Sony y otros fabricantes japoneses presionan en pos de las renovables

Grandes clientes como Apple les exigen un cambio drástico

El presidente y CEO de Sony, Kenichiro Yoshida.
El presidente y CEO de Sony, Kenichiro Yoshida. reuters

Sony y otras firmas de Japón presionan en pos de las renovables. Clientes como Apple se han comprometido a cadenas de suministro neutrales en carbono ya en 2030. Pero ni siquiera el gigante del iPhone puede forzar el cambio si los políticos se quedan atrás.

Los CEO de Sony, Nissay Asset Management, Kao (champú) y Ricoh (impresoras) se reunieron con un ministro el 18 de noviembre para discutir el asunto. Dijeron que en Europa podrían utilizar hasta un 50% de energía renovable, mientras que en Japón la cifra suele estar en el 1%. Ello los pone en un aprieto, ya que sus grandes compradores exigen un cambio drástico.

Cada vez más multinacionales se están adhiriendo a los estrictos objetivos Scope 3, que exigen que sus propias operaciones y las de sus proveedores reduzcan o eliminen las emisiones. Apple, Facebook o Ikea han adoptado objetivos ambiciosos, y la lista crece: esta semana, el especialista en diamantes De Beers y Nestlé.

Aunque esto parece trasladar el problema a terceros, es mejor que si las grandes empresas hicieran la vista gorda como en el pasado. Las cadenas de suministro de las multinacionales fueron responsables de un quinto de las emisiones de CO2 en 2016, según el University College London y la Universidad Tianjin. Los objetivos cruzan las fronteras e impiden que las empresas se limiten a subcontratar las emisiones.

Pero ni todos sus esfuerzos serán suficientes a menos que los políticos aceleren. El primer ministro Yoshihide Suga se ha comprometido a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. La fecha límite de China es 2060. Otros países manufactureros son incluso menos ambiciosos, ya que planean reducir las emisiones en lugar de erradicarlas. Si bien la energía más limpia se está volviendo más asequible, la inversión en infraestructura es una barrera de entrada para los emergentes.

Los principales fabricantes podrían migrar hacia proveedores de energía no contaminante en lugar de arriesgarse a esperar. Si Apple y sus pares demuestran ser fieles a su palabra, aquellos que no pueden o no quieren avanzar pueden salir perdiendo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías