Garzón: “Estos Presupuestos tienen un horizonte de muchos más años”

Asevera que las cuentas aprobadas por el Congreso son “las mejores para gestionar los efectos económicos de la pandemia”. Estudiará ampliar el alcance del alza fiscal a bebidas edulcoradas y lamenta que no se suba el diésel

El ministro de Consumo, Alberto Garzón.
El ministro de Consumo, Alberto Garzón.

"Estos son los mejores Presupuestos para gestionar los efectos económicos de la pandemia”, asevera el ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre las cuentas que acaba de avalar el Congreso de los Diputados. Economista, coordinador federal de IU, diputado por Málaga y miembro del Gobierno de coalición por la parte de Unidas Podemos, Garzón (Logroño, 1985) asegura que el Presupuesto es solo “el primer paso de muchas normas que van a transformar España”.

¿Aprobar el Presupuesto garantiza al Gobierno de coalición agotar la legislatura?

Demuestra que el Gobierno se está consolidando. La mayoría de investidura ha sido reforzada. Es un buen punto de apoyo para poder desplegar la política económica, social, pública en definitiva, para largo tiempo. No ha sido fácil, pero demuestra que hay un camino.

¿Tiene cabida Cs en esa nueva mayoría que apoya las cuentas?

Si Ciudadanos quiere sumarse a este proyecto tiene todas las puertas abiertas, porque al final se trata de unos Presupuestos necesarios para este país. Ahora, Cs tiene que compartir el proyecto. Es un espíritu que está formado por una heterogeneidad de partidos muy amplia, con un consenso muy alto. Más de 10 partidos participan en este Presupuesto y de este sostén al Gobierno. Cs tiene que aclarar cuál es su posición. A mí me gustaría que formaran parte, igual que me gustaría incluso que la derecha democrática de este país pudiera formar parte de unos amplios consensos que van a dejar huella durante generaciones.

¿Prorrogarán estos Presupuestos más allá de 2021 si pierden esa mayoría que hoy les apoya?

Tenemos unos Presupuestos que son el acompañamiento perfecto de los fondos europeos y por lo tanto tienen una orientación de varios años. Son el vehículo para transformar España, transformarla económicamente y resolver problemas de la crisis ecológica y territorial. Estamos hablando de reindustrializar el país, de un green new deal, un nuevo contrato social. La respuesta es: estos Presupuestos tienen un horizonte de muchos más años, pero no son el único instrumento que vamos a utilizar.

¿Es efectivo subir el IVA de las bebidas edulcoradas para reducir el consumo de azúcar? ¿Ampliarán la medida a la restauración?

La experiencia internacional y empírica demuestra que funciona. La experiencia piloto en Cataluña funcionó muy bien. Nuestra propuesta es paulatina, progresiva. Primero se pone en marcha de forma parcial, cuando veamos los resultados sobre el consumo veremos si se tiene que modificar ampliándose o incorporando nuevos productos.

El sector del azúcar ha criticado su compaña contra su consumo. ¿Qué relación tiene con el ramo?

Tenemos buena relación a nivel de Gobierno, pero cuando abordamos la cuestión de la obesidad uno de los vectores que más influyen es el exceso de consumo de azúcar. No es el único. Pero una campaña como esa es pedagógica. Se ha intentado hacer de manera más suave y no ha sido suficiente. Cuatro de cada 10 niños entre seis y nueve años tienen un exceso de peso, un 20% superior en familias pobres.

¿Aprueba que el Gobierno haya renunciado al alza fiscal al diésel durante la tramitación?

Personalmente no me contenta. Tenemos que ser conscientes de que atravesamos no solo una crisis sanitaria, económica y social sino también una crisis ecológica y la lucha contra el cambio climático tiene que ser decidida. Entiendo que otros grupos parlamentarios tengan otra opinión, pero no es una cuestión de gusto. Sin planeta no hay economía, ni empleo, ni vida.

¿No se debió rebajar antes el IVA de las mascarillas, al ser obligatorias, y sobre todos los tipos?

