UE

Cruce de mensajes en la negociación por el Brexit: Francia amenaza con vetar un mal acuerdo

Los negociadores de ambas partes apuran los plazos en las conversaciones

El primer ministro francés, Jean Castex (centro), en una visita a la localidad pesquera de Boulogne sur Mer, en el Canal de la Mancha.
El primer ministro francés, Jean Castex (centro), en una visita a la localidad pesquera de Boulogne sur Mer, en el Canal de la Mancha. AFP

La posibilidad de un acuerdo está al borde del precipicio a apenas cuatro semanas para que termine el acuerdo provisional que, con el Reino Unido fuera de la UE, ha mantenido las relaciones comerciales entre ambas partes. Ayer fuentes británicas afirmaron que la UE está pidiendo nuevas concesiones y que las posibilidades de acuerdo se estaban esfumando.

Desde Londres, las voces cercanas a Boris Johnson insisten en que las negociaciones siguen siendo muy difíciles. "Hay asuntos por resolver. El tiempo es escaso y estamos en un punto muy complicado. Lo que está claro es que no aceptaremos un acuerdo que no respete nuestros principios de retomar el control"

No obstante, fuentes europeas aseguran a Reuters que la pelota sigue en el tejado británico, y rechazan tanto haber hecho nuevas exigencias como plantear nuevas cesiones. Un negociador europeo ha indicado a Reuters que se están realizando avances y que es posible un acuerdo antes de la próxima semana.  El jefe negociador de la UE, Michel Barnier, se quedará en Londres el viernes para continuar las conversaciones.

"La verdadera pregunta es: ¿Qué proyecto político, económico y social quieren para su propio futuro?", aseguró el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel en una conferencia de prensa, "esta es una pregunta para el gobierno británico y para el pueblo británico".

Cualquier acuerdo de los negociadores, en todo caso, está sujeto al posible veto de alguno de los miembros de los 27, que los días 10 y 11 de diciembre celebrarán una cumbre virtual. Así, Francia espera que la negociación para el brexit concluya con un acuerdo, pero advierte de que si finalmente hubiera un compromiso que no casara con sus intereses utilizaría su derecho de veto. "Si hubiera un acuerdo que no fuera bueno, según nuestro análisis, y no se correspondiera con nuestros intereses, nos opondríamos", explicó este viernes el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune.

En una entrevista a la emisora de radio Europe 1, Beaune reconoció que existe "el riesgo" de que la negociación entre Bruselas y Londres termine sin acuerdo y "no hay que esconderlo", aunque no es lo que Francia querría. Uno de los principales puntos de fricción de los europeos con los británicos son los derechos de pesca en aguas del Reino Unido. Un asunto particularmente sensible en Francia y, sobre todo, en los puertos pesqueros de su costa atlántica.

Además de la pesca, el aspecto crucial de las negociaciones es la competencia leal entre los bloques comerciales; garantías de que, una vez firmado el acuerdo, Londres no modifique la normativa laboral, ambiental o de ayudas de Estado para obtener ventajas competitivas en su acceso al mercado auropeo.

 

Normas
Entra en El País para participar