diferencia de esos viejos Touch ID, el nuevo que podrían incorporar los iPhone 13 no será a través de un botón redondo en la parte frontal. Ese diseño ya está completamente olvidado por parte de los norteamericanos y los planes pasarían en esta ocasión por instalar un sensor bajo la pantalla, que nos evitaría tener que recurrir al Face ID cuando andamos por la calle con la mascarilla puesta.

Otra de las alternativas no sería un lector de huellas dactilares situado bajo la pantalla, sino en uno de los botones laterales (¿tal vez el de bloqueo?), a imagen y semejanza del que ya ofrecen los nuevos iPad Air que se presentaron en otoño del año pasado. Sea como fuere, parece que esta decisión tiene todo el sentido del mundo, ¿no os parece?

Normas
Entra en El País para participar