El ‘wellness’ corporativo tiene impacto en la productividad

Cada vez más empresas diseñan planes de bienestar para sus empleados, y el Covid ha acelerado la implantación de estos programas que repercuten en la salud y en los equipos

Cada vez más empresas implantan programas de bienestar para sus empleados.
Cada vez más empresas implantan programas de bienestar para sus empleados. Getty

El concepto de wellness ha entrado en las empresas con la intención de quedarse. Si algo ha acelerado la pandemia es la importancia del bienestar de los equipos, algo que se acentuó en los meses del confinamiento, cuando se impuso de la noche a la mañana el teletrabajo. “Ya se venía haciendo desde hace tiempo. Nosotros empezamos a diseñar programas de wellness en 2003 sobre todo para multinacionales como Ikea o Microsoft, con programas de fisioterapia o shiatsu, pero ahora todo esto cobra mayor importancia”, explica Inmaculada Blanquer, propietaria del centro Assari. Con el confinamiento, cada vez más empresas demandan este tipo de atenciones para las plantillas.

“Ahora mismo hay mucha gente con dolores musculares, que se van acumulando porque con el teletrabajo no se sigue una higiene postural o se descuidan los hábitos saludables. Por ello, cada vez más empresas toman conciencia de la importancia de cuidar al empleado y de promover hábitos saludables”, añade Blanquer, que ha elaborado planes de bienestar para organizaciones de distintos sectores, como el financiero con American Express, Amundi, Tressis o Abante, los despachos de abogados Allen&Overy o Latham & Watkins, la inmobiliaria Kronos, la firma industrial Fain, o de cosmética, como Shiseido.

Precisamente, con los profesionales de Abante tiene en marcha dos iniciativas, que se desarrollan en el Parque de El Retiro: un club de corredores y otro de marcha nórdica. Lo explica Mariví Herrera, directora general de la firma de asesoramiento financiero: “Somos una empresa con una media de edad de 30 años, contratamos a gente recién titulada, a la que le gusta hacer deporte, y este tipo de iniciativas dentro de una organización son muy bien valoradas”. Entre otras razones, asegura, permite que la relación entre los profesionales fluya, sobre todo porque se desarrolla en un ambiente lúdico, pero también porque tener un bien nivel físico y mental es bueno para la organización. Tanto es así, que durante el confinamiento se habilitó una plataforma para que la gente hiciera ejercicios. “Todo esto forma parte de la retribución flexible, es algo que es asumible por parte de la empresa y es necesario, porque el trabajo en el sector financiero es a veces estresante y disponer de este tipo de esparcimiento debería ir al alza”, explica Herrera.

En una gran acción especial para este año trabaja Tressis. La firma de asesoramiento financiero colabora con los programas de integración de la Fundación A la par, que trabaja para que personas con discapacidad intelectual se integren en el mundo laboral. En colaboración con la citada institución y coincidiendo con que 2020 es Año Santo, desea implicar a toda la organización, compuesta por 110 personas, en la carrera Pilgrim, una experiencia que aúna el deporte, el trabajo en equipo y la solidaridad, en una actividad en bicicleta, de siete días, que culmina en Santiago de Compostela. Según explica Carmen Montouto, directora de recursos humanos. “Queremos que participe todo el mundo, de una manera u otra, como corredor en bicicleta o como voluntario, y para ello vamos a establecer, junto con Assari, que nos sirve de palanca para ello, retos de ejercicios y conseguir así la clasificación”. Por ejemplo, aquel que participe en bicicleta deberá seguir un determinado entrenamiento, o el que sea voluntario deberá caminar los pasos que se le marque durante varios meses, detalla la directiva.

“Lo importante es que se cubran todos los puestos, desde lo más básico a lo más complicado, y a la vez convirtamos todos esos retos en retos saludables, porque todo esto se acompaña de un nutricionista, de meditación, con el fin de mejorar el estado de salud en general y de adoptar hábitos sanos”, señala Montouto, que también considera relevante la aplicación tecnológica que permitirá marcar cada objetivo. Todo ello, asegura, redunda en los objetivos de equipo, en la motivación personal y en estrechar relaciones más allá del trabajo. “Además de todo esto, se consiguen pautas para llevar una vida más sana, pero sobre todo también es una forma de vincularnos y de conocer el mundo de la discapacidad”.