Siempre hemos estado muy preocupados con su precio. Las bajadas de IVA no repercuten automáticamente en el precio. Primero había que incrementar la producción nacional, que no se hace de la noche a la mañana, y fijar un precio máximo. Ahora hay más de 30 empresas produciendo a nivel nacional, algunas 2,5 millones a la semana; un IVA del 4% superreducido; un precio máximo que vamos revisando a la baja; ayudas a las comunidades y compras directas de los ministerios para que todo el mundo tenga mascarillas porque es un bien desgraciadamente obligatorio en este momento.

El Presupuesto destina 48 millones para dar servicio público de salud bucodental, ¿basta con eso?

Tenemos algunas clínicas privadas que han entrado en concurso de acreedores y han interrumpido muchos de los contratos que tenían con familias que ya se habían endeudado para poder financiar esos servicios y eso pone de relieve la singularidad de que un servicio público como es la salud tenga segmentos privatizados. No tiene sentido. Es una medida progresiva, requiere una financiación muy importante y ahora mismo no hay una dotación presupuestaria para abordarlo, pero me consta que el Ministerio de Sanidad ya está explorándolo. No podemos permitir la clase social a la que pertenecemos se nos note en la boca.

Habla de Dentix, ¿hay avances en su posible venta a un tercero?

Son conversaciones entre actores privados y queremos que lleguen a buen puerto para que las personas que han contratado esos servicios y han pagado por ellos puedan finalizar esos contratos. Estamos trabajando con discreción. Al margen, hemos hecho requerimientos a las empresas para conocer su situación financiera, hemos conversado con el Banco de España, con las instituciones financieras con las que están contraídas esas deudas y con las comunidades autónomas y entidades de consumo.

¿Barajan un rescate del Gobierno o su entrada en la firma?

En este momento no lo hemos valorado en esos términos.

¿Es necesaria la armonización fiscal autonómica pactada con ERC?

Sí, es razonable. No hay nada más lesivo para el estado social que quienes evaden o eluden impuestos, tanto de manera ilegal como legal. Cuando se produce el dumping fiscal los que salen ganando son las grandes fortunas y los que salen perdiendo son la mayoría social de cada región. Es un problema de clase social. Es mentira que esto sea una demanda de Cataluña hacia Madrid. Cuando se bajan impuestos a clases altas para atraer capitales de esas clases a Madrid, detraen recursos que podrían ir destinados a sanidad o educación pública, no se está haciendo ningún bien a la gente de Vallecas, Villaverde o el sur de Madrid. La armonización es un problema entre la gente más rica, que tiene más facilidades para trasladarse fiscalmente de un territorio a otro para pagar menos impuestos. Es algo que tiene que ser corregido.

Y el límite a la subida de los precios del alquiler, ¿lo dejarán en manos de las regiones y ayuntamientos?

La experiencia internacional, empezando por Berlín, y la nacional en algunos ayuntamientos, es positiva. Regular el precio de alquiler redunda en beneficio de las familias con menos recursos. Tiene que ver con la oferta y demanda en cada territorio. No es lo mismo Madrid que zonas despobladas. Tiene sentido.

¿Barajan obligar a aplicarlo a las regiones que no lo hagan?

Es lo que se está negociando. La ambición de este Gobierno es que sea efectivo. No entenderíamos que una comunidad, ante una medida necesaria, de asistencia social, se pusiera en contra. No lo veo ni por parte de las derechas más recalcitrantes.

¿Debería volver a subir el Salario Mínimo Interprofesional en 2021?

Ha ayudado a estimular la economía. Como ha ocurrido al mismo tiempo de la pandemia es más difícil identificar las consecuencias. Debemos corregir muchas cosas del mercado laboral. Cuanta más industria y alta tecnología tiene una región menor es la tasa de desempleo. Si además hubiera una buena normativa laboral sería menor. Y acompañándolo de medidas de mejora de los derechos laborales, subidas del salario mínimo y de reforma laboral, tenemos que acometer una reforma del modelo productivo.

Normas
Entra en El País para participar