En Bankinter también han implantado desde hace tres años un programa denominado Bankinter te cuida, estructurado en cuatro pilares, las mismas dimensiones que abarca el concepto de bienestar, como son la actividad física, la nutrición, el balance emocional y la salud. La iniciativa partió de la responsable de comunicación interna, Ana García Orden, aficionada al deporte y que comenzó en 2018 con la creación de un club de corredores. “Fue un caldo de cultivo, porque descubrimos que se creaba una gran vinculación con otras personas de otros departamentos, con los que no se tenía relación, y vimos que era una oportunidad para ponerlo en una plataforma”, asegura. Este fue el germen de un programa de bienestar inclusivo, y del que todas las personas que forman parte de la entidad financiera pueden beneficiarse. De hecho, durante el confinamiento se propusieron retos para que la gente acumulara minutos de ejercicio, para mantener costumbres sanas, y hasta la fecha se han dado de alta en el programa 4.406 personas, el 90,5% de la plantilla. “Cuando tienes un empleado más sano, se consigue que tenga más felicidad y eso, a su vez, repercute en el absentismo y en la productividad. Todo eso es salud y buen humor, y no lo medimos por ratios, sino porque creemos en ello, ya que hay una repercusión directa entre el cuidado de la salud y el trabajo”, afirma García Orden.

La estrategia de wellbeing de Coca-Cola European Partners (CCEP) se basa en el desarrollo de un plan de bienestar y seguridad para los 4.300 empleados. El objetivo, según detalla Marta Sempere, responsable de personas y cultura de la compañía, es que cada uno de ellos pueda dar lo mejor de sí mismo, como persona y profesional, contando con las mejores condiciones que la empresa le pueda aportar. El programa se integra en la estrategia de personas, cuyo objetivo es garantizar una experiencia del empleado 360º, desde varios frentes, como es el lugar de trabajo, las oportunidades de aprendizaje y capacitación, la interacción para trabajar en equipo, la compensación, entre otros. Con este fin, la empresa realiza una encuesta anual para medir el nivel de bienestar del empleado con respecto a su lugar de trabajo, conciliación, nivel de estrés, así como la posibilidad de detectar nuevas necesidades fruto del cambiante contexto que se vive, como por ejemplo con el Covid.

“En esta situación de crisis sanitaria, se promovió el autoconocimiento y la reflexión de los empleados para facilitarles las herramientas necesarias que les permitieran canalizar y dirigir su energía en estos momentos tan particulares·, explica Sempere, en relación con este tipo de programas en los que han participado 1.300 empleados y que tendrá continuidad a lo largo de 2021. “No hay nada como una situación de crisis para que estos temas se pongan en primera línea. Es necesario darles continuidad”.

Un gancho para la atracción y retención del talento

Sala de entrenamiento de Assari, frente al Parque de El Retiro.
Sala de entrenamiento de Assari, frente al Parque de El Retiro.

Una empresa saludable. Tener un empleado saludable repercute en el estado de salud de la organización. “Redunda en un mayor bienestar y eso, a su vez, genera una mayor productividad, ya que potencia, a través de la actividad deportiva, a los equipos, se genera otro tipo de vínculos y se mejora la salud, además de que hay menos bajas en la empresa porque se aumentan las defensas”. Quien habla es Inmaculada Blanquer, fundadora en 1999 del centro Assari, y pionera en ofrecer en 2002 este tipo de acciones a las empresas.

Consultoría. Con el tiempo, este tipo de acciones que antes eran puntuales ahora se planifican y forman parte de una estrategia de recursos humanos. “Nos encargamos de realizar un trabajo de consultoría, de realizar un diagnóstico de la situación, realizamos encuestas a los empleados para ver cuánto caminan, qué tipo de vida llevan, el peso..., y todo esto se planifica a medio plazo, ya que cada vez más empresas cuentan con responsables de bienestar”, añade la experta.

Gestión emocional. No solo se cuida el físico también la mente. “El bienestar emocional es muy importante, porque siempre hay carencias y temas a mejorar, como también la nutrición es cada vez más relevante. Son herramientas de atracción y de retención del talento”, asegura Blanquer.

Normas
Entra en El País para participar